Salud

MIRÁ CÓMO PODÉS LIMPIAR TU CASA REEMPLAZANDO LOS DESINFECTANTES POR VINAGRE Y LIMÓN

26 de Marzo del 2021 | 2 min lectura| Micaela
Compartir



A la hora de limpiar tu hogar es de vital importancia que te asegures de que el producto que estés usando sea el adecuado. De lo contrario, los resultados pueden ser contraproducentes.

Utilizar lavandina y/o cloro centrados pueden tener efectos tóxicos e irritantes sobre los organismos vivos; por ello, se utilizan sobre materiales y no deben emplearse sobre la piel o mucosas. Ahora más que nunca, nuestros hábitos de limpieza crecieron por la pandemia, y uno tiende a pensar que cuánto más potente sea la fórmula del desinfectante, más efectivo será pero descuidamos el impacto en el medio ambiente y la salud de las personas.

 Limpiadores naturales

Son sustancias que se emplean para destruir los microorganismos o inhibir su desarrollo, y que ejercen su acción sobre una superficie inerte u objeto inanimado.

Las características de un desinfectante ideal debieran ser:

  • No tóxico
  • No dañino para el medio ambiente
  • Acción rápida y sostenida
  • No inactivado por materia orgánica
  • Estable a la concentración y dilución recomendadas
  • Amplio espectro, que inactive bacterias, virus, hongos y esporas
  • No potencial alérgico
  • No corrosivo (compatible con cualquier material)
  • Fácil de preparar y de usar
  • Inodoro o de olor agradable
  • Tensión superficial baja
  • Con efecto residual
  • Económico (buena relación coste/eficacia)

No existe en el mercado un desinfectante que cumpla todas estas características. Se escoge uno u otro en función del tipo de microorganismos que queremos eliminar, del material sobre el que se apliquen, la temperatura y el pH de trabajo, el tiempo de actuación, la presencia de materia orgánica sobre el material a desinfectar, el costo, la experiencia, etc.

Una solución es utilizar productos ecológicos, como el ácido acético y el cítrico que son biodegradables, no tóxicos ni corrosivos para el medio ambiente y; un gran poder de desinfección y limpieza.

Ácido acético

El ácido acético, también llamado ácido metilcarboxílico o ácido etanoico, es una sustancia orgánica presente en la composición del vinagre, responsable de su típico olor y sabor agrio.

Es un ácido débil, frecuente en diversos procesos de fermentación como los que tienen lugar en el vino (cuando se avinagra) o en ciertas frutas. Se lo emplea ordinariamente en la cocina, como limpiador de vegetales o aderezo de ensaladas pero tiene efectos bactericidas porque cambia el pH (la medida de acidez o alcalinidad de las sustancias). Por eso, muchas bacterias que sobreviven en un medio alcalino mueren al contacto con el ácido.

Ventajas:

  1. Altamente efectivo a bajas temperaturas
  2. Compatible con el medio ambiente
  3. Es efectivo contra un amplio espectro de bacterias y esporas
  4. Su acción es efectiva frente aguas puras y materia orgánica
  5. Fácil enjuague

Ácido cítrico

Este ácido orgánico se halla en el limón, pero también en un buen número de frutas y verduras. Al tener cualidades antioxidantes y actuar como conservante natural, se utiliza en numerosos ámbitos: en la industria agroalimentaria, en la cosmética y en la farmacéutica.

Podés usar el ácido cítrico para limpiar, de forma muy similar al vinagre, con la ventaja de que no tiene un olor tan penetrante.

Ventajas:

  • Es desinfectante: el ácido cítrico ayuda a desinfectar las superficies. En tiempos del coronavirus, es un eficaz sustituto de la lejía combinándolo con bicarbonato de sodio.
  • Es conservante: se encarga de reducir el pH del producto
  • Es antioxidante: además de evitar que se oxiden los alimentos, también protege la piel de la oxidación. En la industria cosmética suele utilizarse para eliminar las células muertas de la piel.
  • Es desincrustante: el ácido cítrico es perfecto para desincrustar y eliminar la suciedad de todo tipo de superficies.
  • Es antical: otra de sus propiedades más conocidas es que es un elemento descalcificador, de ahí que a menudo sea utilizado para eliminar la cal del lavarropas o la bacha, por ejemplo

El ácido cítrico te va a ayudar mucho a dejar tu baño más limpio que de costumbre. Utilizalo para limpiar el inodoro o la ducha, por ejemplo. Muy útil es también el ácido cítrico para limpiar los azulejos, tanto del baño como de la cocina. Basta con disolver en 1 litro de agua bien caliente unos 100 g de este compuesto natural y frotar con esta mezcla los azulejos. No te olvides de enjuagarlos bien para finalizar.

Ácido cítrico limpiar y desinfectar superficies

El ácido cítrico es el sustituto perfecto de la soda cáustica y demás productos químicos y tóxicos que se utilizan para limpiar tuberías. Nada mejor que mezclar unos 60 g de bicarbonato de sodio con 100 ml de ácido cítrico en formato líquido. Al verter esta mezcla, escucharás cómo burbujea. No te preocupes, es absolutamente normal. Espera 15 minutos y deja correr agua caliente.

 Para limpiar las alfombras y el fondo quemado de ollas y sartenes también te va a servir.

Animate a limpiar de una manera más sana para el planeta y todos los que vivimos en él.

Te dejo links que te pueden interesar  Cuál es la diferencia entre desinfectante y Limpiador 

Compartir en redes sociales