Ciudades sostenibles

SALLIQUELÓ: UN PUEBLO QUE DEJA HUELLAS

26 de Setiembre del 2019 | 2 min lectura| SabrinaPin
Compartir

"Nace un niño, nace un árbol"

Tal el nombre de la iniciativa, ya lleva plantado alrededor de 3.500 árboles en espacios públicos de la localidad, siempre amenazada por el pampero.

Salliqueló es uno de los distritos más pequeños de la provincia de Buenos Aires, sólo tiene un pueblo (Quenumá) además de la ciudad cabecera. En total son 9.000 habitantes, distribuidos en 80.000 hectáreas. Está en el límite con La Pampa.


"Cada vez que cruzo el paso a nivel, sé que el tercer pino es el árbol de mi hijo", afirma emocionado Juan Jáuregui, director de cultura de Salliqueló, al referirse al innovador programa que hace 24 años está activo en su ciudad, en el oeste de la provincia de Buenos Aires.

El Programa, y el éxito que tuvo, se replicó al vecino Distrito de Pellegrini, también de similares características que Salliqueló, con pocos habitantes y apoyado en el límite pampeano. "Homenajeamos cada vida nueva que tenemos", afirma Fabiana Benítez, directora del Hospital Municipal, y pediatra. Ella impulsó la idea. En los cuatro años que está activo el Programa, se plantaron 186 árboles en distintos lugares públicos de la propia Pellegrini, pero también en Bocayuva y De Bary, dos de las localidades del Distrito.

¿CÓMO FUNCIONA?


Una vez al año, después de la primavera, todas las familias que han tenido hijos reciben un árbol y una plaqueta con el nombre del niño, que quedará a un costado. El área de Espacios Verdes del Municipio elige un predio y hacen una ceremonia que convoca a miles de vecinos. "Ya no nos están quedando lugares para plantar", explica Juan Martín Alfonso, responsable del área.

"Nuestro pueblo es muy pequeño, una vez al año, festejamos el nacimiento de todos los bebes que nacen. Es una ceremonia familiar, pero en comunidad", explica Juan. El proyecto surgió hace 24 años, en aquel entonces Graciela Rojas era la bibliotecaria de la Biblioteca Pública Andrés Sanseau y tuvo la idea: plantar un árbol por cada niño que naciera en el pueblo, y también en ese mismo acto, regalarle un libro. Esta destacada vecina falleció en el 2007, pero su vida se perpetuó en la continuidad de su proyecto. "Es una celebración. El pueblo poco a poco se va forestando, y también va creciendo en población", resume Juan.

Trabajo en equipo


Por año nacen en Salliqueló entre 130 y 150 niños. El Programa es posible gracias a un trabajo en equipo. Desde el área de Salud, en septiembre hacen una lista de todos los nacimientos que se han producido desde ese mes del año pasado hasta el actual. Desde Cultura cursan invitaciones a las familias que son repartidas por los policías que andan por la calle. En la Biblioteca preparan las plaquetas de metal, los libros para regalar, y en Espacios Verdes, junto Obras Públicas, eligen el lugar que intervendrán con árboles. Plazas, avenidas y parques son los sitios valorados, últimamente elegieron los amplios terrenos que pertenecen al Ferrocarril. "Fundamentalmente, es una jornada de concientización", explica Alonso.


"Hace 24 años que la hacemos, es decir, que hay 24 nuevos espacios verdes en el pueblo", agrega.El primer fin de semana de octubre, cuando ya pasaron los meses ventosos se hace la ceremonia. Cada bebé es acompañado por sus padres, pero también participan sus hermanos, padrino o madrina, tíos, abuelos y vecinos. "Es multitudinario e íntimo a la vez, ese día celebré el nacimiento de mi hijo plantando un árbol", recuerda Juan. Los padres en ese momento también colocan la placa con el nombre de su bebé, nombrando al árbol para siempre. La Biblioteca les da, además del libro de regalo, un juguete de madera hecho por artesanos del pueblo y un certificado donde consta que ese árbol de ahora en más es de él. Como tal, deberá cuidarlo.

Regar el árbol

"Cuando pasamos por la plaza nuestro hijo señala su árbol y quiere ir a regarlo", comenta Maru Brancamonte, vecina de Salliqueló. Es madre de dos niños, es decir, tiene dos árboles. El mayor, una magnolia, y el menor una araucaria. "Ellos verán crecer esos árboles, pero también sus hijos y sus nietos", afirma su padre Pablo Magín. La conservación de los árboles se realiza desde Espacios Verdes, pero también la propia familia es responsable del cuidado de la planta. "Enseñamos a los niños a cuidarlos mucho en sus primeros años de vida, así como pasa con ellos", sostiene Juan. "La idea es que los niños crezcan junto al árbol y ambos sigan conectados", resume Juan.

Todas las especies que se plantan son elegidas conforme la necesidad del lugar donde se van a colocar. "El oeste bonaerense es muy ventoso, y necesitamos cortinas contra el viento", afirma Alfonso. Álamos, sauces, casuarinas, frescos, pinos y eucaliptus medicinal son algunas de las especies que se plantan. Al seleccionar un lugar, se hace un diseño paisajístico. La Municipalidad tiene un gran vivero que produce hasta 7.000 ejemplares por año. Todos los árboles que se usan para el Programa Nace un niño, nace un árbol, llegan desde el vivero.

También se plantan árboles en Quenumá, con apenas 600 habitantes, aquí nacen entre 8 a 12 niños anualmente, la misma cantidad de árboles son plantados. "A nosotros nos costó mucho tener familia, y el árbol que tenemos tiene una significación muy especial", afirma Claudia González, vecina de Quenumá. Al igual que sucede con otros niños, Camila, su hija de apenas tres años, le pide ir a ver su árbol para regarlo y sacarle los yuyos.

Fuente: la Nación




Compartir en redes sociales