Ambiente

10 INCREÍBLES LUGARES CONDENADOS POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

22 de Abril del 2021 | 2 min lectura| Micaela
Compartir

Restos arqueológicos milenarios, paraísos submarinos, glaciares, reinos florales y la lista sigue..

El calentamiento global se está llevando por delante buena parte de nuestro patrimonio natural e histórico y seguirá haciéndolo si no trabajamos entre todos para frenarlo.

Te presentamos 10 increíbles lugares condenados por el cambio climático. Todas estas maravillas están abocadas a desaparecer si no lo evitamos:

Gran Barrera de Coral, Australia


Es el mayor arrecife de coral del mundo. El arrecife está situado en el mar del Coral, frente a la costa de Queensland al nordeste de Australia. El arrecife, que se extiende a lo largo de unos 2600 kilómetros, puede apreciarse desde el espacio. El aumento de las temperaturas en el océano está acidificándolos y blanqueando los corales, destruyendo este ecosistema hábitat de miles de especies.

El blanqueamiento de los corales no constituye un ciclo natural, sino que se trata de un fenómeno directamente causado por el cambio climático y responde a una situación de estrés, una reacción parecida a la que experimentamos los humanos cuando tenemos fiebre. Explicado de manera sencilla: la capacidad de hacer la fotosíntesis de las plantas que viven en la estructura de los corales (y que los alimentan) disminuye, por lo tanto, también disminuye la capacidad de alimentar al animal. Este, se libera de las plantas que no le son útiles y deja su tejido – estructura- al descubierto. Es entonces cuando se despigmenta.

La muerte de los arrecifes de coral supondría el colapso ecológico de todo el ecosistema y la posibilidad, más que segura, de la extinción de familias de organismos completas. Se calcula que, en 25 años, el agua de los océanos será demasiado cálida para estos organismos: no podrán soportar temperaturas tan altas.

Llegado este punto, hay que mirar hacia el gobierno australiano, que sí invierte mucho dinero en la conservación de la Gran Barrera de Coral, pero que continúa siendo uno de los principales exportadores de combustibles fósiles. De hecho, Australia es uno de los países con mayores emisiones per cápita del mundo y, a pesar de que el gobierno es consciente de que el mundo les está mirando, de momento nadie se atreve a enfrentarse a la poderosísima industria del carbón. Es por eso por lo que la transición ecológica en el país es apenas inexistente.

No somos conscientes de lo que ocurre porque no lo vemos”. Esta quizás se la frase que mejor describe el documental Chasing coral (En busca del coral, dirigido por Jeff Orlowski), estrenado en 2017 y actualmente disponible en Netflix y Youtube.

Fiordo de Ilulissat, Groenlandia


Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, la región ártica se calienta al doble de velocidad que lo hace el resto del planeta afectando ese aumento de temperatura a lugares naturales como éste.

Las capas de hielo ahora están en un nivel que coincide con los peores escenarios establecidos por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático.

El deshielo de las capas y los glaciares contribuye al calentamiento global e influye indirectamente en el aumento del nivel del mar, lo que a su vez aumenta el riesgo de inundaciones en las comunidades costeras. Los polos norte y sur de la Tierra se están calentando más del doble de rápido que el resto del planeta. En 2020, un año de calor récord, la extensión del hielo marino del Ártico se situó alrededor de la más baja de la historia.

Manglares de los Sundarbans, India y Bangladesh


Constituyen la mayor extensión de manglar halófilo costero del mundo. Se encuentra situado en la bahía de Bengala, la mayor del planeta y en la que desembocan varios ríos importantes como el Ganges y algunos de sus afluentes, formando el delta del Ganges-Bramahmaputra.

Si ya existía preocupación por los efectos del cambio climático y el calentamiento global en un país tan vulnerable como Bangladesh, con poca altura sobre el nivel del mar, el proyecto de construcción de una gran central de carbón a pocos kilómetros de Sundarbans ha hecho saltar recientemente todas las alarmas de las organizaciones ecologistas. Además, en diciembre de 2014 un petrolero se accidentó en el delta del Ganges vertiendo toneladas de fueloil.

Bangladesh está considerado uno de los países más susceptibles de sufrir las consecuencias del cambio climático. Además de ser un foco habitual del ciclones tropicales, dos tercios del país está a menos de 5 metros sobre el nivel del mar. Se cree que en el futuro un 17% del territorio se verá inundado por el agua salada del mar. De momento, ya han desaparecido cuatro islas de los Sundarbans.

