Ciudades sostenibles

LA REVOLUCIÓN DE LAS HUERTAS URBANAS: ¡ALIMENTOS GRATUITOS Y SALUDABLES!

17 de Marzo del 2019 | 2 min lectura| vanesa
Compartir

Un agricultor de Los Ángeles que marco el inicio de L.A. Green Grounds, es inspiración para muchos.

Se trata del proyecto de Ron Finley. El estadounidense se adjudicó como meta cultivar en espacios públicos en los que haya necesidad de cambio, como lo son los baldíos y terrenos marginados, en barrios que necesitan solidaridad. Finley brindo una Charla TED y manifestó en el evento: “vivo en un desierto de comida”, ya que Los Ángeles es la ciudad de USA que posee gran cantidad de terrenos baldíos (un total de 68km2, el equivalente a 20 Central Parks).

Generar comida orgánica

Su objetivo parte de allí: generar comida orgánica en esos espacios de transformación y ofrecer alternativas saludables al fast food. En los estados unidos un gran problema social es la obesidad, y esta es una fantástica y saludable idea para combatirla. Ron les ofrece una alternativa en sitios degradados que conlleva que los ciudadanos de los Ángeles puedan desarrollar sus propias huertas, ahora dinero y ser sustentables por sí mismos, siendo más autosuficientes. “Quiero sacar a los chicos de la calle, que conozcan la alegría, el orgullo, y el honor de cultivar tu propio alimento”, explico Ron.

Lo ideal sería  un mundo en el que todos pudieran comer y vivir de una manera sustentable, sosteniéndose de alimentos que la naturaleza nos ofrece, satisfaciendo una alimentación saludable, brindándole energía a nuestro cuerpo día a día. 

La FAO afirma que: “existe seguridad alimentaria cuando todas las personas tienen, en todo momento, acceso físico y económico a suficientes alimentos, inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos, a fin de llevar una vida activa y sana”.

En este momento 793 millones de personas padecen hambre crónica. En alusión a los niños, la FAO sostiene que 161 millones de menores de cinco años padecen malnutrición crónica. La carencia de micronutrientes se volvió una circunstancia grave y afecta a más de 2.000 millones de personas en todo el mundo. Al mismo tiempo, se estima que 500 millones de personas son obesas. Por otra parte, la ONG Intermon Oxfam afirma el 1% de la población más rica posee más riquezas que el 99% de la población restante. La economía globalizada excluye a gran parte de personas y cada día parece más difícil comprar alimentos y conseguir un empleo para ello. A los que menos tienen les cuesta poder comer… Por esta causa, a continuación les comento distintos proyectos focalizados en el desarrollo de huertas urbanas. Esta idea es eficiente para combatir el hambre, la malnutrición, la contaminación, el cambio climático, fomentar la solidaridad humana y originar espacios verdes en las ciudades.

Existen ciudades sustentables

Asimismo, cabe destacar al pueblo más comestibe del mundo: Todmorden, es un pueblo inglés autosuficiente en términos alimentarios. El mismo se sitúa en la región de West Yorkshire de Inglaterra. A partir dl año 2008 inicio el proyecto Incredible Edible, una nueva visión de producción de agricultura colectiva que implementaron con éxito en los últimos cinco años y le dio reconocimiento a nivel global. 

Lo que idearon y practican hasta la actualidad, es sembrar alimentos en espacios públicos, disponibles y gratuitos para cualquier persona sin exclusión de color u origen. Reemplazaron las flores ornamentales por hortalizas. En el lugar hoy podemos encontrar árboles frutales, arbustos, hierbas y vegetales en 70 espacios públicos. Este proyecto está integrado por 280 voluntarios y cada uno de ellos se compromete a cuidar los cultivos durante dos mañanas al mes. De esta manera La comunidad se autoabastece: plantar alimentos gratuitos, promover a la agricultura local, y educar a jóvenes y ciudadanos sobre lo que significa mantener esta política pública...

Por último, podemos mencionar a la noble Guerrilla Garden. Una iniciativa ecológica lanzada desde el anonimato: guerreros verdes que atacan canteros o plazas de la ciudad, los mismos utilizan herramientas como palas, los rastrillos y las bombas de semillas o Nendo Dango (desarrolladas por el agricultor y bioquímico Masanobu Fukuoka).

Los proyectos presentados en este articulo, no son los únicos. Hay variados planes de lucha que trabajan de manera eficiente y accionan ejecutando cambios positivos. Sí se puede colaborar para alimentos gratuitos y saludables, un consumo responsable de los mismos y principalmente, el cuidado del medio ambiente que esta tan maltratado por generaciones pasadas.. Si tan solo los seres humanos nos diéramos cuenta que observando la naturaleza, tenemos todo para vivir plenamente feliz. Donde veamos tierra y sectores descuidados, plantemos y vamos a sumarnos a la onda verde!

                                             Por Vanessa Furlón, equipo Sustentartv

Compartir en redes sociales