LAS DECISIONES DE BOLSONARO...UN DILEMA ÉTICO Y CULTURAL

Redacción: Noelia Gieser, Equipo Sustentar

Muchos ambientalistas están preocupados por el futuro de la Amazonía. Es que Bolsonaro asumió el gobierno de Brasil, y como todo presidente, tiene ideas que pueden resultar positivas o amenazantes, como las que hoy nos convocan...

Es que el actual presidente prometió, entre otras cosas, expandir la agricultura hacia el corazón de esa región, lo que lleva a pensar en las consecuencias inmediatas de tal propuesta. Algo de lo que diversos medios internacionales y nacionales están hablando con preocupación y con variadas opiniones...

TODAS LAS INTENCIONES DE JAIR BOLSONARO

Siguiendo las líneas de eleconomista.com.ar , podemos saber lo que Anthony Pereira del King’s College en Londres escribió en una columna publicada en The Conversation UK. Allí da una serie de pautas que indicarían que Bolsonaro planea un camino de incertidumbres en relación al medio ambiente.

“Bolsonaro y su gabinete parecen ver las preocupaciones ambientales como un obstáculo para el desarrollo. Por ejemplo, el nuevo ministro de medio ambiente, Ricardo Salles, dijo que el debate sobre el cambio climático era un ‘tema secundario’ y recientemente fue condenado en un Tribunal por favorecer de manera fraudulenta a las empresas mineras cuando era secretario de Medio Ambiente en San Pablo. Bajo el liderazgo de Salles, el Ministerio probablemente sufrirá recortes presupuestarios y ya ha perdido departamentos clave”.

“Además, Bolsonaro ha dicho que quiere restringir la capacidad de IBAMA, la agencia de protección forestal, de multar a individuos y empresas que deforestan y contaminan ilegalmente. Y, mientras que la tasa de deforestación en la Amazonia brasileña cayó en general en aproximadamente 75% entre 2004 y 2017, ha vuelto a subir incluso antes de que Bolsonaro asumiera el cargo. Entre agosto de 2017 y julio de 2018, la deforestación aumentó 13,7%”.

El nuevo presidente también parece favorecer más la construcción de represas (hay propuestas para construir 334 represas en el Amazonas); también se retractó del compromiso anterior del Gobierno brasileño de organizar la próxima conferencia sobre el clima de la ONU a finales de 2019 y, en su primer día en el cargo, firmó una medida provisional que transfiere la autoridad para demarcar las tierras indígenas del Ministerio de Justicia pare el Ministerio de Agricultura. Según Pereira, “es muy probable que, como prometió, no se crearán nuevas reservas indígenas”.

Sus ideas no son tan bien recibidas, por lo que ya tuvo que desistir de subordinar el Ministerio de Medio Ambiente en el de Agricultura. “Fue persuadido a abandonar esa idea debido, en parte, a las críticas de las ONG ambientales y los funcionarios públicos federales en las agencias ambientales. Algunos intereses agrícolas incluso se expresaron abiertamente porque temen que su imagen internacional y su acceso a los mercados, especialmente a la Unión Europea, puedan verse dañados por su asociación con la deforestación”, indicó Pereira.

EL NUEVO DECRETO

“El flamante presidente de Brasil aprobó un decreto que hace responsable al Ministerio de Agricultura en la toma de decisiones sobre tierras reclamadas por pueblos indígenas, en una victoria para la agroindustria que irritará probablemente a los ambientalistas”, informa el sitio web de eleconomista.com.mx.

Bolsonaro decidió trasladar la agencia de asuntos indígenas FUNAI a un nuevo Ministerio de Familia, Mujeres y Derechos Humanos. La decisión sobre reclamos territoriales estará en manos de un Ministerio de Agricultura que tiene estrecho contacto con el poderoso sector agrario.

