Ciudades sustentables

¿CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE BIOECONOMÍA Y ECONOMÍA CIRCULAR?

21 de Noviembre del 2020 | 2 min lectura| Escritores
Compartir

Según el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, “la bioeconomía es un concepto que se inscribe en el marco de la economía circular, pero al mismo tiempo va más allá”. Según la Agencia Ambiental Europea (EEA), “la bioeconomía es circular por naturaleza”.

Por Roberto Andrés para Sustentartv

Según define el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura en su Programa de Bioeconomía y Desarrollo Productivo (2019), “la bioeconomía es la utilización intensiva de conocimientos en recursos, procesos, tecnologías y principios biológicos para la producción sostenible de bienes y servicios en todos los sectores de la economía. Este concepto plantea un contínuum de situaciones productivas posibles, que van desde el mejor aprovechamiento de los recursos o de las capacidades productivas subutilizadas en su potencial, hasta las oportunidades productivas emergentes a partir de la aparición de tecnologías disruptivas”.

Para el IICA, los nuevos usos y oportunidades productivas son posibles gracias a que los nuevos desarrollos de las ciencias biológicas y las ingenierías convergen y se retroalimentan con avances logrados en otros campos, lo que permite aprovecharlos según las particularidades de cada espacio productivo-institucional. “De esta manera, la bioeconomía se constituye en un marco transformador del statu quo y en una opción para el desarrollo sostenible”, señalan.

Por su parte, “la economía circular se concibe como una forma de organizar las actividades económicas donde el valor de los productos y los insumos materiales se mantenga dentro del ciclo económico durante tanto tiempo como sea posible, de manera que se logren minimizar los desperdicios descartados en el ambiente. Sus principios fundamentales son reducir, reciclar y reutilizar todo tipo de materiales, incluidos los metales, los minerales y los recursos biológicos. Por tanto, el concepto de la economía circular está pensado como remplazo del ciclo lineal de “extraer-procesar/transformar/utilizar-descartar”, típico de los procesos derivados de la Revolución Industrial. En este sentido, la bioeconomía y la economía circular son conceptos emparentados en su objetivo común de aportar a un mundo más sostenible y con una menor huella de carbono”.

En este sentido, “la bioeconomía es un concepto que se inscribe en el marco de la economía circular, pero al mismo tiempo va más allá, pues se enfoca en la “biologización” de las estrategias industriales y de consumo, el aumento de la eficiencia en el uso del carbono fósil (además de promover su sustitución por carbono sostenible) y la reducción de los impactos ambientales negativos. Son conceptos que responden a orígenes diferentes, pero deben ser considerados como complementarios y sinérgicos al definir estrategias de desarrollo congruentes con lo planteado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

Según la Agencia Ambiental Europea (EEA), “la bioeconomía es circular por naturaleza”. En su informe The circular economy and the bioeconomy (2018), señala que “los recursos biológicos están integrados en el ciclo biológico natural, que es regenerativo y sin residuos. Por lo tanto, se considera que el uso de biomateriales contribuye a la economía circular en el contexto de la política de innovación o el Plan de Acción de economía circular”.

Sin embargo, advierte la EEA, “esta noción general no tiene suficientemente en cuenta los problemas de sostenibilidad, ya que un cambio a biomateriales puede exacerbar la sobreexplotación de los recursos naturales o la alteración del ciclo de nutrientes. Además, los biomateriales procesados no son necesariamente biodegradables, como es el caso de algunos bioplásticos. Cuando se mezclan biomateriales y materiales técnicos, el reciclaje puede verse obstaculizado”. Además, “la explotación de la biomasa puede depender en efecto del uso de materiales no biológicos con un impacto ambiental considerable, como los agroquímicos”.

Los conceptos tanto de bioeconomía como de economía circular se han introducido en la Unión Europea (UE) en respuesta a las preocupaciones sobre la viabilidad a largo plazo del modelo económico predominante de uso intensivo de recursos. “Aunque de origen diferente, el primero impulsado principalmente por una agenda de innovación y el segundo por preocupaciones ambientales y la escasez de recursos, ambos tienen como objetivo contribuir a los objetivos estratégicos y operativos de la política de la Unión Europea, como los descritos en el Séptimo Programa de Acción Ambiental para vivir bien dentro de los límites ecológicos del planeta, el informe Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y la Agenda de Innovación de la Unión Europea”.

Compartir en redes sociales