Salud

AJO: ¿CONOCES TODOS LOS BENEFICIOS AL COMERLO?

28 de Julio del 2015 | 2 min lectura| SabrinaPin
Compartir

Ajo: ¿conoces todos los beneficios al comerlo? Usado como medicamento natural mucho antes de ser usado como condimento. El Codex Ebres, un papiro egipcio que data del 1550 A.C, contiene 22 beneficios del ajo con finalidad curativa en cardiopatías, parásitos intestinales, tumores… Ya en las civilizaciones mas antiguas, el ajo se consumía y era recomendado para dar energía y proveer protección contra todo tipo de males.

El ajo es un antibiótico natural y tiene fuertes poderes germicidas. El ajo estimula la actividad de todos los órganos digestivos y también es bueno para los problemas respiratorios. El ajo ayuda al funcionamiento del hígado y la vesícula y es útil para las infecciones intestinales y problemas causados por la putrefacción las bacterias intestinales. El ajo baja la presión arterial y estimula la acción circulatoria del corazón.

¿Desde cuándo se le conocen los beneficios al ajo?

El ajo se originó en Asia Central y el uso en la medicina alternativa se aplica desde el tercer milenio antes de Cristo en la India y el Antiguo Egipto, así que, como te puedes dar cuenta, los beneficios del ajo son conocidos desde hace muchos años, y aunque han formado parte de creencias populares que se han transmitido de generación en generación, muchas investigaciones científicas han podido comprobar que son reales y eficaces dichas propiedades:

- Mejora el sistema inmunológico del organismo.

- Aumenta la energía y la vitalidad, mejorando enormemente la calidad de vida.

- Es anticoagulante, vasodilatador y depurador. Mejora la circulación sanguínea dilatando los vasos, aumentando el flujo sanguíneo y protegiendo al mismo tiempo el corazón y las arterias, dándoles mayor flexibilidad. Todo esto ayuda a combatir la hipertensión.

- Protege el sistema respiratorio. Su acción antiséptica y expectorante ayuda a evitar la bronquitis, y a la cura del asma y las alergias.

- Tiene propiedades antibacteriales, antivirales y antimicóticos. Actúa como antibiótico y antimicrobiano sobre hongos y bacterias.

- Es antiinflamatorio.

- Reduce el nivel de colesterol "malo" y aumenta el nivel de colesterol "bueno".

- Ayuda a incrementar el nivel de serotonina en el cerebro, combatiendo el estrés y la depresión.

- Posee propiedades antioxidantes.

- Es desintoxicante. Ayuda a depurar las sustancias tóxicas del organismo.

- Ayuda a incrementar el nivel de insulina, reduciendo así los niveles de azúcar en la sangre.

- Protege el sistema digestivo. Por su acción antidiarréica, digestiva y como ayuda en la eliminación de toxinas en el cuerpo.

- Reduce el riesgo de padecer cáncer de esófago y de estómago.

¿Qué contiene el ajo?

Los dos ingredientes principales médicos que producen beneficios para la salud del ajo son sulfuros alicina y dialil. El ajo también contiene vitaminas B y C y es rico en calcio, azufre, zinc, cobre, potasio y ácido fosfórico. El ajo tiene un suple

Consumir el ajo en ayunas es muy bueno para desintoxicar el organismo, además si se toma de manera continua y a largo plazo podemos prevenir ciertos tipos de cáncer, diabetes y problemas que tienen que ver con los nervios y estados depresivos.

Para obtener todos y cada uno de los beneficios que el ajo nos brinda, debemos consumirlo preferiblemente crudo, ya que en el proceso de cocción puede perder muchas de sus valiosas propiedades.

A lo mejor su sabor te resulte demasiado fuerte debido al contenido de azufre, pero si te pones a analizar todos los beneficios que puedes obtener, el olor pasará a un segundo plano y te dedicarás a comerlo sin tanta prevención. Lo más recomendado es comer dos dientes al día, de este modo podrás sentir sus poderes curativos.

Adiós aliento a ajo

Recuerda que para evitar la molestia del sabor y el olor que te queda después de comer el ajo, puedes optar por el perejil de mascar, semillas de cardamomo o una manzana, lavando la boca con el jugo de limón, o masticar hojas de menta.

Además existen comprimidos naturales que puedes encontrar en cualquier tienda que ofrezca esta clase de productos. Lo importante es no privarse de obtener los beneficios de este maravilloso producto natural.

Características del ajo

Mide cerca de 30 cm y el bulbo está formado por una cabeza dividida en gajos que se suelen denominar dientes, envueltos en una delgada película.

