Residuos

INDUSTRIA DE SANTA FE TRANSFORMARÁ LOS DESECHOS CLOACALES EN BIODIESEL

03 de Diciembre del 2020 | 2 min lectura| Escritores
Compartir

El proceso, denominado Renewable Advanced Unique Premium Energy, contó con el apoyo del Ministerio de Ciencia y la articulación junto a la Universidad Nacional General Sarmiento y AySA.

Por Roberto Andrés para Sustentartv

Con el objetivo de reducir sus costos de producción y de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, la empresa de biocombustibles Explora SA desarrolló en los últimos ocho años un proyecto para convertir grasas de efluentes cloacales en biocombustibles.

El proceso, al que se denominó Renewable Advanced Unique Premium Energy (RAUPE), contó con el apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación y se articuló junto a la Universidad Nacional General Sarmiento para trabajar de manera conjunta una de las tres etapas del proyecto.

Axel Boerr, vicepresidente de la empresa, señaló en diálogo con El Ciudadano: “Desarrollamos la tecnología para aprovechar energéticamente la materia grasa de elevada acidez recuperable de los barros cloacales. Es algo totalmente nuevo y disruptivo, que requiere un compromiso mixto, público y privado, para completar los procesos que lleven al aprovechamiento de los efluentes cloacales para producir biocombustibles avanzados y disminuir los costos de los tratamientos de los desechos”.

“Nosotros les propusimos a las autoridades aprovechar los efluentes cloacales para generar divisas por la exportación del biocombustible que se genere y, al mismo tiempo, que se reduzcan los costos para el tratamiento de esos desechos. Además, todo el proceso reduce hasta un 90 % las emisiones de gases de efecto invernadero”, agregó.

La compañía, que durante el año 2019 ahorró 150.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente de gases de efecto invernadero y que proyecta duplicar para 2022, invirtió cinco millones de dólares en una planta industrial de desacidificación. Esta ya produjo 12.000 toneladas de aceite residual desacidificado que fueron exportadas desde su complejo industrial ubicado en Puerto General San Martín a Gran Bretaña, Holanda, España, Bulgaria y Brasil.

En estos países ese material se utiliza como biocombustible avanzado, como insumo para aplicaciones de especialidad química y como materia prima para producción de biodiesel de segunda generación.

En Argentina casi la totalidad de los biocombustibles se producen a partir de aceite de soja (biodiesel) y, en menor medida, de caña de azúcar (bioetanol). Estos productos son utilizados en el mercado interno, principalmente para el transporte, y también son comercializados en el exterior. La Argentina es el principal exportador de biodiesel a nivel mundial.

“El problema principal de esta tecnología es que la materia prima, en este caso el grano de soja, compite con fines alimenticos”, explicó el químico Javier Montserrat, investigador docente del Instituto de Ciencias de la Universidad Nacional General Sarmiento y director adjunto del proyecto.

“El biodiesel será totalmente equivalente al que se obtendría a partir de un aceite vegetal, pero con un beneficio directo para el ambiente porque esos barros cloacales tan cargados de ácidos grasos terminan en el Río de la Plata, de manera que si los separamos y los utilizamos como biocombustible vamos a ayudar a reducir la acción depuradora del río, como cuna de afluentes de degradación de esos residuos”, señaló Montserrat al comienzo del proyecto.

Como parte del desarrollo realizado, Explora también se vinculó con AySA, la empresa concesionaria de servicios públicos de agua potable y tratamiento de desagües cloacales, para conseguir la materia prima necesaria. Su planta de pretratamiento de efluentes ubicada en la localidad de Berazategui, que cuenta con un caudal medio de tratamiento de 22.000 litros de agua por segundo, concentra los residuos cloacales provenientes de la Ciudad de Buenos Aires y de 17 partidos del conurbano bonaerense y los separa en sólidos, básicamente arenas y grasas, y en líquidos, que son volcados al Río de la Plata.

Compartir en redes sociales