Ambiente

COP26 EN GLASGOW: UNA CUMBRE CLIMÁTICA CON SABOR A NADA

15 de Noviembre del 2021 | 2 min lectura| Roberto Andres
Compartir

Terminó la cumbre climática de Glasgow, y si bien en esta se reflejaron las conclusiones del último informe del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático y la Agencia Internacional de Energía, que exigían radicalizar la acción climática, la Unión Europea y los Estados Unidos se negaron a crear un fondo al que pudieran recurrir los países más pobres para responder a la crisis. Esto indignó a las naciones más vulnerables al clima.

RELACIONADO: NACIDOS EN 2020 SUFRIRÁN HASTA 7 VECES MÁS OLAS DE CALOR QUE SUS ABUELOS

Como si fuera poco, un acuerdo de última hora entre China (el mayor consumidor de combustibles fósiles del mundo) y los Estados Unidos (el mayor productor de combustibles fósiles del mundo), más la Unión Europea y la India, rebajó el término “eliminación” en lo que refiere a combustibles fósiles para que sea reemplazado por “reducción progresiva”.

El cambio de lenguaje fue condenado por los pequeños Estados Insulares, Suiza, México e, irónicamente, la propia Unión Europea, que decidió apoyar el cambio a pesar de calificarlo de “mala opción económica”.

“LA ERA DEL CARBÓN ESTÁ TERMINANDO”

Jóvenes referentes climáticos, representantes del mundo científico y líderes de las comunidades afectadas manifestaron su preocupación con motivo de que, al igual que ocurrió con la pandemia de COVID-19, la solidaridad mundial para salvar vidas no se puso de manifiesto en Glasgow.

Vanessa Nakate, referente de movimiento Fridays for Future de Uganda que participó de la COP, declaró: “Incluso si los líderes se ciñeran a las promesas que han hecho aquí en Glasgow, eso no evitaría la destrucción de comunidades como la mía. Ahora mismo, con 1,2° C de calentamiento global, la sequía y las inundaciones están matando a la gente en Uganda”.

Sólo una reducción inmediata y drástica de las emisiones nos dará una esperanza de seguridad, y los líderes mundiales no han estado a la altura del momento. Pero, la gente se está uniendo a nuestro movimiento. Cien mil personas de todos los orígenes salieron a la calle en Glasgow durante la COP, y la presión para el cambio está aumentando”, agregó.

RELACIONADO: 190 PAÍSES ACORDARON EN LA COP26 LA ELIMINACIÓN GRADUAL DEL CARBÓN

Por su parte, Jennifer Morgan, directora Ejecutiva de Greenpeace Internacional criticó: “El texto es manso, es débil y el objetivo de 1,5° C apenas sigue vivo. Sin embargo, se ha enviado una señal de que la era del carbón está terminando. Y eso es importante”.

“Aunque el acuerdo reconoce la necesidad de reducir las emisiones en esta década, estos compromisos se posponen al año que viene. Los jóvenes que han llegado a la edad de la crisis climática no tolerarán muchos más resultados como éste. ¿Por qué deberían hacerlo si están luchando por su futuro?”, protestó.

Durante los próximos 18 meses los países participantes deberán adoptar las medidas alineadas para impedir que la temperatura promedio global supere los 1,5 ° C de acuerdos a los niveles preindustriales, lo que significaría reducir las emisiones en un 45 % para 2030. Solo entonces se sabrá si ha valido la pena la COP26.

RELACIONADO: ARGENTINA Y OTROS 100 PAÍSES ACORDARON FRENAR LA DEFORESTACIÓN PARA 2030

Mientras tanto, en el camino a la COP27 de Egipto, nos tendremos que conformar con una serie de acuerdos sectoriales sobre bosques, carbón, transporte, metano y uno de US$ 24.000 millones para detener la financiación de los combustibles fósiles en el extranjero; y también con el hecho de que, por primera vez en la historia, las conversaciones reconocieron formalmente la necesidad de acabar con los combustibles fósiles. El mayor enemigo de la crisis climática finalmente ha sido convocado de manera abierta.


Compartir en redes sociales