En Mendoza peligran los Paraísos

En Mendoza peligran los Paraísos

201
0

paraisoEn Mendoza los árboles, más específicamente la especie paraíso ha sufrido el ataque de una plaga, que los está exterminando.

Es la conclusión a la que han llegado en la Dirección de Recursos Naturales Renovables, en el Consejo Provincial del Arbolado Público y en los municipios del Gran Mendoza: más de 20.000 ejemplares están en juego.
“Indefectiblemente, los paraísos van a secarse y morir. La plaga se ha extendido mucho, es un problema muy serio, y todos coinciden en que no existe cura para ese arbolado”,  Rodolfo Aberastain, ingeniero agrónomo de Recursos Naturales Renovables.

La solución está por verse. Aberastain indicó: “Este mes se reunió el Consejo de Defensa del Arbolado de Mendoza. Allí se coincidió en que no hay una cura. Ahora tenemos que consensuar con ellos qué hacemos con los paraísos”.

Las opciones son tres: los dejan hasta que se sequen solos, los van erradicando progresivamente o se hace un plan de profilaxis (se cortan todos los paraísos de una sola vez).

Andrea Lacave, ingeniera agrónoma a cargo del Departamento de Forestación y quien descubrió la plaga en su comuna en el 2010, coincidió con el sombrío panorama: “Si no encontramos una cura, en dos años más se mueren todos. En Godoy Cruz tenemos unos 12.500 paraísos y el 95% están afectados”.

Los esfuerzos de los ingenieros agrónomos en estos últimos dos años no han podido combatir la dupla letal de la chicharrita y los fitoplasmas, que están empujando a los paraísos a la desaparición.

La plaga atacó con fuerza en Godoy Cruz, Maipú y Guaymallén a fines del 2011, y no ha detenido su marcha. En el 2012 llegó a Ciudad y este año se extendió sin piedad.

La chicharrita es un diminuto insecto que pica la corteza de estos árboles para libar la savia, es el caballo de Troya en el que viajan los microscópicos fitoplasmas, apostados sobre las fauces del insecto para zambullirse y reproducirse en los torrentes de savia, alimentándose así del árbol hasta secarlo.

El director de Paseos Públicos de Capital, Federico Perinetti, indicó: “Ya elevé un informe a la Dirección de Recursos Naturales Renovables dando cuenta de que se aplicó el protocolo para combatir la plaga y no se observa mejoría”.

Lacave resaltó, al igual que sus colegas: “En este tiempo les estuvimos aplicando un bactericida y observamos que los síntomas se retrasan pero no se detienen”.

La estrategia principal ha sido matar y alejar a la chicharrita, que es el vector que lleva al fitoplasma a esos árboles, pero no se ha tenido éxito.

“La razón –explicó Lacave– es que no está identificado el vector. Sabemos que es la chicharrita, pero no qué tipo de chicharrita, por lo tanto, no conocemos su ciclo biológico con precisión para atacarla. Si logramos identificarla, quizá tengamos una oportunidad”.

La especialista señaló que el fenómeno no se da sólo en nuestra provincia. “Está ocurriendo en Córdoba, que fue donde primero nos asesoramos; en Misiones y, fuera del país, en Paraguay y Colombia”.

Por su parte, Aberastain indicó que no es tan sencillo controlar el ciclo biológico del insecto que lleva la enfermedad a los paraísos.

“Suponemos que es la chicharrita, pero no sabemos si otros insectos que también pican en la corteza buscando la savia lo están trasmitiendo o no”, declaró.

En lo que todos los expertos coinciden es en que la plaga avanza a pasos tan agigantados que queda poco tiempo para evitar lo peor.

¿Qué hacer?
Aberastain señaló que “el vecino que tenga un paraíso y lo note en malas condiciones lo único que debe hacer es denunciarlo de inmediato a su municipio y la Comuna es la que va a proceder cuando corresponda”.
Las características que delatan la enfermedad son las hojas amarillentas, sobre todo fuera de la estación habitual; la caída de hojas y la pobre brotación, síntomas de que el ejemplar se está secando.

 

 

 

Fuente: DiarioUno

comentarios

Dejar una respuesta