Ambiente

HUMEDALES: UNA LEY NECESARIA

30 de Agosto del 2016 | 2 min lectura| SabrinaPin
Compartir

En el actual escenario ecológico, donde los recursos fundamentales son contados y el equilibrio entre ecosistemas vertebrales corre el riesgo de sufrir una desestabilización irreversible, los humedales juegan un papel decisivo para la conservación del planeta.

¿Qué son los humedales?

El término «humedales» abarca una gama de hábitats con presencia acuífera, permanente o intermitente. Su clasificación es diversa. Los hay naturales y artificiales; de tierra adentro, costeros o marinos. Los diferentes tipos comparten una condición primordial: el agua determina la estructura y funciones del ecosistema específico.

La Convención sobre los Humedales –también llamada Convención de Ramsar o, simplemente Ramsar, por haber nacido, en 1971, en la ciudad iraní del mismo nombre– los define como «las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda los 6 metros».

Manglares, esteros y ciénagas son también humedales. Los arrecifes de coral y litorales lo son del tipo marino.

De la variante ribereña son las tierras que frecuentemente se inundan por el desbordamiento de ríos, como los bosques anegados y llanuras. Los deltas y bancos fangosos pertenecen a los estuarios; en tanto que los glaciales volcánicos y lagunas son llamados lacustres. Pero también son considerados humedales los estanques para la acuicultura, y, en general, numerosas clases de depósitos de agua para riego o consumo.

Humedales: una ley necesaria

Los humedales de Argentina se encuentran en emergencia debido al cambio de uso del suelo que suponen variadas actividades humanas.Por ello, es urgente que se sancione una ley que los conserve y promueva su uso racional.

"Proyecto frenado"

Hace cuatro años que el Congreso Nacional viene tratando sin éxito la aprobación de una ley de humedales. Es necesario que los legisladores logren, mediante el consenso, la rápida sanción de una norma de presupuestos mínimos que atienda el serio retroceso de los humedales de nuestro país.

Existe actualmente un proyecto de ley en la Comisión de Ambiente del Senado que dispone estándares mínimos para la conservación, protección, restauración ecológica y uso racional y sostenible de los humedales a fin de preservar los servicios ecosistémicos que estos brindan. Establece para ello, como pasos necesarios, la realización de un inventario nacional y de un ordenamiento territorial de los humedales en el marco de un proceso participativo.

Sin embargo, el tratamiento del proyecto se encuentra frenado desde inicios de este año pese al anuncio del actual Presidente Mauricio Macri con respecto a la necesidad de la sanción de tal norma, el pasado 2 de febrero con motivo del “Día Mundial de los Humedales”.

Beneficios de los humedales

  • Los humedales garantizan un impulso determinante para la biodiversidad. Su alto potencial de productividad biológica los hace capaces de albergar numerosas y diversas especies.
  •  Por añadidura, son el paradigma natural de la reconversión de acuíferos, y por ello se intenta reproducirlos artificialmente como tecnología de depuración de aguas residuales.
  •  Mitigan la eventualidad de inundaciones y el efecto devastador de la erosión.
  •  Regulan los procesos de concentración y diseminación de los sedimentos, renuevan los afluentes subterráneos de agua y en no pocas de sus manifestaciones proveen agua dulce, peces comestibles y materias primas como el carrizo o la madera.
  •  Evidentemente, la agricultura se torna óptima a su lado, por lo que numerosas culturas, a lo largo de la historia, se han asentado cerca de ellos, gozándolos, también, como opción de esparcimiento.

¿Por qué es necesaria una Ley?

El ordenamiento territorial de los humedales hará posible que, tanto la autoridad ambiental nacional como la de cada provincia, lleven adelante acciones en estos ecosistemas en el marco de sus competencias. De este modo, se protegerá el interés común de los argentinos y se resguardará la fuente inigualable de agua dulce que suponen los humedales, para fines de conservación, como así también, de producción sustentable.

Además el proyecto del Senado establece que podrá realizarse en los humedales todo aprovechamiento que no afecte negativamente la provisión de servicios ecosistémicos a la sociedad y en particular, a los sectores más vulnerables que dependen de ellos; también, prevé la realización de evaluación de impacto ambiental y evaluación ambiental estratégica, según corresponda, respecto de las obras de infraestructura y actividades humanas que pudieran afectar la integridad ecológica de estos ecosistemas, con especial consideración de los efectos acumulativos y/o sinérgicos.

Por último, el proyecto referido incorpora una importante moratoria a las intervenciones en los humedales plenamente reconocidos, así como en aquellos ecosistemas que se presuman razonablemente como tales. Es decir, que no se podrá autorizar ninguna obra o actividad nueva o modificación de las ya existentes que impliquen cambios del uso del suelo hasta tanto la provincia respectiva finalice el ordenamiento territorial de humedales.

Compartir en redes sociales