Noticias

ESTO PASARÁ SI NO LIMITAMOS EL CALENTAMIENTO GLOBAL

14 de Octubre del 2018 | 2 min lectura| RobertoAndrés
Compartir

La Fundación Vida Silvestre (WWF por su sigla en inglés) publicó y difundió hace pocos días un nuevo informe científico sobre el calentamiento global y sus consecuencias. Este informe, realizado por El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) evalúa la posibilidad de limitar el calentamiento global a 1,5°C para evitar una extensa lista de graves problemas ambientales. Fue aprobado por 195 gobiernos y alerta sobre la necesidad de accionar urgentemente para lograrlo, porque todavía estamos a tiempo de cambiar el rumbo del planeta.


Los gobiernos podrán tenerlo como guía para la toma de decisiones sobre las acciones climáticas a desarrollar. Es el texto centífico más importante sobre cambio climático que busca contribuir a mejorar los compromisos climáticos nacionales bajo el  Acuerdo de París.  

EL LÍMITE: 1,5°

Al parecer, resulta más seguro limitar el aumento de la temperatura en 1,5° que en 2° en términos de impacto climático. Un comunicado de prensa de la Fundación Vida Silvestre Argentina señala que "permitir que la temperatura global aumente en 2° con respecto a los niveles preindustriales tendrá consecuencias devastadoras que incluyen la pérdida de hábitats naturales y especies, la disminución de los casquetes polares o el aumento del nivel del mar".

Todas estas circunstancias tendrán, por lo tanto, un impacto en nuestra salud, en nuestros empleos, en la seguridad humana y en el crecimiento económico...

CONSECUENCIAS PARA EL MUNDO

En uno de los capítulos del informe se explican las consecuencias que tendría un calentamiento global de 1,5ºC y el agravamiento que supondría un calentamiento de 2ºC en la Tierra. 

Podemos citar algunos de los muchos problemas para el mundo:

  • Aumentarían las temperaturas en prácticamente todo el planeta, aunque la diferencia sería especialmente significativa en el Polo Norte.
  • Las noches, tan necesarias en los períodos de mucho calor, serían también más cálidas, especialmente en el hemisferio norte, hasta 10 grados más cálidas en el Polo.
  • Se seguirían batiendo récords de temperatura, como ha ocurrido el pasado verano y aumentarían las víctimas de las olas de calor y los incendios.
  • Los episodios de precipitaciones serían más frecuentes, sobre todo en el hemisferio norte "en todas las temporadas", excepto en verano en el sur de Europa. Alaska, Canadá, Groenlandia, el Norte de Europa y el Norte de Asia es donde más aumentarían las precipitaciones.
  • Pero también aumentaría la sequía. España y algunas partes de Centroamérica estarían entre las zonas geográficas más afectadas por la falta de precipitaciones. La región del Mediterráneo, en todas sus orillas, será una de las más afectadas. También la Amazonía.
  • Las selvas del planeta y los bosques boreales se encuentran amenazados y sufrirían importantes cambios.
  • La temperatura de los océanos seguiría aumentando, provocando tormentas más intensas e inundaciones en zonas costeras.
  • La vida marina en peligro. Con un aumento de la temperatura de 2ºC es "muy probable" la extinción del 99% de los arrecifes de coral del mundo. Con medio grado centígrado menos la cifra sería de entre el 70% y el 90%.
  • La pérdida de sus hábitats naturales significa poner muchas especies en riesgo de extinción.
  • La agricultura y la ganadería también sufrirían los efectos del calentamiento.

Hasta el momento, se estima que la actividad humana ha aumentado la temperatura global en 1º C respecto a la era preindustrial y las consecuencias ya se pueden  sentir en todo el planeta.

ARGENTINA YA ASUMIÓ SU RESPONSABILIDAD CLIMÁTICA

Tanto en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero como en la promoción de las medidas de adaptación al cambio climático necesarias para disminuir el impacto ambiental, económico y social, nuestro país demostró avances importantes. Sobre todo, ratificando su adhesión al acuerdo de París a través de una Ley Nacional.

Sin embargo, el nivel de ambición climática en nuestro país puede, y debe, ser aún mayor. Manuel Jaramillo, Director General de Fundación Vida Silvestre Argentina afirmó:

“De las poco más de 180.000 hectáreas deforestadas en 2017, algo más de 100.000 fueron en áreas legalmente protegidas por la Ley de Bosques. El hecho de simplemente cumplir la Ley y sancionar a los responsables por no hacerlo sería un gran paso para luchar contra el cambio climático. La oportunidad de nuestro país es el desarrollo sustentable y climáticamente inteligente; no podemos, otra vez, dejar escapar esa oportunidad”.

También se indica la necesidad de revisar en forma urgente las políticas contradictorias que promueven la transformación de áreas naturales para establecer nuevas áreas de cultivos; o que subsidian el desarrollo de infraestructura para la extracción de hidrocarburos con métodos altamente cuestionados a nivel internacional.

EL INFORME 

El responsable del Programa global de Clima y Energía de WWF, Manuel Pulgar-Vidal, dijo: “Los gobiernos pidieron este informe. Ahora que ya lo tienen, deben hacer caso a la ciencia para evitar los peores impactos del cambio climático. Limitar el calentamiento a 1,5ºC es posible, necesario y urgente. Traspasar esta cifra no es inevitable pero no podemos retrasar más la acción global. La diferencia entre ‘imposible’ y ‘posible’ está en el liderazgo político. Lo que necesitamos ahora es un fuerte compromiso para asegurar que enfrentamos el reto que tenemos delante”.

Fundación Vida Silvestre Argentina se suma al pedido de WWF de que los gobiernos aumenten la ambición de sus propios compromisos climáticos nacionales para 2020, consistentes en limitar el calentamiento de global por debajo de 1,5ºC. Estos países anunciarán la revisión de sus compromisos en el Diálogo de Talanoa en la 24ª

Conferencia de las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24) que se celebrará en diciembre en Katowice, Polonia.

FUENTES:

http://www.ipcc.ch/

www.vidasilvestre.org.ar



Compartir en redes sociales