Ciudades sustentables

CINCO TENDENCIAS ECOLÓGICAS QUE LA PANDEMIA IMPULSA PARA 2021

06 de Marzo del 2021 | 2 min lectura| RobertoAndrés
Compartir

La sostenibilidad, que dejará de ser una marca para convertirse en una necesidad, estará en la agenda 2021 más que nunca. Según Michael Stausholm esto se expresará en una mayor exigencia al greenwashing, la producción y la organización del trabajo.

Por Roberto Andrés para Sustentartv

La tendencia hacia un consumo más consciente

Según Michael Stausholm, el danés fundador y director ejecutivo de Sproud World, hay cinco directrices ecológicas que la pandemia ha impulsado para 2021. “La tendencia hacia un consumo más consciente ha ido creciendo durante al menos diez años, pero la pandemia nos ha obligado a tener aún más en cuenta el ambiente. Por nuestro trabajo, creemos que la sostenibilidad estará en la agenda de 2021 más que nunca”, declaró a instancias de Creadores de Opinión Verde, una iniciativa coordinada por el director de EFEverde, Arturo Larena.

Cinco tendencias impulsadas por la pandemia:

La sostenibilidad pasará de ser algo correcto a algo necesario

Hasta ahora muchas empresas veían la sostenibilidad como parte de su estrategia de marketing. algo correcto para transmitir, pero sin conllevar cambios importantes en su funcionamiento. “La pandemia ha acelerado este cambio y la sostenibilidad se ha convertido en algo que no puede esperar para introducirse de lleno en el desarrollo de los negocios”, afirma Stausholm.

“Los consumidores se están volviendo cada vez más conscientes de querer hacer un cambio positivo en el clima y que, para hacerlo, deben actuar de manera responsable y sostenible en sus elecciones diarias. Por lo tanto, las empresas deben tomar esto en serio y mirar muy de cerca la forma en que hacen negocios, porque estos nuevos consumidores también están informados y son cautelosos con las corporaciones y sus tenues afirmaciones de sustentabilidad”, aclara.

Habrá una mayor exigencia ante el greenwashing

El greenwashing es el intento de promocionar los productos de una empresa como ecológicos cuando realmente no lo son. Para Stausholm, “es una forma común de que las empresas se identifiquen como buenas para el planeta. Pero de alguna manera, la pandemia nos ha hecho a todos más alérgicos a las marcas que endulzan sus negocios”.

En 2021 veremos una mayor demanda de los consumidores exigiendo a las empresas demostrar qué hay de verdad en sus medidas sostenibles. ¿A qué se refieren cuando afirman que sus productos son biodegradables, ecológicos o reciclables? Todo el mundo usa este tipo de palabras, pero ¿puedes demostrar que es cierto?

Un buen ejemplo, según Stausholm, es el negocio de comprar compensación climática: “Es una forma en que muchas empresas afirman que son sostenibles. Sin embargo, cada vez está más claro que la compensación climática no es más que una declaración, solo mucho aire caliente, porque en el mejor de los casos, se trata de una transacción neutral, que no anima a las empresas a realizar ningún cambio impactante y duradero para el ambiente. Tanto los medios como los consumidores ahora tienen sus ojos puestos en la práctica del lavado verde e, incluso, una pequeña chispa puede provocar un incendio si te atrapan”.

La producción se acercará más a casa

Con la pandemia, muchas empresas se han replanteado dónde fabricar sus productos y esto irá a más. La gran mayoría de productos de consumo se fabrican en China, lo que ha demostrado ser un gran problema: por el cierre de proveedores asiáticos debido a la pandemia y porque las empresas occidentales se han dado cuenta de que han perdido el control de la fabricación. “Nosotros estamos aplicando Blockchain -asegura el danés- que, en pocas palabras, proporciona un registro verificable de quién compra qué a quién. Esto ayuda a verificar si una empresa está reduciendo realmente su impacto ambiental”.

Las reuniones virtuales están aquí para quedarse

La pandemia obligó a repensar viajes de negocios, reuniones, ferias y congresos. “Durante años, hemos gastado una enorme cantidad de tiempo y dinero todos los meses en fortalecer nuestras relaciones comerciales reuniéndonos físicamente. El año 2020 nos mostró cuánto pueden hacer por nosotros el teletrabajo y las reuniones virtuales”, reivindica Stausholm. Aunque, también lo relativiza: “No puede reemplazar todas las interacciones físicas, por supuesto, pero nos hemos dado cuenta de que podemos ser mucho más selectivos con la forma en que invertimos nuestros recursos. Esta es una lección que recordaremos y seguiremos aplicando, pues constituye una mejora importante para el planeta”.

La pandemia impone una reducción del tamaño

Según Stausholm, “nuestra vida laboral se ha vuelto mucho menos rutinaria y más adaptable a las necesidades cambiantes del mercado. Muchos propietarios de negocios se preguntan si las instalaciones de oficinas grandes y costosas son realmente una necesidad con el uso cada vez mayor del teletrabajo”.

Michael Stausholm es conocido por ser el fundador y director ejecutivo de Sprout World, una compañía danesa que fabrica lápices que se pueden plantar después de su uso y convertirlos en hierbas, verduras, flores o árboles.

Compartir en redes sociales