Tecnología sustentable

BALDOSAS QUE GENERAN ENERGÍA AL CAMINAR

25 de Noviembre del 2014 | 2 min lectura| alejagm
Compartir

Una empresa inglesa creo baldosas que generan energía al caminar,  Laurence Kemball-Cook, un londinense de 26 años que tuvo la idea cuando estudiaba diseño industrial y tecnología en la Universidad de Loughborough. Las baldosas, de 45 x 60 centímetros, están pensadas para zonas en las que se concentra mucha gente, como estaciones de tren, de metro, de autobús, aeropuertos, colegios y centros comerciales. La energía generada por millones de pisadas puede ser utilizada en múltiples aplicaciones, como iluminación de señales, anuncios digitales o zonas Wi-Fi.

Si bien utilizar las baldosas como receptaculo de energía no es nuevo, si la forma. En el ejemplo anterior, las baldosas contenian celdas fotovoltaicas, en este caso es energía cinética.

La energía de las pisadas

Kemball-Cook tuvo la idea de las baldosas cuando trabajaba en una empresa de electricidad como parte de sus estudios universitarios. Debía estudiar la posible aplicación de energía solar y eólica en las ciudades, pero llegó a la conclusión de que ninguna de las dos encajaba en zonas urbanas. Entonces pensó que debería aprovecharse la energía generada por las personas.

Una vez que las baldosas Pavegen convierten la energía en electricidad, el 5% se utiliza para iluminar el logo LED de las propias baldosas, y el 95% puede ser directamente utilizado o almacenado para un uso posterior. Pavegen está en la actualidad trabajando en un nuevo sistema que alimentará directamente la red eléctrica. Las baldosas son resistentes al agua, por lo que pueden soportar lluvia, nieve y hielo; y las pruebas efectuadas han demostrado que podrían durar al menos cinco años, pero Kemball-Cook afirma que lo ideal sería que duraran 20.

Las baldosas están diseñadas para reducir al mínimo la huella de carbono. El revestimiento superior está hecho de goma reciclada de neumáticos y aproximadamente el 80% de los polímeros utilizados para el resto de los componentes puede ser reciclado. Un paso genera de media 7 vatios de electricidad, aunque depende del peso de la persona, y cada paso empuja 5 milímetros hacia abajo la goma, diferencia «imperceptible para los peatones», según Kemball-Cook. Los costes, sin embargo, representan un problema. Al igual que el resto de las tecnologías «verdes», las primeras baldosas Pavegen no eran baratas.

En Reino Unido y Europa se han llevado a cabo casi 30 proyectos de Pavegen, tanto permanentes como temporales. Desde hace dos años cuatro de estas baldosas, colocadas en la Simon Langton Grammar School para chicos, cerca de Canterbury, obtienen energía de las pisadas de sus 1.100 estudiantes para mantener la iluminación del pasillo, además que crean una conciencia de sostenibilidad en las rutinas diarias de los estudiantes. Igualmente, han sido de utilidad en festivales de música para cargar teléfonos móviles y encender luces de tecnología LED.

Pavegen se ha centrado en primer lugar en aplicaciones de baja potencia, aunque Kemball-Cook prevé grandes instalaciones que podrían satisfacer una fuerte demanda.

Por ejemplo, cree que sus baldosas podrían generar toda la energía necesaria en un festival de música. En última instancia le gustaría que las baldosas Pavegen fueran algo permanente en zonas urbanas de todo el mundo, convirtiendo así las ciudades en plantas eléctricas. «Ése es mi sueño», y espera cumplirlo paso a paso.

Fuente: www.nationalgeographic.es

Compartir en redes sociales