Inspirados en la NATURALEZA: BIOMIMÉTICA


Leonardo Da Vinci fue un gran estudioso de la biomimética: analizó la propiedad funcional del vuelo de los pájaros porque quería generar un desarrollo tecnológico que le permitiera al hombre volar.

¿Qué es la BIOMIMÉTICA?

La biomimética estudia las propiedades funcionales de los sistemas biológicos, para luego trasladarlos a un desarrollo tecnológico. 

La biomemesis, copiar de la naturaleza sistemas que se han perfeccionado durante miles de años en la eficiencia y en el ahorro.

EJEMPLOS DE LA NATURALEZA...

— Hay mejillones que, gracias a su adherencia a prueba del agua y la humedad, han inspirado la creación del Pure Bond, un súper pegamento que no es tóxico, utilizado en la industria de la madera.

— La estructura de los huesos motivaron al diseñador Joris Laarman a crear sillas y sillones de diseño óseo, que puedan ser livianas y tener una alta resistencia. Y ser cómodas, claro.

— Tren bala que reduce su fricción imitando el chapuzón del martín pescador

Para zambullirse con la mayor rapidez y precisión posible, el martín pescador adopta una aerodinámica que reduce al máximo la fricción con el agua.

El rediseño consiguió un tren menos ruidoso que emplea un 15% menos de energía mientas viaja un 10% más rápido.

- Un tejido para bañadores que reduce la fricción imitando la piel de un tiburón

El diseño aerodinámico y la composición hidrofóbica (que repele el agua) de la epidermis de animales como el tiburón dieron lugar al traje de nadadores

. Diseño que reduce la fricción y recubrimientos h idrofóbicos reduciría la cantidad de energía necesaria para que un carguero de contenedores se desplaza por el mar.

Más animales inspiradores

En la Universidad de Tel Aviv se ha descubierto en el esqueleto exterior del avispón oriental unos cristales orgánicos semiconductores que actúan como las células solares. Estos insectos utilizan la luz solar tanto para la producción de calor como para abastecer con energía su propio metabolismo. Lo más asombroso es el hecho de que no sólo son capaces de crear energía eléctrica, sino que también pueden almacenarla. Por eso, la comunidad científica cree que en algún momento no muy lejano las células solares vivas podrán revolucionar la tecnología fotovoltaica.

La luciérnaga produce luz fría con una pérdida de energía casi nula (una bombilla incandescente normal desperdicia el 98 % de su energía en forma de calor).

— Apuntando a nuestro interior, un estudio de la misma universidad trabaja sobre elementos orgánicos presentes en el cuerpo humano, como las proteínas de la sangre, la leche y la mucosa, para desarrollar un tipo de transistores que podrían servir de base a una nueva generación de electrónica flexible y biodegradable. Esta innovadora idea contribuiría a reducir los 50 millones de toneladas de chatarra electrónica que se generan anualmente y minimizar los problemas derivados de su contenido en mercurio, plomo y cadmio.

SabrinaPin
467