La plantación del ajo se realiza en la época invernal o a principios de la primavera, y la recolección es en el mes de agosto. Finalizada la cosecha, las cabezas de ajo deben mantenerse en un lugar sin demasiado calor ni frío y con una buena ventilación, donde se secarán durante varias semanas.

Propiedades nutricionales del ajo

El ajo es un alimento que destaca por su contenido calórico, más de 100 kcal por 100 gramos. El contenido nutricional del ajo es sobre todo a base de hidratos de carbono, aunque también tiene algo de proteínas (5 gr/100 gr).

Rico en minerales como el sodio, potasio, fósforo y magensio. Vitaminas del grupo B y compuestos aromáticos azufrados como la aliína o la alicina.

Tipos de ajo

Con características nutricionales similares, hay pequeñas diferencias:

- Ajo blanco: el más común. La cabeza de este ajo suele tener más dientes que el de otros tipos, son más carnosos y se conservan por más tiempo.

- Ajo morado: Maduran antes que los blancos y suelen ser más grandes pero se conservan por menos tiempo y son algo más picantes.

- Los ajetes o ajos tiernos: pequeños y con sabor y olor menos pronunciado. Los ajetes son ajos poco madurados que se han cogido antes de que el bulbo crezca.

¿Cómo consumir ajo?

El ajo se puede consumir crudo, en cápsulas, en extracto fluido o seco, en tintura y aceite en perla. Las virtudes medicinales del ajo se pierden si se cocina.

Para consumir ajo crudo se puede preparar cortado muy fino y mezclado en ensaladas, con judía verde y patatas al vapor, sobre anchoas o sardinas y un chorrito de aceite de oliva, triturado en el gazpacho, también sobre pimientos asados, champiñones y setas. Otra opción es frotarlo sobre pan tostado o como componente de salsas alioli.

Los dientes de ajo triturados con agua o con leche pueden mejorar los desordenes en la digestión. Tiene un efecto antiséptico y es un excelente remedio para las inflamaciones y demás enfermedades contagiosas.

Los problemas como la colitis y muchos otros trastornos intestinales pueden ser exitosamente tratados con ajo en capsulas.

Consumo con cuidado

Muchos beneficios pero también algunas contra indicaciones. En grandes dosis puede ser perjudicial, han de evitarlo las personas que sufren dolores de cabeza y biliosidad. Tampoco es recomendable en mujeres durante el periodo de lactancia. En el artículo 10 alimentos prohibidos para los perros hablamos de los grandes perjuicios del ajo para estos animales.

La forma de tomarlo o prepararlo también es muy importante. Un refrán popular en América Latina nos dice “ajo cocido, ajo perdido”. La mejor forma de aprovechar todas sus propiedades medicinales es consumirlo en forma cruda, cocido pierde más del 90% de su efectividad. Puedes comerlo entero, picado muy finamente o machacado.

¿Para que podrás usar el ajo?

Antibiótico

En 1858 Louis Pasteur demostró que el ajo era un antibiótico natural muy recomendable, demostró en laboratorio que detenía el crecimiento de bacterias. En la II Guerra Mundial, ante la escasez de antibióticos, el ejército ruso lo utilizó masivamente para sus enfermos y heridos en combate.

Dolor de oído

Este remedio hay que usarlo con mucha precaución ya que el oído es una zona muy delicada. Machacamos un diente de ajo y lo ponemos con una cucharada de aceite de oliva caliente en un recipiente, lo dejamos reposar 5 minutos. Lo colamos y dejamos enfriar, para finalmente colocar unas gotas en el canal auditivo.

Reumatismo

Machacar ajos y aplicarlos en las partes afectadas alivia los dolores reumáticos.

Insomnio

Cenar una ensalada de ajos con lechuga nos ayudará a conciliar mejor el sueño.

Limpiador facial

Algunas mujeres usan el ajo como limpiador facial. Para aplicarlo se hace una pasta fina de ajo, mezclándola con un poco de aceite de oliva y azúcar. Se aplica de forma circular en la cara para finalmente enjuagar con agua. Si tenéis heridas mejor no usarlo porque puede escocer bastante.

Manchas en la cara

Machacar ajos y aplicar sobre las manchas. Comer un diente de ajo crudo al mismo tiempo, durante varios días.

Controla el colesterol

Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford, señala que la alicina que contiene el ajo reduce los niveles de colesterol total y triglicéridos altos. La alicina es un compuesto azufrado que se encuentra en el ajo que solo aparece cuando el ajo es machacado o cortado.

Mejora la circulación

Al ayudar a disminuir el colesterol, se disminuyen también las obstrucciones arteriales o arteriosclerosis que es la causa de la mayoría de infartos de corazón y derrames cerebrales. El principal efecto positivo del ajo proviene de la vitamina B, misma que reduce los niveles de homocisteína, una sustancia que puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos y del selenio que ayuda a combatir las enfermedades del corazón.

