Ambiente

7 TIPS PARA CUIDAR LA PLANTA DE LA FORTUNA, MODO PRINCIPIANTES

19 de Julio del 2021 | 2 min lectura| RobertoAndrés
Compartir

De nombre científico Zamioculcas zamiifolia, esta planta tropical originaria de África resulta muy adecuada tanto para aficionados a la jardinería que sean principiantes como para aquellos que disponen de poco tiempo para cuidar sus plantas.

A pesar de sus robustos tallos, a la zamioculca se le clasifica como herbácea. Se trata de una hierba perenne (estacionalmente latente) sub-erecta, que crece de un rizoma corto y muy grueso. Su gran atractivo lo aportan las vistosas hojas pinnadas con apariencia coriácea, robustas y notablemente regulares, que salen en zigzag de un vigoroso tallo central.

PLANTA DE LA FORTUNA

También conocida como “planta de la fortuna”, esta es la única especie del género Zamioculcas y pertenece a la familia de las aráceas, la misma de especies tan populares como plantas de interior tales como los anturios, los filodendros, las calas o lirios de agua, las alocasias, los espatifilos o la espectacular costilla de Adán, entre otras. También es la familia de la espectacular flor cádaver (Amorphophallus Titanum).

En consecuencia, la zamioculca es una de las más populares como planta de interior. Su excelente capacidad de adaptación y su increíble resistencia la convierten en una planta “todo terreno”. Sus cuidados, incluso, suelen ser similares a los de una suculenta, ya que sus hojas y raíces actúan como órganos de reserva de agua facilitando su cuidado.

7 TIPS PARA EL CUIDADO DE LA ZAMIOCULCA

  • Esta planta de interior no es muy exigente en cuanto a la luz y crece muy bien incluso en espacios oscuros. Sin embargo, el ambiente ideal es aquel que cuente con una posición luminosa, pero sin sol directo, ya que los rayos podrían quemar sus hojas.
  • Como se trata de una planta de origen tropical, esta puede soportar altas temperaturas y su ideal oscila entre los 13° C y 21° C, tolerando una mínima de hasta 3° C aproximadamente.
  • Respecto a su riego, se recomienda que sea moderado ya que es una planta que no resiste el exceso de agua. En verano se recomienda hacerlo dos veces por semana como mucho, y en invierno con una es más que suficiente. Siempre es recomendable chequear que la tierra esté seca entre riego y riego.
  • Si bien se trata de una planta resistente, recurrir a fertilizantes para contribuir a su desarrollo no viene de más. Lo ideal es hacerlo una vez al mes en primavera y verano, y cada dos meses en otoño e invierno.
  • La zamioculca es una planta de crecimiento lento y de tamaño mediano que puede alcanzar los 70 cm de altura, siendo ideal para colocarla en cualquier ambiente del hogar ya que no ocupa mucho espacio.
  • Cada dos años se recomienda transplantarla a un recipiente de mayor tamaño para que pueda continuar con su crecimiento.
  • La desventaja que tiene esta especie es que sus hojas pueden resultar tóxicas, por lo que se recomienda no dejarla al alcance de niños pequeños ni tampoco de animales.
Compartir en redes sociales