La opción exitosa de algunos países frente a la basura

Tal vez nos resulta extraño que haya lugares en el mundo donde los ciudadanos pagan una tasa municipal de acuerdo a los residuos que desechan. Pero la realidad es que sucede más de lo que pensamos... Es que hay prisa por cambiar la manera en que se gestionan los residuos, teniendo en cuenta que se incrementan sin soluciones eficaces.

Un informe del Banco Mundial ya lo advertía en septiembre del año pasado: Los desechos a nivel mundial crecerán un 70 % para 2050, a menos que se adopten medidas urgentes.

Con la intención de actuar frente al problema de la basura, en distintas ciudades se implementa hace varios años, un sistema de pago por generación (pay-as-you-throw) que busca disminuir la cantidad de residuos, al tiempo que aumenta el interés por el reciclaje y se cuida el medio ambiente.

Importe fijo o pago por generación

En la actualidad, y en la mayor parte del mundo, sin importar la cantidad de residuos que se generen, si se separan selectivamente o no, lo que se paga por su gestión es lo mismo. Se abona una tasa de residuos municipales de importe fijo, y si es variable, depende de factores que no tienen nada que ver con el comportamiento real en cuanto a la generación de residuos.

Pese a esto, otros países más avanzados en cuanto a gestión de residuos, han implementado la idea de pagar en función de la cantidad y tipo de residuos efectivamente generados.

El portal Residuos Profesional, explica en un artículo cómo se implementan generalmente las tasas de residuos de pago por generación (PxG): “Normalmente lo hacen mediante modelos de recogida selectiva puerta a puerta y mediante la estandarización de las bolsas o cubos de recogida de basuras. En el primer caso solamente se recogen estas bolsas especiales, las cuales han sido previamente vendidas por los Ayuntamientos a un precio que incorpora parte de los costes del servicio (del mismo modo que el precio de un sello incorpora el coste del envío de la carta); en el segundo caso, cada cubo se asocia a un usuario concreto (cada vez más, mediante el uso de chips identificativos), a quien se traslada el coste en función del volumen del recipiente, de la fracción, del número de recogidas o del peso de los residuos depositados”.

En muchos casos, se utilizan contenedores diferenciados que requieren una tarjeta de identificación que permite abrirlos y depositar los desechos en su interior, facilitando que desde el ayuntamiento hagan un cálculo para saber qué dinero se deberá abonar por la tasa de basuras.

El Pago por Generación, en síntesis, intenta identificar a cada generador de residuos. Para esto, se realiza una medición individualizada de los desechos que cada ciudadano produce, y luego se le aplica una tasa de gestión de residuos personalizada. Pero muchas son las preguntas que surgen ...¿Es posible pensar en un sistema que requiere dotar a las ciudades de una gran capacidad tecnológica, costosa e incierta?...¿Se resuelve de esta manera el problema de la basura en las calles? ¿Los ciudadanos están dispuestos a pagar una tasa municipal de este tipo? ¿Resuelve realmente el problema de los residuos?

En algunos lugares del mundo, tal vez con otras posibilidades, reglamentaciones e ideas de futuro sostenible, parece que todo es posible...

Países que usan el sistema

En Europa, el pago por generación de residuos es un sistema implantado en países como Holanda, Alemania, Bélgica o Italia. Pero también otros países están demostrando que es posible usar este sistema, obteniendo buenos resultados.

Siguiendo el portal Wasteinprogress, podemos conocer nueve casos de implementación exitosa en el mundo...

Seattle, Estados Unidos:

Tiene 724.745 habitantes.Se encuentra siempre entre las ciudades con los mejores resultados de recogida selectiva de Norteamérica, con un índice del 57%. Es la única ciudad con recogida obligatoria de residuos orgánicos también a los edificios de viviendas y no sólo en los barrios residenciales de urbanización horizontal.

Leipzig, Alemania: Esta ciudad de 571.000 habitantes tiene más de quince años de experiencia en el pago por generación y uno de los mejores resultados en peso y calidad de recogida de la FORM mejores de todo el país.

FORM es la Fracción Orgánica de los Residuos Municipales constituida por restos de comida y restos vegetales de pequeño tamaño que pueden recogerse selectivamente y son susceptibles de degradarse biológicamente.

En Leipzig, la recogida puerta a puerta quincenal de FORM y mensual de resto se cobra según los volúmenes solicitados de cada fracción, con posibilidades de pagos adicionales si se desea más frecuencia u opciones adicionales. Su índice de recolección selectiva es del 60%.

Berna, Suiza: La capital de este país tiene 127.000 habitantes. Se trata del “mejor representante del famoso modelo de recogida de las ciudades suizas, un modelo mixto de bolsa homologada, tasa de recogida puerta a puerta de fracción resto, papel y cartón y, para el resto de fracciones, áreas de contenedores diseminadas”. Tiene un 53% de índice de recolección selectiva y décadas de experiencia y unos resultados líderes en Europa. Aún busca mejorar los resultados, por lo que actualmente se están llevando a cabo dos pruebas piloto con bolsas de colores para todas las fracciones.

