Ambiente

CAMBIO CLIMÁTICO: EL 60 % DEL PETRÓLEO DEBE PERMANECER BAJO TIERRA PARA 2050

18 de Setiembre del 2021 | 2 min lectura| RobertoAndrés
Compartir

El 60 % del petróleo actual y el 90 % de las reservas de carbón deben permanecer bajo tierra en 2050 si queremos tener al menos un 50 % de posibilidades de limitar el calentamiento global a 1,5°, según un estudio de modelización de especialistas de la University College de Londres y publicado recientemente en Nature.

“Los combustibles fósiles continúan dominando el sistema energético mundial y se debe realizar una fuerte disminución en su uso para mantener el aumento de temperatura por debajo de 1,5 ° C”, aseguran los autores. “Para 2050, encontramos que casi el 60 % del petróleo y el gas metano fósil y el 90 % del carbón deben permanecer sin extraer para mantenerse dentro de un presupuesto de carbono de 1,5 ° C”.

El estudio, titulado Unextractable fossil fuels in a 1.5 °C world, estuvo a cargo de Dan Welsby, James Price, Steve Pye y Paul Ekins, y fue publicado en Nature el pasado 8 de septiembre.

LA PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO DEBE DISMINUIR UN 3 % CADA AÑO

Los combustibles fósiles representan el 81 % del consumo mundial de energía, pero su producción y uso tendrán que disminuir sustancialmente. Muchos proyectos de extracción de combustibles fósiles, tanto en funcionamiento como planificados, no favorecen el cumplimiento de los objetivos climáticos acordados internacionalmente.

Se calcula que la producción de petróleo y gas, por ejemplo, debe disminuir un 3 % de manera anual hasta 2050 para cumplir la meta del Acuerdo de París, por lo que serán necesarias políticas de restricción de la producción y de reducción de la demanda para animar a los productores a replantearse la producción.

En 2015, otro artículo de Nature ya había estimado que un tercio de las reservas de petróleo, la mitad de las de gas y más del 80 % de las de carbón deberían quedar sin utilizar en 2050 para tener una buena oportunidad de limitar el calentamiento global a 2° C. Basándose en este trabajo anterior, Dan Welsby y sus colegas evaluaron qué proporción de combustibles fósiles deben dejarse en el suelo para tener la posibilidad de limitar el calentamiento global a 1,5° C.

“Observamos un aumento espectacular del volumen de reservas de petróleo que deben permanecer sin extraer a escala mundial en nuestro documento (58 %) respecto al de 2015 (33 %). Este aumento se debe en gran medida al menor balance de carbono, pero también a los avances cruciales del modelo desde 2015, incluidos los últimos datos sobre el coste y el potencial de despliegue de las energías renovables variables (eólica y solar), así como de los vehículos eléctricos de batería”, explicó Welsby.

HACIA LA DIVERSIFICACIÓN DE LA MATRIZ ENERGÉTICA

Los autores también constatan que la disminución de la producción de petróleo y gas necesaria a nivel mundial para 2050 implica que muchas regiones se enfrentan a un pico de producción ahora o durante la próxima década.

Es el caso de Oriente Medio, en donde la producción petrolera ha alcanzado su punto máximo en la actualidad y tendría que disminuir en un 2 % anual hasta 2050. El nivel de reservas no extraíbles sería de un 62 %. Asimismo, todo el petróleo y el gas no explotados en el Ártico deben permanecer bajo tierra.

“Nuestro trabajo respalda firmemente las investigaciones anteriores sobre la importancia de un descenso controlado de la producción, para garantizar que las economías que dependen de ello se diversifiquen ahora, dado el nivel de reducciones necesarias de la demanda mundial de petróleo y gas”, subraya Welsby.

Los autores también sugieren que estos resultados pueden ser una subestimación ya que su modelo no tiene en cuenta las futuras retroalimentaciones del sistema terrestre, dadas las incertidumbres en torno al ritmo de despliegue y la escala de las tecnologías necesarias para contrarrestar las emisiones.

Compartir en redes sociales