Ciudades sustentables

EL ROL DE LAS CIUDADES EN LOS ESFUERZOS HACIA UNA TRANSICIÓN ENERGÉTICA

19 de Marzo del 2021 | 3 min lectura| RobertoAndrés
Compartir

Hoy son mil millones las personas que viven en ciudades que cuentan con objetivos de energías renovables, una cuarta parte de la población urbana mundial.

Por Roberto Andrés para Sustentartv

Las ciudades pueden jugar un rol esencial en la lucha contra las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación del aire. Las prohibiciones de los combustibles fósiles se multiplicaron por cinco en 2020 y la pandemia ha puesto de relieve la batalla global urbana por un aire más limpio y un mejor futuro.

Así lo indica la edición 2021 del Renewables in Cities Global Status Report de REN21, un informe publicado este jueves 18 de marzo que realiza un balance de los esfuerzos de transición energética de las ciudades en todo el mundo, y que revela que alrededor de mil millones de personas viven en ciudades que cuentan con un objetivo o política de energías renovables.

“Los Gobiernos de las ciudades utilizan diferentes tipos de objetivos, políticas y acciones para mostrar su ambición de energía renovable”, señala REN21. “En general, más de mil millones de personas, alrededor del 25 % de la población urbana, vivían en una ciudad con un objetivo o una política de energía renovable en 2020”.

AUMENTO DEL CONSUMO DE ENERGÍA URBANA

La ambición de las ciudades de apoyar el despliegue de las renovables es relevante porque el uso de energía urbana ha aumentado drásticamente en las últimas décadas. En 1990 las ciudades representaban menos de la mitad (45 %) del uso global de energía final, pero para 2018 esta proporción había aumentado a alrededor de las tres cuartas partes.

Hoy las ciudades liberan una proporción similar de emisiones de CO2 relacionadas con la energía a nivel mundial. Según el informe, “las ciudades albergan ahora a más del 55 % de la población mundial, y los habitantes urbanos de todo el mundo se ven afectados negativamente por la quema de combustibles fósiles”.

“La demanda de energía en las ciudades ha aumentado en todos los sectores de uso final (energía, transporte, industria y edificios) debido principalmente al aumento del crecimiento de la población mundial, la urbanización y la actividad económica urbana”, indican.

POTENCIAL URBANO INFRAUTILIZADO

Con su impacto a escala, las ciudades son nuestra mejor apuesta para planificar, desarrollar y construir un futuro renovable. Sin embargo, con demasiada frecuencia, su potencial de transformación permanece enormemente infrautilizado”, sostiene la directora ejecutiva de REN21, Rana Adib.

“Es un trabajo difícil el convertir en realidad las ambiciones de bajas emisiones de carbono en entornos ya construidos y densamente poblados. Los Gobiernos nacionales deben colocar el dinero, la capacidad y, sobre todo, los poderes legislativos en manos de las autoridades locales”, agrega.

El Renewables in Cities Global Status Report señala que las operaciones a nivel municipal representan solo un pequeño porcentaje del uso de energía urbana, incluidos los edificios públicos, los servicios municipales y las flotas de vehículos. La mayor parte se utiliza a nivel de toda la ciudad, en forma de electricidad, calefacción y refrigeración (para edificios residenciales, comerciales y actividades industriales) y transporte privado.

AVANCES, PERO AÚN ES INSUFICIENTE

A menudo, la compra de electricidad renovable para operaciones urbanas es uno de los primeros pasos que toman los líderes locales. Según Adib, “ciudades como Hamburgo, San Francisco y Shanghai muestran que cuanto más ambiciosas son, más firme se hace la idea de tener energías renovables en todas partes. Las ciudades imponen estrictos códigos de edificación y obligaciones de energía renovable. Pero lo más importante es que establecieron una fecha límite para el uso de gas, petróleo y carbón”.

En 2020 fueron 43 las ciudades que ya lo habían hecho y aplicaron prohibiciones de combustibles fósiles en el sector de calor y transporte, cinco veces más que en 2019. Así, una cuarta parte de la población urbana mundial vive en ciudades donde tienen un objetivo o una política de energía renovable.

Sin embargo, para la directora ejecutiva de REN21 esto no es suficiente. “Por muy inspiradores que sean estos ejemplos todavía estamos muy lejos de lo que se necesita para frenar el cambio climático a tiempo”, concluye Adib.

Compartir en redes sociales