Residuos

DETECTAN LLUVIA DE MICROPLÁSTICOS

15 de Agosto del 2020 | 2 min lectura| escritores
Compartir

“Los microplásticos estuvieron presentes en el 98 % de todas las muestras secas y húmedas analizadas”, señalan especialistas en cuencas hidrográficas de la Universidad Estatal de Utah.

Por Roberto Andrés para Sustentartv

Especialistas del Departamento de Ciencias de Cuencas Hidrográficas de la Universidad Estatal de Utah detectaron “lluvia plástica en áreas protegidas de Estados Unidos”. Según informaron en un estudio publicado el pasado 13 de junio en la revista Science, perteneciente a la Asociación Americana por el Avance de la Ciencia, “los microplásticos estuvieron presentes en el 98 % de todas las muestras secas y húmedas analizadas en áreas protegidas de los Estados Unidos”.

“Cuantificamos las consecuencias de los microplásticos primarios y secundarios en 11 áreas remotas y protegidas, tanto en la deposición atmosférica húmeda, recolectada a intervalos de una semana durante la precipitación ocurrida, y la deposición atmosférica seca, recolectada a intervalos mensuales o bimensuales”, indican los autores.

“Mostramos que los centros urbanos y la resuspensión del suelo o del agua son las principales fuentes de plásticos depositados en húmedo. Por el contrario, los plásticos depositados en condiciones secas eran de menor tamaño y las tasas de deposición estaban relacionadas con índices que sugieren un transporte global o de mayor alcance”, especifican.

Las once áreas protegidas analizadas son el Gran Cañón (Arizona), la cordillera Wind River (Wyoming), los Cráteres de la Luna (Idaho), las Montañas Rocosas (Colorado), los Árboles de Josué (California), el desierto de High Uintas (Utah), la Tierra de Cañones (Utah), el desierto de Indian Peaks (Colorado), el Río del Este (Colorado), la Gran Cuenca (Nevada) y el Cañón Bryce (Utah).

“Aproximadamente el 70 % de las partículas estaban dentro del rango de tamaño para el transporte de polvo de largo alcance, e incluso global (<25 mm), mientras que la mayoría de las longitudes de fibra sugirieron transporte regional (10 a 1000 km)”, señalaron. Los tamaños de las partículas de plástico variaban entre los 4 y 188 milímetros (mm), mientras que los de fibra oscilaron entre los 20 mm y los 3 mm aproximados, con anchos y profundidades promedio de 18 y 6 mm, respectivamente.

El mundo produjo 348 millones de toneladas métricas de plástico en 2017, y este número crece cada año en un 5 % aproximadamente. “Se proyecta que 11 mil millones de toneladas métricas de plástico se acumularán en el medioambiente para el 2025”, informan.

La fragmentación progresiva conduce a la presencia de plásticos secundarios en ambientes terrestres, de agua dulce, atmosféricos y marinos. La gran contradicción de este material es que su resistencia y longevidad extremadamente altas determinan su utilidad, “pero estas mismas características conducen a la acumulación desenfrenada de materiales sintéticos en casi todos los ecosistemas del planeta”.

“Aunque recientemente se han documentado microfibras atmosféricas en Europa y el Ártico, la ruta de los microplásticos primarios o secundarios (microfibras y partículas) a la atmósfera no ha sido clara”, advierten los especialistas. “Utilizando datos espaciales y temporales de alta resolución, probamos si los plásticos depositados en condiciones húmedas o secas tienen historias de vida atmosférica distintas.

“Comprender las fuentes de los microplásticos en la atmósfera, tanto en términos de puntos de emisión como de productos básicos, nos permitirá, a su vez, implementar soluciones relevantes a escala para mitigar la contaminación plástica”, señalaron los investigadores.

El estudio, titulado Plastic rain in protected areas of the United States, estuvo a cargo de Janice Brahney, Margaret Hallerud y Eric Heim, del Departamento de Ciencias de Cuencas Hidrográficas de la Universidad Estatal de Utah, Maura Hahnenberger, del Departamento de Geociencias de Salt Lake Community College, y de Suja Sukumaran, de la División de Análisis de Materiales y Estructuras Thermo Fisher Scientific, de California.

Compartir en redes sociales