El aumento del nivel del mar puede inundar una gran parte de este humedal que ya ha perdido al menos 1/3 de la extensión del siglo XIX.

El gigantesco manglar del delta del Ganges es el hábitat natural de numerosas especies, muchas de las cuales se encuentran en peligro de extinción. En la Reserva de Sundarbans conviven un total de 330 especies de plantas, 270 de aves, 208 de peces, 42 de mamíferos y 35 de reptiles. Bastantes de ellas se encuentran en riesgo de desaparición, como el delfín del río Irawadi (Orcaella brevirostris), el delfín gangécico o del río Ganges (Platanista gangetica), el avesol asiático (Heliopais personatus) o la Heritiera fomes, uno de los tipos de manglar más característicos de la zona. La especie más representativa, sin embargo, es el tigre de Bengala (Panthera tigris tigris). En los últimos diez años, la población de estos felinos en la reserva ha pasado de 440 a apenas un centenar de ejemplares. De hecho, pese a la gran capacidad de adaptación de este animal, los expertos creen que, en unos años, sucumbirá a los efectos del cambio climático en los Sundarbans.

Montañas doradas del Altai, Siberia


Es el macizo montañoso más importante de la región de Siberia Occidental y la cabecera de los dos ríos más caudalosos de ésta. El permafrost de Altái está hoy en alerta roja.

Los Escitas construyeron tumbas en forma de túmulo, conocidas como kurgans, a lo largo de la región de Altái en Siberia. Estas sepulturas se ubican únicamente en zonas de permafrost (suelo que permanece por debajo de 0 ºC durante dos años o más). Gracias al permafrost, los contenidos de las sepulturas se han preservado perfectamente: objetos de oro y otros metales, e incluso material orgánico (cuerpos momificados y algunas veces bellamente tatuados, caballos sacrificados, objetos de cuero o madera, ropas, tejidos etc.).

El permafrost de Altái se encuentra hoy amenazado por el cambio climático. Los expertos han detectado un aumento de 2 ºC en la temperatura en los últimos 100 años, por lo que el permafrost está desapareciendo en determinadas regiones.

La Universidad de Gante (Bélgica) está llevando a cabo, con el apoyo de la UNESCO, un estudio completo de la zona mediante el uso de satélites y trabajos de campo que ayudará a las autoridades competentes a decidir lo qué hay que hacer para preservar este patrimonio cultural único que ha permanecido helado por más de 2500 años.

Las Maldivas


Archipiélago al suroeste del extremo sur de la India, sus islas son el colmo de la chatura terrenal, rasgo geológico que pone en peligro su existencia en la faz del océano. Situado a muy baja altura, en promedio 1,3 metros sobre el nivel del mar, corre el riesgo de desaparecer por completo. ¿Culpable? El cambio climático, que tanto preocupa a unos y tan poco a otros.

Dado que el nivel del mar mundial aumenta de 3 a 4 milímetros por año, y se espera que esa tasa aumente aún más en las próximas décadas, algunos analistas anticipan un futuro sombrío para las Maldivas y otras 1.196 islas e islotes de formación coralina. Con más del 80 % a menos de 1 metro sobre el nivel del mar, Maldivas tiene el terreno más bajo de todos los países del mundo (constan en el libro Guinness de los récords como el país más plano del mundo). 

Estudios concluyen que las islas bajas podrían volverse inhabitables para 2050 a medida que las inundaciones provocadas por las olas se vuelven más comunes y el agua dulce se vuelve limitada.

Selva amazónica


La selva tropical más grande de la tierra, el Amazonas cubre aproximadamente el 40% de América del Sur pero los incendios y la deforestación están dañándola gravemente.

La selva del Amazonas, que le da el 20% del agua dulce al planeta y gran parte del oxígeno, estará casi perdida en 40 años. Según la Red Amazónica de Información Socioambiental (RAIS), las presiones y amenazas que pesan sobre este ecosistema continental, extendido por nueve países (entre ellos Colombia), están llevando a que los paisajes de selva, diversidad socioambiental y agua dulce sean reemplazados por áreas degradadas.

Entre el 2000 y el 2010 se talaron 240.000 kilómetros cuadrados de bosques, extensión equivalente a todo el territorio del Reino Unido. Ya hay un arco de deforestación que se extiende desde Brasil y hasta Bolivia y una zona de presión hídrica y explotación petrolera en la Amazonia andina.

