Residuos

COSMÉTICA SUSTENTABLE

20 de Febrero del 2014 | 2 min lectura| Alejandra Gonçalves Mendes
Compartir

El concepto del uso responsable y limpio de los recursos con que se fabrican los productos de cuidado personal va extendiéndose, aunque aun falta mucho camino por recorrer.

En la cosmética, la sustentabilidad representa un compromiso de respeto con la utilización de los recursos que se toman de la tierra, los procesos a los cuales se los somete y la obligación de que los desechos que se generan sean biodegradables. Respecto de los recursos naturales, ya no se apunta a la “explotación” sino al “manejo con conciencia”.

Muchas compañías de primera línea han comenzado darle importancia a la sustentabilidad y tienen programas de reciclado o de reemplazo de un porcentaje de materiales derivados del petróleo, como P&G; incorporan la química verde, el concepto de comercio justo y la disminución de las emisiones de gases, como L’Oréal; o se comprometen a reducir a la mitad la huella de carbono de sus productos y transformar el 100% de sus cultivos en materias primas sustentables, como Unilever.

Estée Lauder, por su parte, renovó el packaging para aumentar la tasa de reciclado. Coty incrementó en un 88% el uso de materias primas naturales y orgánicas en los últimos 5 años y redujo el uso de aerosoles. Y Clarins creó su propio Departamento de Responsabilidad que cubre aspectos sociales y medioambientales.

Como directora de Lidherma, creo que cada ser humano puede y debe contribuir con su accionar a un mundo sustentable. Estoy convencida de que una empresa debe ser sustentable hacia adentro y hacia afuera, y de que cada decisión que se toma puede ir en esa dirección. Algunas de las medidas a tener en cuenta son las siguientes.

• Incluir la sustentabilidad en la misión de la empresa, formar a los gerentes y mandos medios en esa cultura, brindarles a los trabajadores la formación y herramientas necesarias.

• Elegir una cadena de proveedores que esté en consonancia con la sustentabilidad.

• Analizar los procesos de producción, poniendo especial atención en el consumo de agua y en el tratamiento de efluentes.

Evaluar cuidadosamente los materiales de packaging y racionalizarlo para disminuir la creación de residuos.

• Comprar materias primas que provengan de recursos renovables.

Consultados sobre el tema, los usuarios mostraron interés en la capacidad de reciclar el packaging, la protección de los pequeños productores, la reducción de las emisiones de CO2 durante el proceso productivo y también en los traslados intercontinentales.

Sin embargo, a pesar de que las empresas de cosmética cada día son más conscientes de la importancia de mantener la sustentabilidad de sus procesos, todavía no hay estándares globales para que el usuario pueda evaluar los productos que consume.

Fuente: clarin

Compartir en redes sociales