Noticias

AGRICULTURA CLIMÁTICAMENTE INTELIGENTE

05 de Febrero del 2015 | 2 min lectura| alejagm
Compartir

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) remarca la necesidad de transitar hacia una agricultura climáticamente inteligente a nivel mundial, para ayudar a evitar futuras crisis de seguridad alimentaria.

Agricultura climáticamente inteligente y las comunidades que dependen del clima para su subsistencia y seguridad alimentaria, son muy vulnerables a los impactos del cambio climático. Al mismo tiempo, la agricultura como importante productor de gases de efecto invernadero, contribuye al calentamiento global.

¿Qué es la agricultura climáticamente inteligente?

La agricultura climáticamente inteligente (CSA) pretende mejorar la capacidad de los sistemas agrícolas para prestar apoyo a la seguridad alimentaria, e incorporar la necesidad de adaptación y las posibilidades de mitigación en las estrategias de desarrollo agrícola sostenible.

La CSA propone enfoques más integrados en relación con los desafíos fuertemente interrelacionados de la seguridad alimentaria, el desarrollo y el cambio climático, con el fin de ayudar a los países a determinar las opciones que les suponga un beneficio máximo y cuyas ventajas comparativas deban ponderarse.

La CSA reconoce que la materialización de las opciones dependerá del contexto y la capacidad de cada país, así como de su acceso a una información más completa, la armonización de las políticas, la coordinación de los acuerdos institucionales y la flexibilización de los incentivos y los mecanismos financieros. El concepto de CSA evoluciona permanentemente y no existe un planteamiento único que pueda utilizarse.

El modelo de agricultura climáticamente inteligente que promueve la FAO pretende abordar tres grandes objetivos:

-Aumentar de manera sostenible la productividad agrícola y los ingresos

-Ayudar a las comunidades rurales y a los campesinos a adaptarse y ser más resilientes ante los efectos del cambio climático.

-Reducir o eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura, cuando sea posible.

Se trata de realizar cambios en los sistemas agrícolas que permitan alcanzar estos múltiples objetivos, así como en las instituciones y políticas que los apoyan.

Fuente: FAO

Compartir en redes sociales