Comidas saludables

KAKI: LA FRUTA MULTIVITAMINAS DE INVIERNO QUE TENES QUE PROBAR

19 de Junio del 2019 | 2 min lectura| SabrinaPin
Compartir

Kaki: la fruta multivitaminas de invierno que tenes que probar

Una leyenda japonesa relata cómo la planta del caqui surgió de una grieta producida por la caída de un gigante al ser derrotado por un samurai. 


¿Qué es El caqui, también conocido como palo santo?

Es una fruta tropical que pertenece a la familia de las Ebanáceas. Existen distintas especies de consumo, de tamaño y sabor diferenciados. Según su contenido en carotenos, y de pulpa anaranjada, dulce y jugosa, con un ligero regusto áspero, según su contenido de taninos.

Origen y variedades

Este fruto es originario de China y Japón, dónde se cultiva desde el siglo VIII. Posteriormente fue introducido en los países occidentales: en Estados Unidos, a principios del siglo XIX y en Francia, España e Italia, hacia 1870.

Tipos de caquis

Son tres las especies del género Diospyros cuyo fruto se conoce y consume como caqui. Se diferencian entre sí por el tamaño y el sabor.

  • El caqui de China (D. kaki) es la variedad más cultivada y se consume tanto en crudo a modo de fruta fresca como cocinada en diferentes preparaciones. Tiene un diámetro de 3-9 cm, con un peso variable entre 80-250 gramos. Presenta un color rojo, anaranjado o amarillo, en relación con su contenido en carotenos, y una pulpa anaranjada, dulce y jugosa. En su composición se encuentra una sustancia astringente que proporciona un ligero sabor áspero.
  • El caqui de Japón (D. lotus) es similar a la variedad china y se cultiva principalmente en el Lejano Oriente y en Italia.
  • El caqui americano o caqui de Virginia (D. virginiana) tiene 2-5 cm de diámetro y presenta un color amarillo o anaranjado. No es frecuente su cultivo, y el fruto se obtiene de los árboles silvestres.

Propiedades nutritivas


  • Su composición es distinta en función de la variedad que se trate, pero todos ellos tienen en común su elevado contenido de agua.
  • Aporta una cantidad importante de hidratos de carbono (fructosa, glucosa) y escasa de grasas y proteínas, por lo que su valor calórico es bastante elevado respecto a otras frutas.
  • En cuanto a su aporte de fibra, contiene pectina, de tipo soluble, en cantidad moderada.
  • Respecto de su contenido de vitaminas y minerales, destaca la provitamina A o beta-caroteno, que le confiere al fruto su color característico, la vitamina C y el potasio. El beta caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. Ambas vitaminas, cumplen además una función antioxidante.
  • El potasio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. En menor proporción se encuentran ciertas vitaminas del grupo B (B1, B2, y B3) y los minerales, calcio, fósforo, hierro y sodio.

Composición por 100 gramos de porción comestible  

  • Calorías 65,6
  • Hidratos de carbono (g) 16
  • Fibra (g) 1,6
  • Potasio (mg) 190
  • Magnesio (mg) 9,5
  • Provitamina A (mcg) 158,3
  • Vitamina C (mg) 16
  • Ácido fólico (mcg) 7

mcg = microgramos


Propiedades para la salud

El caqui es una fruta muy dulce y de fácil consumo. Una vez maduro, se abre con facilidad y la pulpa se puede comer con cuchara o cuchillo, según la variedad que se trate, lo que los hace especialmente atractivos para los más pequeños. Y por el mismo motivo, teniendo en cuenta además sus propiedades nutritivas, también son muy recomendables para los jóvenes, los adultos, los deportistas, las mujeres embarazadas o madres lactantes y las personas mayores.

¿Cómo elegirlos y conservarlos?

El caqui astringente debe estar bien maduro para su consumo. Se han de descartar los ejemplares con imperfecciones en la piel. Así mismo conviene que en la compra conserven el tallo y el casquete. Es mejor adquirir frutos aún duros, que se pueden conservar refrigerados durante un período aproximado de tres semanas. Si aún está verde, se lo debe dejar a temperatura ambiente hasta que se complete su maduración. El caqui es un fruto muy delicado y difícil de comercializar, excepto la variedad Sharon, dura y consistente, las demás hay que consumirlas cuando están blandas y maduras y en poco tiempo, ya que se estropean enseguida. Si queremos acelerar su maduración, podemos introducirlo en una bolsa de papel, junto con otras frutas tales como plátanos o manzanas. El caqui se puede congelar, entero o su pulpa, en cuyo caso se recomienda añadir zumo de limón para evitar que se altere su color.


Por su aporte de provitamina A

Se recomienda su consumo a toda la población, y en especial, a quienes tienen un mayor riesgo de sufrir carencias de dicha vitamina: personas que deben llevar a cabo una dieta baja en grasa y por tanto con un contenido escaso de vitamina A o para quienes tienen unas necesidades nutritivas aumentadas. Algunas de estas situaciones son: periodos de crecimiento, embarazo y lactancia materna. Así mismo, el tabaco, el abuso del alcohol, el empleo de ciertos medicamentos, el estrés, la actividad física intensa, el cáncer y el Sida, y las enfermedades inflamatorias crónicas. Las vitaminas A y C, como antioxidantes, contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. Su riqueza en pectina los hace recomendables para tratar el estreñimiento, eso sí, en su punto de sazón. Además, por su riqueza en potasio y bajo aporte de sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones cardiovasculares. Su contenido de potasio, deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral.

Trucos de cocina

El caqui se consume generalmente como fruta fresca. Aunque la pieza parezca madura y presente aspecto firme y lleno, se debe esperar que se haga muy blanda y pulposa, con la piel transparente. Su momento óptimo de consumo se alcanza cuando a la vista da la impresión de que se está pudriendo. De este modo, ofrece una pulpa dulce y jugosa, con una consistencia muy blanda, por lo que se come con cucharilla. También se puede comer cortado en rodajas, una vez pelado.

Otra forma de consumir el caqui es desecado. Asimismo, puede formar parte de diversos pudines y pasteles, e incluso puede emplearse en la elaboración de mermelada o panes.

Mousse de caqui

Tiempo: 45 minutos

Raciones: 4

Temporada: Invierno

Ingredientes

4 caquis maduros

100 gramos chocolate

6 huevos

100 gramosde azúcar

2 cucharadas de gelatina en polvo


¿Cómo se elabora?

Batir tres yemas de huevo con el azúcar y a continuación poner en un cazo al baño maría. Añadir la pulpa de los caquis y 2 vasos de agua. Remover el contenido hasta que comience a espesar. Agregar el chocolate a trocitos y remover hasta que se disuelva. Hacer la gelatina según las instrucciones del envase. A continuación añadir la gelatina al cazo y apartar del fuego. Cuando se enfríe un poco, añadir las claras batidas a punto de nieve. Remover enérgicamente para conseguir una mezcla homogénea. Colocar la mezcla en 4 copas de postre y refrigerar hasta que se cuaje la mousse. Decorar con una hojita de menta y unas grosellas.

Compartir en redes sociales