Además en 2019 hubo un 85% más de incendios con respecto al año anterior. La mayoría de los incendios en el Amazonas son provocados por acaparadores de tierras y ganaderos salvajes. Estos buscan transformar partes de la selva tropical en sus propias empresas agrícolas lucrativas.

Todo esto arroja una conclusión: "si los intereses económicos que avanzan allí se concretan (zona que además cobija al río Amazonas), esta se convertirá en una sabana con sólo islas de bosque; y en 20 años tendríamos sólo el 45 por ciento de lo que hoy existe", concluye RAIS.

Islas Galápagos, Ecuador


Un paraíso que se enfrentan a numerosas amenazas ambientales. La degradación de sus ecosistemas podría deberse a: el cambio climático, la deforestación, la contaminación, la sobrepesca, la eutrofización y la introducción de especies invasivas.

Son especialmente vulnerables a medida que el cambio climático provoca que la temperatura de los océanos aumente y provoca:

  • Reducción de nidos y alimentos de iguanas marinas, leones marinos, focas, pingüinos, tiburones y cormoranes. 
  • El aumento del nivel del mar pone en riesgos los pingüinos y tortugas marinas que utilizan las playas para sus nidos. En la época de lluvia migran a las zonas bajas de las islas. En la época seca vuelven a subir a las zonas más altas. La falta de migración puede afectar el sistema ecológico. También puede significar un crecimiento de la población de insectos. Esto puede ser un problema para las tortugas gigantes. Algunos insectos son una amenaza para tortugas gigantes recién nacidas. En el caso de las tortugas marinas el desarrollo de los huevos puede ser afectado.
  • Incremento de la temperatura terrestre y de las lluvias
  • Aumento de enfermedades, aumento de especies invasivas que encuentra mejores condiciones de vida.

Región floral de Ciudad del Cabo, Sudáfrica


Este "reino floral", uno de los seis del mundo así distinguidos por su peculiar vegetación, figura entre las zonas más biodiversas de la Tierra. Alberga más de 7.700 especies de plantas, 70% de ellas exclusivas y amenazadas.

Este conglomerado de parques nacionales y reservas naturales es una de las zonas con mayor riqueza de plantas. Reúne el 20% de todas las especies africanas, a pesar de representar tan sólo el 5% del territorio continental.

De una belleza sublime, es considerada uno de los seis reinos florales mundiales. No obstante, el aumento global de la temperatura y los incendios ponen en peligro este paraíso de biodiversidad floral. De hecho, se augura que la mitad de las plantas desaparezca en 50 años.

Parque Nacional Glacier, Montana (EEUU)


Se compone de dos sistemas montañosos, 130 lagos con nombre, más de mil especies de plantas y cientos de especies de animales. Este vasto ecosistema de 4101 kilómetros cuadrados es la pieza central de lo que ha venido llamándose la “corona de ecosistemas del continente”, un conjunto de áreas protegidas de 44 mil kilómetros cuadrados.

El calentamiento climático ha reducido drásticamente desde 1966 el tamaño de 39 glaciares, algunos hasta en un 85%. De media se han reducido un 39% y solo 26 glaciares son mayores de 100 metros cuadrados.

El impacto del retroceso de los glaciares provocará que las plantas y animales dependientes pueden sufrir una pérdida de su hábitat. La reducción de los hielos puede producir alteraciones también en la cantidad de agua que fluye durante los veranos secos, aumentando el riesgo e incendios forestales.

Mar Muerto


Es el punto más bajo de la Tierra, a casi 430 metros por debajo del nivel del mar, y disminuye un metro más cada año. Es un ecosistema único en el mundo que lleva al menos 100 años retrocediendo

Este lago salino entre Israel, Cisjordania y Jordania, es famoso por su alta salinidad. No alberga apenas vida pero bañarse en él es una experiencia única.

La organización ecologista "Amigos de la Tierra", sumaban que el desarrollo turístico de la región, la construcción de infraestructuras viarias innecesarias y, sobre todo, por la desviación de las aguas del río Jordán, el caudal básico que alimenta el Mar Muerto, para irrigar enormes superficies de cultivos agrícolas, es lo que ha hecho que la costa haya retrocedido hasta 600 metros con respecto a su extensión de hace veinte años. Los ecologistas exigen actuar con rapidez para salvar el Mar Muerto, que cada año recibe a miles de visitantes deseosos por flotar en sus aguas, mediante el establecimiento de una reserva ecológica en la zona que debería estar controlada y supervisada por algún organismo internacional como la Unesco.



Compartir en redes sociales