Ambiente

EL AGUA NO SE VENDE: ARCIONI ANUNCIÓ QUE DEROGARÁN LEY DE ZONIFICACIÓN MINERA

20 de Diciembre del 2021 | 2 min lectura| Roberto Andres
Compartir

No pasaron más de cinco días desde que la Legislatura chubutense aprobó la repudiada zonificación que habilitaría la megaminería en Telsen y Gastre y el Gobernador Mariano Arcioni ya anunció que impulsará su derogación. Este freno a una ley hecha a la medida de la canadiense Pan American Silver es un triunfo de las enormes movilizaciones populares que recorrieron la provincia y volvieron a demostrar que la actividad no tiene licencia social. 

Además de comunicar la derogación, que deberá hacerse efectiva en la sesión virtual convocada para este martes 21, Arcioni anunció que convocará un plebiscito “a nivel provincial para escuchar a todas las voces del pueblo”, aunque no brindó más detalles al respecto. 

NO EXISTE CONSENSO NI LICENCIA SOCIAL

El proyecto de derogación, presentado inmediatamente después de la sanción por diputados que votaron en contra, destaca entre sus fundamentos la ausencia de convocatoria a organizaciones sociales y científicas para evaluar alternativas productivas para la zona de la meseta. “No se puede seguir pensando las actividades económicas con impacto ambiental exclusivamente desde la lógica de negocios”, dice el proyecto, que concluye que “no existe consenso, ni licencia social ni científica para llevar adelante la minería metalífera planteada en la ley”. 

La defensa del agua cobró protagonismo masivo en un contexto de escasez y profundización de la desertificación de la meseta patagónica. Según el informe del Conicet-Cenpa presentado en febrero de este año en la Legislatura chubutense, “la megaminería representa un escenario de amenaza frente a un sistema ambiental vulnerable”, en especial ante la emergencia hídrica y por lo que significan los acuíferos de las cuencas de Gastre y Sacanana en tanto reservorios para generaciones futuras. 

La actividad, que demanda millones de litros diarios de agua en una provincia con un solo río, intensificaría la crisis de abastecimiento que ya sufren varios departamentos, ya sea por bajo caudal, mala calidad (acumulación de sedimentos) o problemas de infraestructura. 

El retroceso de Arcioni, que había promulgado la ley XVII N° 149 a través del Decreto 1285/21, llegó tras marchas y protestas duramente reprimidas por la Policía provincial. Aunque Gabriela Cerruti, portavoz de la Presidencia, declaró que el Gobierno “no avala ningún tipo de represión”, Alberto Fernández, que se había mostrado favorable a la zonificación, no se pronunció sobre el conflicto socioambiental. Tampoco lo hizo Juan Cabandié, ministro de Ambiente.

AMPLIA SOLIDARIDAD CON CHUBUT EN DEFENSA DEL AGUA

La sanción del proyecto 128/20 había sido bienvenida por el Consejo Federal de Minería, que la calificó como un “importante paso hacia adelante” para el “desarrollo de la industria” en la provincia y el país. Entre los sectores que se habían manifestado en contra y denunciaron la represión están el Conicet-Cenpa, el CELS, Jóvenes por el Clima, la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, Garganta Poderosa, Ni Una Menos, Confederación Mapuche de Neuquén (Zonal Xawvn Ko), APDH, Conadu Histórica, CTA Autónoma de Río Negro, FIT Unidad, el Concejo Deliberante de Trelew, Ecohouse, Serpaj, Red Nacional de Humedales, UTT, Suteba, ATE Capital, entre muchísimos otros sectores sindicales, estudiantiles, organizaciones socioambientales, feministas y de derechos humanos. 

El premio nobel de la paz Adolfo Pérez Esquivel y la madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas encabezaron el arco de personalidades que se solidarizaron con la lucha del pueblo de Chubut en defensa de sus bienes comunes. Junto a ellos estuvieron la socióloga Maristella Svampa, los abogados ambientalistas Enrique Viale y Rafael Colombo, Darío Sztajnszrajber, Rita Segato, los periodistas Soledad Barruti, Alejandro Bercovich y Sergio Elguezábal, las actrices Nancy Duplaá y Laura Azcurra, los diputados nacionales Myriam Bregman y Nicolás del Caño, y las escritoras Claudia Piñeiro y Gabriela Cabezón Cámara, entre otras.

La Asamblea No a la Mina de Esquel, localidad que hace casi dos décadas rechazó la instalación de una mina de oro, manifestó apenas conocida la noticia que “el plebiscito ya está ahora mismo en las calles”. En el mismo sentido, la Unión de Asambleas de Comunidades expresó que “el pueblo ya decidió en las calles y se mantiene hasta la derogación definitiva”.


Compartir en redes sociales