Al parecer, tal como aseguran muchos críticos que analizan cada paso del nuevo presidente, “sus planes de abrir reservas indígenas a la actividad comercial destruirán culturas e idiomas nativos al integrar a las tribus en la sociedad brasileña”.

Las dudas surgen inmediatamente...qué pasara con la mayor selva mundial, centro vital para la estabilidad climática, si los pueblos nativos ya no pueden custodiarla?

Mientras muchos depositan todas sus esperanzas de cambio, subyace el temor a perder el más grande pulmón del planeta...el mismo que entre 1985 y 2017 ya perdió 71 millones de hectáreas. Y según datos de MapBiomas, en el mismo periodo, el área destinada a la agricultura en esta región se triplicó.


¿BOLSONARO QUIERE ENTREGAR LA AMAZONIA?

El estado de Amazonas mide casi 1,6 millones de kilómetros cuadrados. Es uno de los 26 estados de la federación, ubicado en el noroeste de Brasil. Manaos es su capital y cuenta con una población de cuatro millones. Cabe destacar que casi el 32% del estado de Amazonas es evangelista, frente al 60% de católicos quienes aún no se pronuncian por la alianza teogeopolítica de su estado, con Netanyahu, además de Bolsonaro.

Para Mario Astrini, coordinador de Políticas Públicas de Greenpeace en Brasil, “todas las declaraciones de Bolsonaro suenan como amenazas al medio ambiente”, así lo señaló elconfidencial.com en octubre pasado.

Un artículo publicado a fines de 2018 en elpais.com ya anticipaba lo que estaba por venir.“El problema —que es enorme— es que todos lo pagaremos muy caro por la operación en la Amazonia que Bolsonaro y sus articuladores ya anuncian de varias maneras. Mucho.s lo pagarán con la vida. Y no solo la vida de los que mueren a tiros, sino la vida de los que morirán por los efectos del cambio climático. Hay algunas cosas que quien todavía no las ha entendido tiene que entenderlas ahora, ya, si no quiere que le sigan tomando el pelo”.

Y se aclara antes que nada la situación de los indígenas... “Las tierras de los indígenas son tierras públicas, del dominio de la Federación”. Según la Constitución del año 1988, ellos tienen solo el usufructo exclusivo de sus tierras ancestrales. “Pueden vivir en ellas y de ellas, sin destruirlas, pero no pueden negociar con ellas. Estas tierras no son, por lo tanto, una mercancía”, indica el portal.

Si seguimos esa información, el presidente brasileño tiene razones más que suficientes para querer esos espacios: en la Amazonia se encuentra el excedente de tierras que supuestamente todavía están disponibles en Brasil, para el crecimiento de la ganadería y la producción de soja. Además, también en la selva se encuentran los grandes yacimientos minerales.

Así, los indígenas han sido tratados como “obstáculos para el progreso” —o para el desarrollo— desde hace varios gobiernos, incluso los del Partido de los Trabajadores (PT). Porque, de hecho, los indígenas son 'obstáculos'. Pero obstáculos para la destrucción de la Amazonia.

Por eso también se alude a que en el discurso se hace referencia a los indígenas como“seres humanos como nosotros” que desean progresar y evolucionar, pero con una clara intención encubierta de avanzar sin tenerlos en cuenta realmente.

Por su parte, Alfredo Jalife-Rahme escribe para kontrainfo.com y argentinatoday.org, entre otros, una pregunta que nos deja pensando...¿Llegarán el estado de Amazonas y el mismo Bolsonaro hasta anhelar privatizar el río Amazonas de casi 7.000 kilómetros, el más largo del mundo cuando se define por su caudal (la quinta parte de agua dulce en estado líquido del planeta), para beneficio de la estatal hidráulica israelí Mekorot envuelta en múltiples escándalos en varios lugares del mundo...?”. El planteo surge como parte de las sospechas de quien escribe el artículo, al explicar previamente la relación entre el primer israelí Netanyahu, hoy con serios problemas judiciales por varios actos de corrupción y Bolsonaro.

