Noticias

EL GAS METANO EN LA MIRA DE LA COALICIÓN CLIMA Y AIRE LIMPIO

23 de Mayo del 2021 | 2 min lectura| RobertoAndrés
Compartir

El metano es un gas de efecto invernadero extremadamente poderoso, responsable del 30 % del calentamiento global que ha tenido lugar desde la época preindustrial. Sus emisiones están aumentando más rápido desde que comenzó a registrarse en la década de 1980 y, a pesar de la desaceleración económica inducida por la pandemia, su concentración atmósfera se disparó a niveles récord, según los datos publicados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA).

Sin embargo, a diferencia del CO2, que permanece en la atmósfera durante cientos de años, el metano comienza a descomponerse rápidamente y desaparece al cabo de una década. Esto significa que disminuir sus emisiones ahora puede reducir rápidamente la tasa de calentamiento a corto plazo.

REDUCCIÓN DE EMISIONES DE METANO DE UN 45 % PARA 2030

Según la evaluación Global Methane Assessment: Benefits and Costs of Mitigating Methane Emissions publicada el pasado 6 de mayo por la Coalición Clima y Aire Limpio (CCAC) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), las emisiones de metano podrían reducirse hasta un 45 % lo que contribuiría a cumplir con el objetivo del Acuerdo de París. La evaluación integra por primera vez los costos de la contaminación del aire y el calentamiento global y los beneficios de la mitigación del metano.

“Las medidas específicas de metano disponibles, junto con medidas adicionales que contribuyen a los objetivos de desarrollo prioritarios, pueden reducir simultáneamente las emisiones de metano causadas por el hombre hasta en un 45 %, o 180 millones de toneladas al año (Mt/año) para 2030. Esto evitará casi 0,3° C de calentamiento global para la década de 2040 y complementará todos los esfuerzos de mitigación del cambio climático a largo plazo”, indica la evaluación.

“También, cada año, evitaría 255.000 muertes prematuras, 775.000 visitas hospitalarias relacionadas con el asma, 73.000 millones de horas de trabajo perdido por calor extremo y 26 millones de toneladas de pérdidas de cultivos en todo el mundo”, agrega.

LOS BENEFICIOS SUPERAN LOS COSTOS

Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA, declaró a propósito de la publicación: “Reducir el metano es la vía más eficaz que tenemos para frenar el cambio climático durante los próximos 25 años, y complementa los esfuerzos necesarios para reducir el dióxido de carbono. Los beneficios para la sociedad, las economías y el ambiente son numerosos y superan con creces el costo. La cooperación internacional es indispensable para reducir las emisiones de metano lo más posible en esta década”.

Por su parte, Rick Duke, asesor principal del enviado especial de la presidencia de Estados Unidos sobre Cambio Climático, aseguró: “El metano representa casi una quinta parte de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y, ahora que el mundo está actuando para reducir gradualmente los hidrofluorocarbonos a través del Protocolo de Montreal, es el principal contaminante climático de corta duración que debe abordarse para hacer posible la meta de 1,5° C. Estados Unidos está comprometido a reducir las emisiones de metano a nivel nacional, pero también mundial. Seguiremos colaborando con la CCAC en esta prioridad climática”.

METANO EN COMBUSTIBLES FÓSILES, DESECHOS Y AGRICULTURA

El informe señala que la mayoría de las emisiones de metano causadas por el hombre provienen de tres sectores: combustibles fósiles, desechos y agricultura. En el sector de los combustibles fósiles, la extracción, el procesamiento y la distribución de petróleo y gas representan el 23 % de las emisiones, mientras que la minería del carbón el 12 %. En el sector de los desechos, los vertederos y las aguas residuales representan aproximadamente el 20 % de las emisiones. En el sector agrícola, las emisiones de ganado provenientes del estiércol y la fermentación entérica representan alrededor del 32 % y el cultivo de arroz el 8 % de las emisiones.

La evaluación también identifica medidas dirigidas específicamente al metano. Al implementar estas soluciones fácilmente disponibles, las emisiones de metano pueden reducirse un 30 % para 2030. La mayoría se encuentra en el sector de los combustibles fósiles, donde es relativamente fácil localizar y reparar las fugas de metano y reducir su liberación. También existen medidas específicas para los sectores de los residuos y la agricultura”.

Compartir en redes sociales