Residuos

CREAN DE PINTURA INDUSTRIAL A BASE DE CÁSCARA DE HUEVO

09 de Mayo del 2014 | 2 min lectura| alejagm
Compartir

Con el fin de agregarle valor a un residuo muy frecuente en diferentes industrias relacionadas con los alimentos, en San Luis desarrollaron una pintura que aprovecha el carbonato de calcio de la cáscara de huevo de gallina. Cada año, la industria descarta más de 58 mil toneladas de esa cubierta.

A partir de un relevamiento realizado por los técnicos del Centro INTI- San Luis para evaluar los tipos de residuos que generan las industrias, determinaron que los residuos generados a partir de la utilización de huevos tienen un potencial importante para ser reutilizados en la elaboración de pinturas industriales.

Uno de los componentes principales de la cáscara es el Carbonato de Calcio (CaCO3), un producto empleado en muchas ramas de la industria: desde la elaboración de plásticos, pasando por productos de limpieza y, a partir de esta iniciativa, también podrá usarse como materia prima en la fabricación de pinturas.

Las pinturas están compuestas por resina, por otra parte sólida que contiene los pigmentos, los solventes que permiten el mezclado y, también, por aditivos. El CaCO3 forma parte de los elementos sólidos y se utiliza como carga en la elaboración de las pinturas para otorgarle más peso, permitiendo que una vez pintada la superficie, el producto final tenga mayor poder cubritivo.

Revalorizar los desechos como materia prima

El proyecto elaborado en conjunto entre el Centro INTI-San Luis, a través de su Unidad Técnica de Medio Ambiente, y el Centro INTI-Procesos Superficiales logró realizar el correcto tratamiento de las cáscaras de huevo, que implicó el lavado, la reducción del tamaño y disminución de la carga orgánica (en su mayoría láminas o excrementos) y así obtener el CaCO3 para reuso industrial.

Actualmente, los técnicos del INTI trabajan para mejorar el proceso de limpieza y almacenaje con el objetivo de eliminar toda parte orgánica y evitar así la descomposición de este desecho al almacenarlo. Así lo explica la licenciada Mónica Pinto, referente del Centro INTI-Proceso Superficiales:

“Nuestra tarea es optimizar la limpieza de esas cáscaras, buscar un método de almacenaje que asegure que no se van a contaminar y que no entrará humedad, de esa manera reducimos las posibilidades del desarrollo de bacterias”

Esta iniciativa significa un avance en la industria de las pinturas y representa un aporte en el cuidado del ambiente, tal como asegura Víctor Goicoa de INTI-San Luis: “La industria percibía varios inconvenientes en cuanto a la deposición de estos residuos, ya que al no estar tratados correctamente, la materia se descomponía, produciendo una complicación en la logística de traslado”.

“Hay que poner huevo”

En Argentina la producción de huevo de gallina alcanza los 9700 millones de unidades por año, de los cuales 1276 se destinan al sector industrial. Esto produce un residuo total como cáscara de huevo de 58 260 toneladas anuales que antes eran desechadas. Del peso total del huevo el 10% corresponde a la cáscara, que está conformada principalmente por CaCO3.

En la provincia de San Luis, la cáscara de huevo proviene de la industrialización de este producto cuando se lo utiliza en forma líquida y en polvo. Así como también, la producción de panificados y alimentos contribuye en gran medida a la generación de esta materia prima.

Fuente: INTI

Compartir en redes sociales