HONGOS ¿el cultivo del futuro?


La producción y la venta de hongos aumentaron durante las últimas décadas en todo el mundo. China, Japón, Taiwán y Corea son los principales países productores y consumidores. En América Latina, México lleva la delantera y, si bien en la Argentina el cultivo comenzó en los años 40, no tuvo un crecimiento importante.

Desde 1997 el laboratorio Cerzos del Conicet Bahía Blanca, viene trabajando en el CULTIVO DE HONGOS. 

En esta oportunidad, el investigador Pablo Postemsky nos explica que aunque la mayoría piense que el HONGO hace un mal o estar "pudriendo algo" pueden usarse tanto para cultivo de alimentos o usos medicinales. 

Utilización de sustratos: Biomasa 

Los hongos en CERZOS son utilizados como "herramientas". Pueden utilizar la biomasa, también llamado sustrato, para "transformarlos en otra cosa". 

El más conocido para todos resulta el alimento o las medicinas que se pueden obtener de los hongos. 

Hoy en día ya en muchos hogares se cultivan hongos y además, se presenta como una fuerte opción para productores agrícolas que quieran mejorar su economía y, a la vez, utilizar biomasa


¿HONGOS FABRICADORES DE PEGAMENTO?

El micelio, son las HIFAS, es decir las células vegetativas que se va extendiendo por el sustrato y según, algunas cepas, como las que trabajan, explica Postemsky, pueden funcionar como BIOADHESIVO.  

Partiendo de Cáscara de girasol

Postemsky explica cómo a partir de cáscara de girasol se puede generar vapor de agua, hidratar la biomasa hasta que alcance el punto justo de humedad y allí empezar a colonizar los hongos que se quieran cultivar. "Hay un abanico amplio, pero la gírgola abanico amplio suele ser el ideal para arrancar; una vez que se domina esa especie pueden usar otras", expresó.

Una alternativa a los derivados de petróleo

La estimación es que por un camión de cáscaras de girasol, unas siete toneladas, se producen unos 3500 kilos de hongos en diez meses trabajando solo un productor. Por su venta, en bruto, se obtienen alrededor de $1millón.

Hay factores como el mercado, el agregado de valor, la posibilidad de asociación que inciden, pero claramente es un complemento para los productores argentinos. En Asia es muy común porque usan espacios cerrados, chicos, mucha biomasa y, además -tanto allá como acá- sirve para evitar la migración laboral y es una salida para mujeres rurales", describe Postemsky.

Una opción entre medio de las cosechas primarias

El investigador apunta que puede cultivarse en la estación en la que no hay cosecha primaria; usar la misma biomasa del trigo, la cascarilla de arroz, o la paja de cereales. "Es una cadena: entra la biomasa y se genera una biorefinería en la que se pueden producir hongos tanto para comer como para medicina; lo que queda se puede convertir en alimentos para animales o fertilizantes y, el resto, transformar en carbón activado. A partir de la ‘basura’ hay una cadena de productos", precisó.

Funghi coop es el resultado de un emprendimiento que lleva tiempo trabajando en sembrar, cosechar y agregar valor a gírgolas. Participan en ferias y desarrollan nuevos negocios. Gírgolas de la Granja nació a mediados de 2009. Un año después se consolidó un grupo de trabajo y la demanda del mercado local los empujó a invertir en una estructura más grande.

Aunque mantienen la producción artesanal, fueron incorporando tecnología para ganar volumen. Trabajan en conjunto con el Cerzos.


SabrinaPin
0