La alicina del ajo es especialmente eficaz para mejorar la circulación de la sangre.

Mejora la digestión

Tomar ajo favorece la secreción de jugos estomacales, su acción antiséptica y antibiótica combaten numerosas enfermedades del aparato digestivo.

Resfriados y gripes

Se le atribuye un efecto descongestionante en el tratamiento de las afecciones en las vías respiratorias, resolviendo las congestiones, promoviendo la desinfección, desinflamando los bronquios y como expectorante. Coma tres a cuatro dientes de ajo al día, preferiblemente crudo y triturado, añadir a las sopas, guisos, salsas para pastas y aderezos para ensaladas.

Afrodisíaco

El ajo se ha usado como un afrodisíaco desde tiempos antiguos. Los científicos han descubierto que el consumo de ajo puede aumentar el deseo sexual de los hombres que experimentan impotencia, ya que el ajo ayuda a la circulación y al bombeo de la sangre hacia las extremidades.

Acné

El poder antioxidante del ajo ayuda a la piel y demás tejidos a regenerarse y mantenerse jóvenes. Las mascarillas de ajo suavizan la piel y la fortalecen, además de ayudar a la regeneración celular, entre los remedios caseros es muy popular para combatir el acné. Se corta un diente de ajo por la mitad y frotamos la cara utilizando la parte interna del ajo en contacto con la piel, dejar unos minutos y lavar bien con jabón neutro para quitar el olor, las propiedades antibacterianas del ajo ayuda a disminuir la aparición de acné y logran hacer remitir el que ya tengamos.

Infecciones intestinales

El ajo ayudaría a combatir las infecciones intestinales causadas por los alimentos incluso mejor que algunos antibióticos, según lo hallado por un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Estatal de Washington.

El ajo crudo es una excelente opción natural para expulsar parásitos intestinales. Se recomienda como parte de una dieta depurativa, que también incluye miel, jugo de limón, semillas de calabaza, zanahorias y remolachas. El ajo consumido en cantidades de aproximadamente tres dientes diarios ayuda para que los parásitos salgan del tracto digestivo.

Pesticida

Es recomendable plantar ajos por todo nuestro huerto. Puedes elaborar un insecticida usando alcohol y ajo, para usarlo como: Insecticida, repelente y fungicida, casero y ecológico.

Tratamiento del herpes labial

Cortar un diente de ajo por la mitad y colocarlo directamente sobre el hespes durante 10 minutos, varias veces al día. El comer ajo también puede acelerar el proceso de curación.

Ayuda para perder peso

El ajo envía señales de saciedad a nuestro cerebro y también estimula la función metabólica que le ayuda a quemar más calorías.

Pie de atleta

El ajo es un fungicida natural muy potente, por lo que es ideal para el tratamiento de infecciones micóticas, como el pie de atleta. Añadir unos dientes de ajo machacado en una palangana con agua tibia y sumergir los pies 30 minutos.

Repelente de mosquitos

Los mosquitos detestan el ajo. Calientar un poco de aceite de oliva con un par de dientes de ajo machacado, lo dejamos reposar 24 horas. Mezclamos con un vaso de agua y el zumo de un limón, removemos y colamos el liquido resultante en una botella de spray.

Reparación de vidrios rotos

Cuando un vidrio se rasga levemente, el ajo puede ser una solución rápida y transitoria hasta que puedas cambiarlo. Frota con ajo machacado las grietas. El ajo es un pegamento excepcional, por lo que hará que las grietas no se hagan más grandes y que el daño no sea mayor.

Sacar astillas de la piel

Cortamos una rebanada de ajo y la ponemos sobre la asilla aferrándola con algún vendaje, esperamos unas horas y quitamos el vendaje la astilla estará fuera.

Flatulencias

El consumo habitual del ajo logra un equilibrio intestinal ya que promueve el crecimiento de flora benéfica, al mismo tiempo que mata bacterias dañinas logrando a la larga una digestión mas eficiente.

Jarabe para la tos

Alivia la inflamación y ayuda con el exceso de moco. Se hace una infusión de ajo poniendo dos dientes pelados en agua hirviendo 5 minutos, se puede tomar con jengibre y miel, para hacerlo más agradable.

Anticongelante

Se utiliza sal de ajo en muchas carreteras para evitar el congelamiento del asfalto, aunque no es común a veces partidas de sal de ajo no aptas para consumo terminan en las carreteras.

Limpiador desinfectante

Pica 4 dientes de ajo y colócalos en una botella de spray que contenga vinagre blanco. Coloca unas gotas de esencia de limón y listo.

Compartir en redes sociales