Estireno, Austria: La cantidad de habitantes es 1.235.582 y el índice de recolección selectiva es del 72%. Utiliza contenedores con control de acceso y pesaje de la fracción resto de particulares desde el año 1993. Ese año también se introdujo la recogida de la FORM. Esta región austríaca, con Graz como ciudad principal, es uno de los referentes de la identificación y el pesaje de la fracción resto de particulares para poder calcular, junto con el uso de los contenedores de FORM, la parte variable de la tasa de residuos. Es uno de los referentes del país.

Véneto, Italia: 554.000 habitantes, incluyendo los 90.000 de Treviso. Aquí se utiliza Tecnología RFID o identificación por radiofrecuencia, del inglés Radio Frequency Identification. Este es un sistema de almacenamiento y recuperación de datos remoto que usa dispositivos denominados etiquetas, tarjetas o transpondedores. En Véneto , es utilizado para el registro de los vaciados de los recipientes en la recogida puerta a puerta de la fracción resto, además de bolsas con chip para poder registrar y cobrar por el uso de las áreas de emergencia de la capital. “Sin duda, uno de los referentes no sólo del país sino de Europa en cuanto a los resultados de recogida selectiva y del nivel de impropios de todas las fracciones, ya que se logra una generación de resto igual o inferior a 50 kg / habitante / año gracias, en parte, en el tramo variable de la tasa, que penaliza las aportaciones de fracción resto. El próximo objetivo de recogida selectiva es llegar al 96,7% en el año 2022”. Actualmente, su índice de recolección selectiva es del 95%.

Twente Millón, Holanda: Con 450.000 habitantes es el referente holandés. Efectúan la recolección de residuos con contenedores, con sistema de identificación y control de acceso para el registro de aportaciones de los generadores de la fracción resto y la FORM. Este es el modelo escogido para las áreas de alta densidad poblacional de las ciudades de Enschede, Almelo y Hengelo, combinado con la recogida puerta a puerta para los municipios sin edificación vertical. El pago por generación se aplica en ambos sistemas según el uso y la frecuencia de recogida de la fracción resto y la FORM. Índice de recolección selectiva: 70%.

Grand Besançon, Francia: Tiene 192.042 habitantes, de los cuales 116.914 están en Besançon, la capital. Posee 70 municipios gestionados de manera conjunta con el sistema de recogida puerta a puerta. El índice de recolección selectiva es 68%.

En Besançon, el 80% de la población vive en edificios de viviendas y el pago por generación se implantó en 1999. En 2006, se introdujo en el resto de la región metropolitana. El cálculo de la tasa se basa en el volumen, la cantidad de contenedores, el número de recogidas y el peso. “Es una experiencia pionera en un país donde la recogida selectiva de la FORM todavía no está implantada de forma generalizada, por eso se ha introducido un potente proyecto de compostaje comunitario y doméstico único en tramas urbanas”, detalla Wasteinprogress.

Aes Bordo-Na Mona, Irlanda: Tiene Más de 100.000 viviendas, 4.000 establecimientos comerciales y un índice de recolección selectiva del 55%.

“La legislación irlandesa obliga a implantar sistemas de pago por generación en todo el país, pero la peculiaridad del modelo irlandés es que la recogida se gestiona mediante contratos y pago directo entre particulares y empresas privadas especialistas”. AES es una de las principales empresas del país y ofrece una amplia gama de tarifas de servicios de recogida que premian los que generan menos fracción resto. La competitividad entre empresas de recogida ha hecho evolucionar las modalidades y la oferta de diferentes tipologías de tasa de residuos.

Valle de Aosta, Italia: Comprende más de 11 municipios de los Alpes en la frontera entre Italia y Suiza. Su índice de recolección selectiva es del 75%.

“Esta región es un ejemplo que confirma que es posible introducir el pago por generación en municipios con una elevada estacionalidad y climas extremos. En este caso el modelo elegido es la implementación de una parte variable de la tasa de basuras basada en el número de usos de contenedores con control de acceso y volumen limitado por aportación de fracción resto y el número de accesos al contenedor con control de acceso de la fracción orgánica”. Además, cuentan con contenedores de acceso restringido para pañales y servicio de recogida voluminosos a domicilio que se factura cada vez que se realiza.

#Wasteinprogress, el Foro Internacional que mostrará estos ejemplos

Justamente en relación a nuevas formas de gestionar los residuos, el Fórum Internacional de Residuos #wasteinprogress volverá a Girona, España, con una “tercera edición plenamente consolidada”. Allí se expondrán los casos de las ciudades cuyas experiencias en el pago por generación de los residuos se ha desarrollado con éxito.

Tal como informa Residuos Profesional, los días 6, 7 y 8 de marzo próximos, se intentará mostrar cómo han introducido “el concepto de justicia económica para incentivar la correcta separación de residuos” en ciudades o regiones que, en promedio, se acercan al 60% de reciclaje o lo superan. El evento se desarrollará en el Palacio de Ferias de esa ciudad española.

Cabe destacar que en 2018, el encuentro reunió ocho casos de éxito de todo el mundo, referentes en la gestión de residuos en regiones turísticas y grandes eventos.

Wateinprogress es un espacio basado en el conocimiento y la innovación en el ámbito de la gestión de los residuos municipales, conectando al sector público y al privado. Es un punto de encuentro entre profesionales y las empresas que pueden acompañar a las administraciones en el proceso de mejora de las formas en que se tratan los desechos, unos de los problemas más necesarios de resolver en las ciudades. 

Noelia Gieser, Equipo Sustentar


NoeliaGieser
0