Ambiente

INVESTIGARÁN EL RÁPIDO DESHIELO DE UN GLACIAR ANTÁRTICO DEL TAMAÑO DE FLORIDA

09 de Enero del 2022 | 2 min lectura| Roberto Andres
Compartir


El glaciar Thwaites, al oeste de la Antártida, es el más ancho de la Tierra: mide tanto como Gran Bretaña o el estado de Florida en Estados Unidos. Su derretimiento ya es responsable del 4 % del aumento del nivel del mar, y las proyecciones sobre su rápido drenaje al mar de Amundsen no son alentadoras: su colapso contribuiría con unos 65 centímetros extra en los próximos siglos. Para predecir con mayor exactitud cuánto aportará a la suba del nivel del mar y qué tan pronto ocurrirá, el 6 de enero un grupo de científicos internacionales partió al remoto glaciar desde Punta Arenas, en Chile, a bordo del rompehielos norteamericano Nathaniel B. Palmer.

UNA MISIÓN INTERNACIONAL QUE DURARÁ 5 AÑOS

Los investigadores son parte de International Thwaites Glacier Collaboration (ITGC), una misión conjunta entre Estados Unidos y Gran Bretaña, que durará 5 años y para la que se invirtieron cincuenta millones de dólares. Durante 65 días, una flota de robots submarinos investigará las condiciones atmosféricas y oceánicas cerca de la plataforma de hielo, la parte flotante en la que el glaciar se encuentra con el mar.


La travesía está dirigida por científicos de la Universidad de East Anglia (UEA), en Reino Unido, junto con investigadores e ingenieros de Suecia y Estados Unidos. Robots submarinos como el Boaty McBoatface y el Ran recorrerán un territorio en gran parte inexplorado para calcular la geometría y los procesos de fusión, el fondo marino, el espesor del hielo y las propiedades del agua.

“El equipo completó un mes de cuarentena para garantizar que todos estén a salvo, y ahora estamos ansiosos por poner nuestra amplia gama de instrumentos científicos en el agua para ver qué aprenderemos sobre cómo el océano derrite la plataforma de hielo desde abajo”, contó el Dr. Rob Hall de la UEA, a cargo del viaje.

La profesora sueca Anna Wåhlin, de la Universidad de Gotemburgo, está a bordo del buque con Ran, su gran robot submarino, que irá “debajo de la plataforma de hielo para trazar un mapa de cómo es. Recogerá muestras de agua para su posterior análisis y cartografiará el lecho marino con una precisión sin precedentes”.

“Mi equipo en la UEA y yo vamos a pilotar de forma remota los seis planeadores oceánicos, robots más pequeños, una vez que los científicos a bordo los lancen al agua”, contó la profesora Karen Heywood, líder del proyecto ITGC-Tarsan. Por su parte, científicos de la Universidad de St Andrews en Escocia etiquetarán las focas para obtener datos de temperatura y salinidad del océano alrededor de la plataforma de hielo durante los próximos nueve meses, coincidiendo con el invierno antártico.

El equipo se completa con los investigadores del proyecto ITGC-Thor, que recolectarán núcleos de sedimentos y estudiarán el fondo del mar, y los del proyecto asociado Artemis, que medirán las propiedades químicas del agua, como las pequeñas cantidades de hierro que son base del ecosistema marino antártico.

UNO DE LOS GLACIARES MÁS INESTABLES DE LA ANTÁRTIDA

Los proyectos Tarsan y Thor son dos de los ocho que desarrolla la ITGC para investigar el Thwaites, uno de los glaciares más inestables de la Antártida. Además de los que están a bordo del Nathaniel B. Palmer, los investigadores de los proyectos Time y Tarsan están actualmente recogiendo datos de la superficie del glaciar.

Aunque su colapso demoraría algunos siglos, la cantidad de hielo perdido por el glaciar Thwaites, el más ancho del mundo, se ha duplicado en los últimos treinta años. Desde el 2000 perdió más de un billón de toneladas de hielo. Según ITGC, el calentamiento de la atmósfera y el océano y su interacción con el glaciar están impulsando los cambios más grandes con respecto a cualquier otro sistema hielo-océano en la Antártida.

 


Compartir en redes sociales