Noticias

DESARROLLAN UN DISPOSITIVO DE BAJO COSTO PARA ACELERAR CICATRIZACIÓN DE HERIDAS CRÓNICAS

08 de Julio del 2022 | 2 min lectura| Sergio Sili
Compartir

Un ingeniero egresado de la Universidad Nacional del Sur y una médica del Hospital Italiano de Bahía Blanca trabajan en el desarrollo de un dispositivo de fabricación nacional y bajo costo para acelerar la cicatrización de heridas crónicas.

lesiones de alto riesgo

Las heridas crónicas como úlceras de pie diabético son lesiones de difícil cicatrización y pueden permanecer abiertas por mucho tiempo, lo que conlleva un alto riesgo de infección que puede derivar en amputación y otras complicaciones.

El tratamiento puede ir desde una simple curación diaria hasta la necesidad de recurrir a tecnologías más avanzadas, como la terapia de presión negativa, una técnica que favorece la regeneración del tejido.

difícil acceso

Sin embargo, este tipo de terapia funciona con dispositivos que en la Argentina solo se consiguen de forma importada. Debido a los altos costos, las obras sociales no suelen ofrecer esta opción y muchos pacientes que la necesitan no pueden acceder a ella.

A partir de esta necesidad, un ingeniero electrónico egresado de la Universidad Nacional del Sur (UNS) y una médica traumatóloga del Hospital Italiano de Bahía Blanca decidieron desarrollar un sistema de terapia de presión negativa de fabricación nacional y bajo costo.

Además de úlceras de pie diabético, podría usarse para otras heridas graves de lenta cicatrización.

El proyecto está en fase de prototipo y obtuvo un reconocimiento en el Concurso IB50K, organizado por el Instituto Balseiro, dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO), que premia y asesora a iniciativas de base tecnológica con impacto social.

“La principal ventaja de nuestra propuesta sería la disponibilidad en la Argentina. Hoy este tipo de equipos se consiguen solo por importación, con altos costos y, al fabricar acá, se podrían reducir. Otro aspecto innovador es que propusimos que todo el sistema de tubuladuras y apósitos se pueda fabricar con materiales descartables que se consiguen en cualquier hospital y ortopedia”, dice el ingeniero Marcos Crozzolo, uno de los autores del proyecto.

cómo es la bomba de vacío

La bomba de vacío fabricada por los especialistas bahienses mide dos por dos centímetros, mientras que el sistema completo, que incluye el control de medición de presión y la batería, posee el tamaño de un walkman. De esta manera, puede ser cargado por el paciente mientras realiza sus actividades cotidianas.

En tanto, los elementos que van en contacto con el paciente están hechos con materiales descartables que se dispondrían en forma de kit para ir renovando luego de cada uso. Si bien en esta etapa es difícil calcular cuál sería el costo final, Crozzolo estima que podría representar entre un 60% y un 80% del precio al que actualmente se consiguen los importados. (UNSAM)

Compartir en redes sociales