Noticias

BOLSAS BIODEGRABLES Y... ¿COMESTIBLES?

31 de Marzo del 2019 | 2 min lectura| goridragon
Compartir

Kevin Kumala, un biólogo de origen indonesio, diseñó bolsas que visualmente parecen de plástico, pero no lo son. Están hechas de yuca, son 100% biodegradables y que al sumergirse en el agua, se disuelven y se convierten en alimento y bebida.

No es el primer desarrollo de bolsas  que conocemos hidrosoluble.

El plástico es altamente perjudicial para los suelos, mares, ríos y océanos, siendo la causa principal de la muerte de muchos animales . Para hacer frente a la gran contaminación que azota al planeta, crearon una revolución ecológica que implica un producto elaborado a base de fibras de la planta de la yuca, acompañados por otros elementos de origen natural.

El joven nació en Balí, y vivió su infancia disfrutando la arena de las paradisíacas playas del Sudeste asiático, adorando la pureza de la naturaleza. A sus 18 años, se marchó de su país para estudiar la licenciatura en biología en Estados unidos, permaneciendo allí 10 años. Al regresar en el 2009, quedo perplejo por observar esas mismas playas sepultadas en una apariencia basural irreconocible.

El indonesio contaba a medios asiáticos “cuando me iba a surfear o a bucear, esto ya no representaba un placer para mí. Encontraba plástico en cualquier lugar que visitaba en Bali. Esto se convirtió en algo muy frustrante para mí”. Fue entonces cuando Kumala pensó que en un mundo que arroja al mar ocho millones de toneladas de plástico al año, decir que deberíamos dejar de consumir productos desechables, podría demorar décadas en llevar a cabo la concientización. Entonces decidió ser parte del cambio y realizar una solución a corto plazo.

EMPRESA REVOLUCIONA EL MERCADO DE LA ECOLOGIA 

Así nació Avani Eco, una empresa que produce implementos similares al plástico a la vista y al tacto, pero que están hechos sustancialmente con productos 100% biodegradables. La innovación llego a recibir recibió el premio “Most Valued Bussines Indonesia”, encargados de reconocer las iniciativas más responsables con el medio ambiente en ese país.

El producto consiste en una bolsa hecha con almidón de yuca. Este complemento se produce en Indonesia 25,2 toneladas por año. La bolsa es tan resistente como las convencionales, con la diferenciación que no deja ningún residuo toxico al entrar en contacto con los océanos. La bolsa tiene una permanencia de 100 días, en cambio una convencional, puede tardarse hasta 400 años en desaparecer.

Asimismo, crea productos hechos con materiales como la caña de azúcar y la maicena. Se elaboró un informe de la Fundación Ellen MacArthur, el mismo reveló que si la humanidad no se detiene, para el año 2050 el plástico presente en el océano pesará el doble que los peces que allí habitan. Vos también podes ser parte del cambio. 

                                         Por Vanessa Furlón, equipo Sustentartv

Compartir en redes sociales