drones: el futuro de la conservación de los océanos

Los sistemas no tripulados, como los drones, se utilizan cada vez más en una variedad de campos, desde la patrulla fronteriza hasta la cinematografía, para mostrar simplemente su nuevo juguete con los vecinos. Gracias a la rápida mejora de la tecnología, la durabilidad y la inteligencia artificial, estos sistemas no tripulados también muestran una promesa significativa en el campo de la conservación de los océanos. Los científicos pueden ahorrar tiempo y recursos significativos al recopilar datos, mapear especies y monitorear enormes áreas del océano a las que no se puede llegar en barco.

"Los drones están cambiando fundamentalmente la forma en que monitoreamos y administramos nuestro entorno", dijo el capitán del Instituto Nacional Oceánico y Atmosférico, Brian Taggart, a DroneLife. Taggart explicó que los sistemas no tripulados pueden ayudar a los científicos a rastrear la abundancia y distribución de especies en peligro de extinción, patrullar la pesca ilegal y monitorear áreas que podrían ser difíciles de alcanzar para los barcos, como los arrecifes poco profundos.

RanMarine, una empresa de tecnología holandesa, ha lanzado un dron flotante llamado "WasteShark" en varios países. Este dron controlado a distancia o que se ejecuta de manera autónoma recolecta basura flotante a un ritmo de 130 libras por viaje, lo que equivale a 15 toneladas de desechos cada año. Piense en ello como una aspiradora Roomba grande, de alta tecnología y que se come la basura para la superficie del océano. Además de aliviar la basura, el robot también puede probar la calidad del agua y eliminar aceites, productos químicos y algas dañinas, todo ello sin amenazar a la vida silvestre.

WasteShark

"WasteShark es más barato, más ecológico, más efectivo y menos perjudicial que otros métodos para lidiar con la basura marina", dijo al Daily Mail el Director comercial de RanMarine, Oliver Cunningham.

Mapeo y medición aérea.

Los drones también se utilizan para recopilar datos en todo el mundo, desde el Caribe hasta la Antártida. El sitio web de conservación Monga Bay informó que los científicos en la Antártida están utilizando imágenes de aviones no tripulados para medir y monitorear las poblaciones de focas leopardo. Esta tecnología les ahorra a los investigadores enormes cantidades de tiempo, dinero y recursos en comparación con los negocios como de costumbre; Capturando físicamente, sedando y luego liberando cada sello que miden. Con un promedio de 800 libras cada uno, este es un esfuerzo enorme y costoso que también interrumpe a la población de focas.

Los investigadores realizaron un estudio para comparar los resultados de los sellos medidos con drones en comparación con los que miden con la mano y encontraron que los resultados solo variaron de dos a cuatro por ciento.

“Debido a que nos tomamos el tiempo para desarrollar esta técnica y verificar que está haciendo lo que creemos que está haciendo, podemos sentirnos seguros de recopilar información de monitoreo en el futuro que nos ayudará a entender la función del ecosistema y también nos dará mejores datos para respaldar los esfuerzos de conservación. ", Dijo el científico principal Douglas J. Krause a la bahía de Monga.

Los drones dan a los estudiantes una nueva perspectiva

Los drones también se pueden utilizar para fines educativos al brindar a los científicos, investigadores, estudiantes y público en general una hermosa vista panorámica de los ecosistemas marinos y proyectos de restauración que de otra manera nunca podrían ver de cerca. The Nature Conservancy usó drones para enseñar a los estudiantes en Grenada acerca de un proyecto de restauración de arrecifes de coral y usó la tecnología de robot impresionante para desplazarse sobre la infraestructura del proyecto y convencer a los estudiantes de lo interesante que puede ser la conservación del océano.

Acabando con los drones en los parques

Con el avance de la tecnología y la disminución de los precios, parece que todos tienen un avión no tripulado ahora, y muchos gobiernos locales y estatales están tomando medidas enérgicas contra su uso en los parques. Todos los aviones no tripulados han sido prohibidos recientemente en el parque costero de San Luis Obispo en California, donde las autoridades argumentan que los sistemas no tripulados perturban tanto la vida silvestre como las experiencias recreativas del público. Por ejemplo, los usuarios de drones no calificados han sido citados por aterrizar accidentalmente drones en islas de roca habitadas por focas para tomar el sol. Otros han asustado a las aves desde sus nidos, mientras que otros pierden sus drones y pisotean ecosistemas frágiles para recuperarlos. El uso de aviones no tripulados para la investigación científica todavía está permitido con un permiso y un piloto entrenado.

¿Los drones están tomando trabajos?

Hay muchos ejemplos de cómo la tecnología de aviones no tripulados mejora la conservación del océano, pero ¿cómo afecta esta tecnología artificial a los pescadores locales, guardaparques y otros medios de vida basados ​​en el océano? La National Geographic Society recientemente otorgó a la empresa marroquí ATLAN un Premio del Día Mundial de los Océanos por su avión no tripulado que puede identificar, reconocer y alertar a las autoridades de actividades de pesca ilegal a lo largo de 435 millas, mucho más de lo que los guardabosques en una lancha a motor podrían lograr.

Esto parece ser un gran logro para proteger a las poblaciones de peces, especialmente cuando más del 80 por ciento de las pesquerías del mundo están gravemente sobrepescadas. Sin embargo, muchas áreas marinas protegidas, donde la pesca está prohibida, se establecieron sin consultar con los pescadores de subsistencia y en pequeña escala. A pesar de sus beneficios para los ecosistemas, las áreas marinas protegidas a menudo pueden causar el desplazamiento y la criminalización de las culturas y formas de vida tradicionales sin ofrecer alternativas realistas.

"La idea de que la conservación requiere vaciar la tierra de sus habitantes habituales no reconoce que los Pueblos Indígenas y las comunidades locales son los guardianes más efectivos y eficientes", escribió Lindsay Brigda, de Rights and Resources, en su publicación, Cornered by Protected Areas.

Muchas organizaciones ambientales están haciendo un esfuerzo decidido para consultar con las comunidades locales y desarrollar empleos en áreas como el ecoturismo y la conservación. Con su amplio conocimiento de las aguas navegadas, a los pescadores a menudo se les asigna empleos como guardaparques, una oportunidad para ganarse la vida protegiendo las especies que solían explotar.

Los drones, como la mayoría de los servicios de inteligencia artificial, todavía faltan muchos años para reemplazar completamente la necesidad de los humanos, pero un esfuerzo concertado para proteger los puestos de conservación y el presupuesto ya limitados para las personas desplazadas es de suma importancia.

Imágenes a través de Shutterstock/Fuente Inhabitat

SabrinaPin
0