“Mas allá del traslado de la Embajada de Brasil de Tel-Aviv a Jerusalén, el líder israelí ofreció una panoplia de instrumentos desde la vigilancia en materia de seguridad hasta la venta de drones con reconocimiento facial”, explica Jalife-Rahme. Y agrega que a cooperación de Netanyahu y Bolsonaro abarcaría también la economía y la agricultura.

Bajo todo lo que se vislumbra y se podría pensar, hay una relación además asociada con lo religioso y por eso se habla en el comienzo de la nota del eje Trump/Netanyahu/Bolsonaro y el ‘evangelismo sionista’.

El portal kaosenlared.net hace la reflexión y entrelaza al imperialismo, el sionismo y el evangelismo en párrafos de gran importancia... “La inédita visita de Netanyahu a Brasil con motivo de la posesión presidencial – la primera de un primer ministro israelí- con una insólita duración de cinco días, habla de la trascendencia y extensión de los temas a tratar". Según anunció el funcionario, incluía la asistencia, cómo no, especialidad de Israel y debilidad de los regímenes de extrema derecha, en seguridad y defensa. "Es decir, la represión policial y militar de la inconformidad social. Dejó de mencionar que el tema central –confidencial naturalmente-, era la incondicionalidad absoluta de Brasil con Israel en los foros e instancias internacionales donde se debate la ocupación, la represión y crimen de Apartheid que ese país ejerce sobre Palestina. No en balde el saludo de Netanyahu a un exultante Bolsonaro fue: 'Israel es la tierra prometida y Brasil es la tierra de la promesa'. Exiguo juego de palabras que aparte de la adulación al nuevo acólito, reafirmaba el dogma fundamental del sionismo, el de su superioridad sobre las demás pueblos y naciones".

La consideración de esa estrecha alianza y la gran admiración que Netanyahu le expresa a Bolsonaro no puede pasar por alto la  personalidad del brasileño. Ha hecho declaraciones en favor de la dictadura militar de 1964, pionera de las brutales dictaduras que asolaron Latinoamérica,  y elogió la tortura y violación de las mujeres presas...Ha lamentado que la dictadura –de la que fue parte como militar activo- haya apenas torturado y no matado a los opositores...Ha hablado en forma despectiva sus opiniones despectivas de las mujeres, los indígenas y "los negros"...Bolsonaro es el mismo que retiró a Brasil del recién aprobado Pacto Global sobre Migraciones de la ONU  e hizo suyo el punto principal de la agenda del Secretario de Estado Mike Pompeo para América, “el retorno de la democracia a Cuba, Venezuela y Nicaragua”. Este personaje, según diversos críticos, está al mando de una rica e inmensa nación.

Sea como sea,sólo el tiempo nos dirá qué ocurrirá en el transcurso de la presidencia de Bolsonaro en Brasil. Nos queda esperar que las decisiones y medidas que se vayan tomando no afecten de ninguna manera la seguridad ambiental y la calidad de vida que provee tan maravillosa porción del planeta.

FUENTES:

http://www.eleconomista.com.ar/2019-01-bolsonaro-versus-la-

amazonia/https://www.eleconomista.com.mx/internacionales/Bolsonaro-firma-decreto-para-abrir-la-tierra-indigena-de-Brasil-y-la-Amazonia-a-la-agricultura-y-mineria-20190102-0008.html

https://elpais.com/internacional/2018/11/09/america/1541781402_734257.html

https://www.elconfidencial.com/mundo/2018-10-29/gana-bolsonaro-pierde-amazonia-planeta_1636847/

http://kontrainfo.com/bolsonaro-y-netanyahu-podrian-privatizar-el-rio-amazonas-en-beneficio-de-la-israeli-mekorot-por-alfredo-jalife-rahme/

https://kaosenlared.net/el-nuevo-ano-imperialismo-sionismo-y-evangelismo/

alejagm
0