¿ Biobutanol a partir de residuos de cerveza?

Estudian la producción de biobutanol con residuos de la cerveza. En lo que va de año la UVa ha llegado a estas páginas con el proyecto europeo EUAlgae, en el que el Departamento de Ingeniería Química y Tecnológica del Medio Ambiente trabaja en el desarrollo de fotobiorreactores para el cultivo de microalgas y su transformación en biogás y etanol; y con la presentación del primer máster que otorga un papel destacado a la bioenergía. Ahora vuelve a ser noticia gracias al Grupo de Tecnología de Procesos Químicos y Bioquímicos y su investigación en torno al biobutanol.

¿Qué es el biobutanol?

Un tipo de biocarburante con un octanaje similar al de la gasolina. Para lograr el mayor rendimiento posible y un rentable escalado comercial han desarrollado diversos pretratamientos. Con uno de ellos a partir de ozono consiguen modificar la estructura del residuo y mejorar la accesibilidad a los azúcares presentes en la materia prima.

¿Qué es el bagazo de la cerveza?

Un residuo sólido que se genera en el proceso de elaboración de la bebida, para producir biobutanol. Explican desde la UVa que este biocarburante “se podría utilizar en mayores porcentajes que el bioetanol sin modificar los motores de combustión”, de ahí que resalten su “gran potencial”.

Ozono en el pretratamiento

María Teresa García, investigadora del grupo de la UVa, afirma que “nuestro objetivo, primero, es tratar de conseguir la mayor cantidad de azúcares presentes en estos compuestos para luego obtener el mayor rendimiento posible”. Con este propósito han desarrollado diversos pretratamientos, entre el que destaca uno a partir de ozono con el que consiguen modificar la estructura del residuo y mejorar la accesibilidad a los azúcares presentes en la materia prima.

La investigadora recuerda que los azúcares se convierten posteriormente “en compuestos más pequeños para que los microorganismos los puedan transformar, lo que realizamos mediante un proceso denominado hidrólisis enzimática. No obstante, una limitación importante de este tipo de procesos, de cara a un posterior escalado industrial, es que se trabaja con concentraciones muy pequeñas”.

Altas concentraciones de azúcares

Para el equipo de María Teresa García el objetivo en este proyecto es “trabajar con la mayor cantidad posible de sólidos en el proceso, para luego tener concentraciones de azúcares altas y poder fermentar con buenos rendimientos. Es algo que no está desarrollado a nivel comercial y actualmente estamos en proceso de adquisición de un equipo que se encuentra en periodo de pruebas”.

La UVa añade respecto a la fermentación, que los investigadores utilizan microorganismos del género Clostridium, un género de bacterias capaces de fermentar a butanol con rendimientos adecuados. García precisa que “siempre se trata de trabajar con cepas naturales, no modificadas genéticamente, en condiciones sencillas de mantenimiento y operación y que no suponen un riesgo para la salud, ya que la idea final es trasladar el proceso a una escala industrial de manera simple y con el menor coste”.

Cerveza Milana aporta el bagazo

Según datos aportados por la UVa, el bagazo de la cerveza está disponible en grandes cantidades (se estima que representa cerca del 30% del grano de la cebada), “por lo que las industrias cerveceras tienen especial interés en su valorización y utilización como recurso para generar nuevos productos de valor añadido, como es el caso del biobutanol”. Para el presente proyecto será una empresa de Montemayor de Pililla (Valladolid), Cerveza Milana, que elabora distintas variedades artesanales, la que aporte el bagazo.

En España otra universidad, la de Castilla-La Mancha, trabaja en otro proyecto con biobutanol, en este caso asociado al programa Horizonte 2020 de la Unión Europea. ButaNexT (Next Generation Biobutanol) tiene el objetivo de “probar, validar y optimizar en el laboratorio y a escala piloto las etapas individuales del proceso de la cadena de suministro para producir biobutanol con un coste competitivo”. Por último, otras universidades, como la de Cádiz y la Nacional del Litoral, en Argentina, también estudian el aprovechamiento como biocarburantes de residuos de la cerveza.

SabrinaPin
541