Movilidad sustentable

EFECTOS AMBIENTALES POSITIVOS DEL DESARROLLO DEL FERROCARRIL DE CARGA

16 de Agosto del 2020 | 2 min lectura| escritores
Compartir

“Mover la carga por ferrocarril en lugar de camión reduce las emisiones de gases hasta en un 75 %, en promedio”, señala la Asociación de Ferrocarriles Estadounidenses en un nuevo informe.

Por Roberto Andrés para Sustentartv

Debido a su eficiencia, “mover la carga por ferrocarril en lugar de camión reduce las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 75 %, en promedio”, señaló la Association of American Railroads (AAR) en su informe técnico The Positive Environmental Effects of Increased Freight by Rail Movements in America, presentado en junio de este año

Según el análisis de datos federales, si el 25 % del tráfico de camiones que se desplaza por lo menos 750 millas (1.200 kilómetros, casi la distancia entre Ciudad de Buenos Aires y Neuquén) fuera transportado por ferrocarril, “el ahorro anual de combustible sería de unos 1.200 millones de galones con una reducción correspondiente de las emisiones de gases de efecto invernadero de aproximadamente 13.1 millones de toneladas”.

Pero si el 50 % del tráfico de camiones fuera reemplazado por el ferrocarril, el ahorro sería de 2.3 mil millones de galones con una reducción en las emisiones de gases de 26.2 millones de toneladas.

El grupo comercial, que representa a los principales ferrocarriles de carga de Estados Unidos, México y Canadá, estima el impacto en las emisiones del aumento de los movimientos de carga por ferrocarril en los Estados Unidos evaluando los datos del Marco de Análisis de Carga de la Administración Federal de Carreteras (FHWA).

El transporte es la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos, representando el 27 % de las emisiones totales, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

Mientras “los vehículos de pasajeros contribuyen con el 60 % de las emisiones totales relacionadas con el transporte”, los camiones de servicio mediano y pesado contribuyen con “el 23 % de las emisiones relacionadas con el transporte”. Sin embargo, “los ferrocarriles de carga de Estados Unidos representan solo el 2,1 % de las emisiones relacionadas con el transporte” (el 0,6 % de las emisiones totales).

Los pronósticos de la Administración Federal de Carreteras (FHWA) sugieren que los envíos totales de carga aumentarán de 18.6 mil millones de toneladas en 2018 a 24.1 mil millones de toneladas en 2040, un aumento del 30 %. “Por lo tanto, debe hacerse la pregunta: ¿cómo puede coincidir el aumento de los movimientos de carga con el objetivo bipartidista de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero?”.

Estados Unidos está conectado por el mejor sistema ferroviario de carga del mundo. Los ferrocarriles no solo entregan 4,5 millones de toneladas de mercancías a puertos, fabricantes, centros de distribución, empresas y más, todos los días, sino que, en promedio, son de tres a cuatro veces más eficientes en combustible que los camiones.

“Los ferrocarriles han realizado importantes mejoras operativas y tecnológicas para elevar la eficiencia del combustible, lo que es muy prometedor para abordar este desafío”, indican. “El aumento de los movimientos de carga por ferrocarril tendría un efecto real y positivo en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero”.

De 1980 a 2019, los ferrocarriles de carga de Estados Unidos gastaron más de $ 710 mil millones, de sus propios fondos, no de los contribuyentes, en gastos de capital y gastos de mantenimiento relacionados con locomotoras, vagones de carga, vías, puentes, túneles, tecnología y otra infraestructura y equipo.

“Si los movimientos de camiones de larga distancia existentes se cambiaran al ferrocarril, los ahorros de combustible y las reducciones de gases de efecto invernadero serían sustanciales. Cuanto mayor sea el cambio de camiones a trenes, mayores serán los ahorros de combustible y las reducciones de gases de efecto invernadero”, aseguran.


Compartir en redes sociales