Movilidad sustentable

LLEGARON LOS MONOPATINES ELÉCTRICOS A LAS CALLES DE BUENOS AIRES

27 de Junio del 2019 | 2 min lectura| alejagm
Compartir

"Muévete diferente y disfruta el viaje" Buenos Aires se suma al medio de transporte que es furor en todo el mundo:monopatines eléctricos.

 La empresa mexicana Grin se convirtió en la primera en ofrecer este servicio de alquiler de vehículos temporales, pensados para hacer tramos cortos. Sus monopatines tienen un motor eléctrico, dos frenos (uno adelante y otro atrás) y alcanzan una velocidad máxima de 25 kilómetros.


Para manejarlos hay que circular por ciclovías.

La alternativa es por calles, de la mano derecha. Nunca en contra del tránsito y siempre con casco. No se pueden manejar por veredas y para usarlos hay que ser mayor de 16 años.

Llegaron los primeros: EL VIAJE TIENE SU COSTO

La cobertura inicial arrancó en los barrios de Palermo y Recoleta y muchos usuarios probaron por primera vez el servicio. 

El viaje tiene su costo: $15 el servicio para desbloquearlo, más $8 por minuto. Casi $100 los diez minutos. Aunque estos vehículos no alcanzan grandes velocidades, hay que tener prudencia al momento de arrancar y acelerar, más aún si es la primera vez que el usuario se sube a uno. Y atención con las ruedas: como son pequeñas, exigen tener cuidado con baches, desniveles u objetos que anden dando vueltas en el suelo. El manubrio es ajustable, vital para hacer confortable el viaje.

Se trata, en definitiva, de un nuevo chiche en la Ciudad de Buenos Aires y habrá que ver cómo se acopla a la compleja dinámica del tránsito. Quizá haya quienes lo usen como medio de transporte, otros para pasear y algunos para volver a sentirse niños por un rato. Aunque sin hacer esfuerzo físico.

Por el momento, la primera empresa que los ofrece en la Ciudad realizó alianzas privadas con una decena de bares y restaurantes -también algunos gimnasios- que los ponen en sus veredas. Dicen que así suman 500 "terminales", principalmente en Palermo y Recoleta.  Y ayer Clarín probó usarlos.

La ampliación del radio del servicio dependerá de tres factores: 

  • la aceptación del público,
  • la madurez y solidez de las operaciones
  • y la conversación con el Gobierno de la Ciudad para que sean una solución adicional a los demás medios de transporte.

Los usuarios podrán retirar a los monopatines eléctricos y devolverlos en diferentes lugares habilitados

 La mayor concentración se da en inmediaciones de Las Cañitas, en Palermo Soho y en Palermo Hollywood; también hay en cercanías del Eco Parque y del Parque Las Heras. En Recoleta, cerca del Museo Nacional de Bellas Artes y en el eje de la Avenida Santa Fe.

 El uso de estos vehículos es sencillo


Los usuarios tienen que bajar al celular una aplicación, la de la pionera en el rubro, Grin Scooters, y vincularla con una tarjeta de crédito para poder pagar los viajes. En la aplicación hay un mapa, donde se destaca el polígono de operación de los monopatines, delimitado por Córdoba, Dorrego, Cabildo, Olleros, Avenida del Libertador, Figueroa Alcorta y Avenida Pueyrredón. Como sucede con la app de la Ecobici, indica la disponibilidad de rodados en cada lugar. Es necesario escanear el código QR del monopatín, lo que permitirá desbloquearlo y poder utilizarlo. Y para que se active, hay que impulsarse un par de veces con el pie: así debería arrancar. Una vez que finaliza el viaje, también es necesario informarlo en la aplicación.

Cómo son y cuánto costará alquilar los monopatines 

"El uso que tenemos medido en las otras ciudades en las que funciona es de unos 10 a 12 minutos. La gente lo usa para hacer recorridos que van de 1 hasta 8 kilómetros. Lo vemos como una complemento del transporte público tradicional, como un puente para vincularlos cuando en el medio quizá te quedan unas cuadras para caminar", explicaron desde la empresa Grin, que opera en 7 países y 19 ciudades de Latinoamérica.

Los monopatines pueden llegar a alcanzar los 25 kilómetros por hora, tienen una autonomía de también 25 kilómetros y cargar la batería demanda unas 3 horas.

Desde Grin dijeron que hay 60 personas trabajando: 50 recorren las calles recogiendo aquellos monopatines eléctricos que necesitan ser enchufados para recargar las baterías y por la noche los sacan de la calle para preservarlos y mantenerlos (a las 19 hs).

Aseguraron que, según las estadísticas que manejan en relación al uso, la mayor cantidad de viajes se dan entre jueves y viernes, en horarios del almuerzo y a la salida laboral. "Lo que demuestra que se utiliza como una alternativa al transporte, más que como una opción de recreación", opinaron. Una aclaración: la empresa no suministra cascos. 

"Dispositivo de Movilidad Personal"

Lo cierto es que este nuevo actor en el tránsito porteño se suma con una normativa específica que se votó la semana pasada en la Legislatura. Se incorporó la definición de "Dispositivo de Movilidad Personal" al Código de Tránsito y Transporte. También, una serie de artículos que regulan su actividad, requisitos de seguridad y sanciones aplicables en el caso de cometer una infracción a bordo de ellos. Se estableció que no podrán circular por las veredas, sí por las ciclovías. Los usuarios tienen que ponerse casco y chaleco reflectante. No se puede acelerar a más de 25 km/h y deben contar con bocina, frenos y luces delanteras y traseras. Además, sólo se permite una persona por vehículo. 

La prueba piloto oficial, en julio

Se estima que para fines de julio, el Gobierno porteño, a través de la Secretaría de Transporte, publicará una resolución para habilitar a empresas privadas a colocar los monopatines en las veredas de la Ciudad, sin la necesidad de hacer alianzas con otras firmas, como sucede en el caso de Grin. La idea es que se los ubique en veredas anchas, en donde no interfieran de ninguna manera con la circulación de los peatones o con un garage, por ejemplo. Y deben ubicarse -sin infraestructura- cerca del cordón, no de la línea municipal. También serán de pago y luego de un año se evaluará como funcionaron y qué soluciones aportaron a nivel de la movilidad. 

Compartir en redes sociales