Ambiente

LA ONU CONTRA EL TRÁFICO DE ESPECIES

08 de Marzo del 2016 | 2 min lectura| SabrinaPin
Compartir

La ONU contra el tráfico de especies, crisis ambiental global. El aumento en el tráfico ilegal de animales en peligro de extinción y de productos fabricados con ellos constituye una crisis ambiental que amenaza la biodiversidad a escala global

El aumento en el tráfico ilegal de animales en peligro de extinción y de productos fabricados con ellos constituye una crisis ambiental que amenaza la biodiversidad a escala global, advirtió hoy la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Con motivo del Día Mundial de la Vida Silvestre, la ONU alertó que la creciente demanda de especies bajo amenaza, así como de productos creados con éstas, ha empujado a varias de ellas al borde de la extinción. De acuerdo con la ONU, el tráfico de especies es ahora una de las cinco más lucrativas actividades ilegales en el mundo, con un valor estimado de 20 mil millones de dólares anuales. El tráfico ilegal de animales tiene amplias consecuencias en el estado de derecho de los países afectados, además de que alimenta conflictos, genera corrupción a gran escala y se vincula a menudo con otras actividades del crimen organizado.

La ONU apuntó asimismo que el tráfico ilegal de especies socava la lucha contra la pobreza en el mundo, y pone bajo amenaza las formas de vida de las comunidades donde son extraídos animales. El organismo internacional presentó para ello una campaña para formar una coalición global que apunte a contrarrestar este flagelo con una respuesta coordinada entre dependencias multilaterales, gobiernos y sociedad civil.

En su mensaje para conmemorar la fecha, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, declaró: “Se está agotando el tiempo para salvar a algunas de las icónicas especies del mundo”. De acuerdo con la Convención Internacional sobre Comercio de Especies Amenazadas (CITES), la matanza de elefantes africanos y el tráfico del marfil siguen siendo problemas alarmantes. Tan sólo entre 2010 y 2012 unos 100 mil elefantes fueron masacrados por su marfil.

Asimismo, la ONU estima que la caza ilegal de rinocerontes en Sudáfrica aumentó ocho mil por ciento entre 2007 y 2014; en tanto que apenas unos tres mil 200 tigres viven actualmente de manera salvaje en las selvas de Asia. Muchas otras especies, como los guepardos, pangolines, tortugas marinas, tiburones y ballenas, entre varios otros animales, sufren amenazas reales a su hábitat, ya sea mediante la sobreexplotación, o por el tráfico ilegal. Por su parte, el director ejecutivo del Programa de la ONU para el Medio Ambiente, Achim Steiner, señaló que la desaparición de especies individuales es una amenaza a la biodiversidad y por extensión a la vida en el planeta.

Compartir en redes sociales