China ya no compra la basura del mundo

Como parte de las nuevas decisiones que tienen en cuenta la sustentabilidad y el cuidado ambiental, China no compra la basura del mundo.

¿Cuáles eran los países que más le vendían sus residuos? ¿Qué ocurrirá ahora?

La prohibición


El pasado 1 de enero el país asiático prohibió buena parte de las importaciones de la llamada 'yang laji' o “basura extranjera”. Esta prohibición involucra a 24 tipos de residuos sólidos, entre los que se encuentran plásticos para reciclado, desechos textiles, escoria de ciertos minerales y algunos tipos de papel.

China seguirá comprando basura, pero solamente si está bien separada y tratada.

La prohibición se implementó a partir del pasado 1 de marzo, provocando que en algunos países comience a haber problemas y sobre todo, que no se sepa qué hacer con tanta basura.

La decisión llega después de un tiempo ya que este país está intentado limpiar sus altas tasas de contaminación desde hace unos años. 

Hace cinco años ya hacíamos mención de las condiciones ambientales de  China: https://sustentartv.com/china-alarmante-el-nivel-de-contaminacion/

El gobierno necesita proteger su medio ambiente de "la basura sucia o incluso peligrosa"que llega a ese país en ocasiones. Ya en 2013, el país asiático había lanzado la operación Valla Verde para mejorar la calidad de la basura que importaba. La primera medida fue restringir la importación de plásticos de baja calidad.

El compromiso de China con su nueva política es mayor cada vez. Seguramente contribuyó fuertemente el acuerdo de cooperación estratégica firmado el 5 de diciembre de 2017 por el el Ministro de Protección Ambiental de China, Li Ganjie, con el Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim. El objetivo fijado?...apoyar a ONU Medio Ambiente en la construcción de capacidades de los países en desarrollo para abordar los problemas ambientales, desarrollar sus economías de forma sostenible y aumentar la conciencia sobre los desafíos ambientales.

China ya no compra la basura del mundo


China se había convertido en los últimos 30 años en el patio trasero de muchos países occidentales que vendían sus desechos al gigante asiático para que allí fueran tratados. El cierre de este 'mercado de residuos' pone en jaque el sistema de reciclaje actual”, señala hipertextual.com.

Las grandes zonas de procesamiento de los residuos recibidos se encuentran en las provincias de Cantón, Zhejiang y Shandong que son áreas costeras con importantes puertos de entrada de mercancías. Pekín argumentó su decisión en un escrito a la Organización Mundial del Comercio (OMC) indicando que la basura es demasiado peligrosa. 

El país asiático fue desde los años 80 el principal importador de residuos de una buena parte de los países desarrollados. China compraba grandes cantidades de papel, plástico y chatarra para alimentar su capacidad productiva. En el caso de los plásticos, para transformarlos en resina sintética que acababa convirténdose en nuevos productos. Esto ocurría en varias ciudades-vertedero y ya se habían generado denuncias de organizaciones como la Agencia Europea de Medio Ambiente. Pero todo eso ya no es más así, China ya no quiere la basura del mundo.

Los países que más residuos vendían...


Cada año, Estados Unidos exportaba a China más de 13,2 millones de toneladas de residuos de papel y 1,42 millones de toneladas de plásticos.

En Reino Unido, seis de cada 10 kilos de plástico desechado acababa exportado al país asiático. Era una solución cómoda que ya finalizó y que en el caso del entorno de Londres, según informa The Guardian, ya ha empezado a desbordar vertederos locales.

Por otra parte enEspaña se han estado exportando desde los puertos españoles hacia China desechos de plástico por un valor de 35 millones de euros anuales. Específicamente, según las estadísticas de Aduanas, fueron 115.000 toneladas en 2017, a las que se suman otras 47.000 que se destinaron a Hong Kong. Desde la prohibición, los españoles se encontraron con 14.000 toneladas de residuos plásticos más en sus vertederos que en circunstancias normales habrían acabado en China.

En el caso de América Latina, donde las afecciones son menores, México, por ejemplo,vendió el año pasado a  alrededor de 210.000 toneladas de residuos.

¿Qué pasará con los residuos ahora?


Mientras se planifica qué ocurre con los residuos de cada país, la Unión Europea aprobó durante el mes de enero una estrategia sobre plásticos que prevé reducir el uso de bolsas en supermercados y el exceso de embalaje. Se establece que para 2030 todos sean biodegradables o reutilizables, y se espera posiblemente un impuesto para los que no lo sean.

Además, cada vez son más las ciudades que optan por políticas de retorno de envases en lugar de depositarlos en contenedores.

Los países se concentran ahora en encontrar nuevos “basureros” internacionales ya que China no compra más la basura del mundo. El Buró de reciclaje internacional, es una organización con sede en Bruselas que reúne el sector del reciclaje y alertó de los problemas que podría traer la prohibición China a corto plazo. Tailandia, Vietnam,Tailandia, Camboya, Malasia, India y Pakistán son señalados como posibles países interesados en la compra de desechos.

Todos los países que hasta ahora dependían de China para deshacerse de su basura ahora deberán buscar alternativas. El objetivo será gestionar estos residuos por sí mismos o buscarles otro destino.


Fuentes consultadas:

https://hipertextual.com

http://www.bbc.com

https://www.unenvironment.org

NoeliaGieser
647