Salud

ALEMANIA SE SUMA A LA PROHIBICIÓN DEL GLIFOSATO

11 de Setiembre del 2019 | 2 min lectura| SabrinaPin
Compartir

Alemania  SE SUMA A LA prohibición del glifosato


La decisión del gobierno alemán responde a diversas iniciativas ciudadanas por la reducción del uso de productos químicos potencialmente perjudiciales para la salud. En contra la prohibición ya se han manifestado diversas empresas productoras de este tipo de substancias y algunos organizaciones de agricultores, que consideran caras y complejas las alternativas para el control de las malas hierbas.

El uso del herbicida glifosato


Quedará totalmente prohibido en Alemania el 31 de diciembre de 2023. Antes de esa fecha, la utilización de ese polémico producto químico -el herbicida más utilizado actualmente en todo el mundo- será restringido parcialmente en espacios públicos y jardines privados.

La decisión de prohibir de forma progresiva el uso de este herbicida, cuyo primer y mayor fabricante es la firma Monsanto -ahora integrada en la multinacional alemana Bayer-, ha sido analizada por el gobierno germano durante los últimos meses y forma parte de un paquete de medidas de protección del medio ambiente aprobado el miércoles 4 de septiembre.

¿para proteger a los insectos?

Berlín toma la iniciativa para frenar la extinción y promover la biodiversidad

La prohibición del glifosato se enmarca en Alemania en una campaña del Ministerio de Medio Ambiente de lucha contra la extinción de los insectos. La biodiversidad y la protección de los insectos, sobre todo de las abejas se ha convertido en una fuerte preocupación para muchos alemanes.

El uso de pesticidas como una de las principales causas de mortandad de los insectos, es uno de los aspectos que desarrolla el paquete de medidas del Gobierno alemán. El objetivo es “reducir sistemáticamente” a partir de 2020 el uso de productos que contengan glifosato en parques y jardines privados y en los campos antes de las cosechas y “eliminar totalmente” su uso un año más tarde. El Ministerio de Medio ambiente indica que los herbicidas de amplio espectro como el glifosato eliminan no solo las llamadas malas hierbas, sino también plantas de las que dependen especies de insectos para su alimentación.

Protección de insectos

El Gobierno alemán destinará 100 millones al año para la promoción de medidas de protección para los insectos dentro y fuera del territorio agrícola así como para investigación. Muchos municipios de Alemania ya trabajan en la creación de áreas sembradas de flores que permitan por ejemplo la conectividad de los insectos polinizadores.

La empresa Monsanto comercializó inicialmente el polémico herbicida bajo el nombre de Roundup, convertido en la bestia negra de los grupos ecologistas. Bayer compró Monsanto el año pasado y se enfrenta a demandas millonarias por supuestos efectos en la salud humana. El uso de este herbicida, uno de los más extendidos en todo el mundo, lo comercializan ahora también otras empresas agroquímicas.



“Criticamos la decisión del Gobierno alemán de eliminar progresivamente el glifosato hasta fines de 2023”


 Destacó Liam Condon, miembro del Consejo administrativo de Bayer, actual propietaria de Monsanto. Según esta opinión de parte, la decisión del gobierno alemán, “no tiene en cuenta el juicio científico, durante varias décadas, de los organismos de reglamentación independientes de todo el mundo, en cuanto a que el glifosato es seguro cuando se usa correctamente”, según indica el portavoz de Bayer a través de un comunicado.

La opinión de la empresa química contrasta con diversos estudios científicos publicados en los últimos años en los que se vincula el uso de productos con glifosato a diversos problemas de salud en humanos y a importantes efectos negativos en el medio ambiente, incluida la muerte masiva de insectos polinizadores como las abejas.

Como se recordará, por otra parte, en marzo de 2015, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, dependiente de la Organización Mundial de la Salud) incorporó el glifosato a la lista de substancias probablemente carcinógenas para humanos (grupo de substancias 2A de la IARC).

Situación en otros países europeos


Austria se convirtió el pasado 2 de julio en el primer miembro de la UE en aprobar la prohibición -en este caso inmediata- del uso de glifosato. Además, existen restricciones para este producto en la República Checa, Italia y los Países Bajos. Francia planea eliminarlo gradualmente para 2023.

La Unión Europea aprobó a finales de 2017 una renovación del permiso de utilización del glifosato por un período de cinco años, es decir, hasta finales del 2022.

La decisión aprobada ahora por el gobierno de Angela Merkel, fruto de un intenso debate incluso dentro de su propio partido, intenta no contradecir explícitamente la normativa de la UE sobre este tema.

Fuente: La Vanguardia /Biodiversidad

Compartir en redes sociales