Salud

LO QUE NECESITAS SABER SOBRE LAS NUEVAS VARIANTES DE COVID-19

19 de Enero del 2021 | 2 min lectura| RobertoAndrés
Compartir

Aunque serían entre un 30 % y un 80 % más transmisible que las cepas originales, “no hay evidencia de que haya una mayor gravedad”, indica David Kennedy, biólogo de Penn State

Por Roberto Andrés para Sustentartv

Se han encontrado nuevas cepas del coronavirus que causa covid-19, de las cuales hay dos que causan más preocupación por cuán transmisibles son y por cómo las ve nuestro sistema inmunológico. Son las variantes B.1.1.7 y B.1.351 detectadas por primera vez en diciembre en Reino Unido y Sudáfrica, aunque aparentemente han estado en circulación desde octubre.

Según David Kennedy, un biólogo que estudia la evolución de las enfermedades infecciosas en Penn State, “la mayoría de los datos disponibles corresponden a la variante del Reino Unido en particular. Todavía no está claro exactamente cuánto más transmisible es, pero las estimaciones actuales indican que es entre un 30 % y un 80 % más transmisible que las cepas originales que existían”.

En diálogo con The Conversation, Kennedy señaló que “cuando los picos en los casos en el Reino Unido plantearon preocupaciones, secuenciaron el virus de los casos durante los picos. Vieron que existía esta variante novedosa.

Observaron la frecuencia de esta variante más atrás en el tiempo y vieron que estaba aumentando en frecuencia con el tiempo. Entonces pasó de ser muy raro a muy común. Y basándose en la tasa de aumento, estiman que era aproximadamente un 70 % más transmisible que el virus original”.

La segunda forma en que determinaron que era más transmisible fue a través de algo llamado “tasa de ataque secundario”. Si saben que alguien está infectado, pueden mirar y ver cuántos de sus contactos se infectaron. “Así pueden hacer eso para las personas que están infectadas con la cepa original del virus, y pueden hacerlo para las personas que están infectadas con esta nueva variante. Lo que vieron fue que las personas que tenían esta nueva variante tenían más probabilidades de infectar a sus contactos, y ese aumento fue de alrededor del 30 % al 40%. Eso significa que es más probable que esta nueva variante se transmita a otras personas”.

Kennedy también señaló que “no hay evidencia de que haya una mayor gravedad de la enfermedad como resultado de estas variantes. Entonces no parece que ahora sea más dañino. Pero la preocupación es que más personas se van a infectar y, en total, más personas se van a enfermar”.

Los conceptos básicos de cómo se supone que debemos vivir nuestras vidas y cómo se supone que debemos controlar esto son esencialmente los mismos. Las medidas de mitigación que tenemos implementadas, como el distanciamiento social, el uso de una máscara, evitar los espacios compartidos interiores, reducir los riesgos innecesarios, siguen siendo las mejores medidas que tenemos para intentar controlar esto. Al menos hasta que todos tengamos acceso a las vacunas.

“Si miramos la vacuna contra la viruela, nunca vimos evolucionar la resistencia a ella”, dice Kennedy. “Lo mismo ocurre con el sarampión, la poliomielitis y la mayoría de las vacunas que tenemos. Nunca tenemos que actualizarlos y simplemente siguen funcionando. Pero ha habido vacunas en las que tenemos que actualizarlas porque evolucionó la resistencia. Por eso, parte de la preocupación por estas nuevas variantes es que podría haber una evolución de la resistencia a las vacunas que se están desarrollando actualmente”.

Muchas de las mutaciones en estas nuevas variantes se encuentran en el sitio objetivo de las vacunas, algo llamado proteína de pico. Pero el hecho de que veamos cambios en la proteína de punta de estas variantes no significa necesariamente que vaya a socavar la vacuna.

Para el biólogo de Penn State, “lo que los investigadores han visto es que una de las mutaciones encontradas tanto en las variantes del Reino Unido como en Sudáfrica no parece tener ningún efecto sobre cómo nuestro sistema inmunológico ve el virus, así que son buenas noticias. Pero otra mutación encontrada en la variante de Sudáfrica parece afectar la forma en que nuestra respuesta inmune ve el virus”.

“Hemos aprendido que si se extrae suero sanguíneo de alguien que estaba previamente infectado con la versión anterior del virus e intenta usar ese suero para detener el virus que contiene esta nueva mutación, necesita una concentración más alta del suero sanguíneo para neutralizar el virus. Eso significa que hay una diferencia en la forma en que nuestro sistema inmunológico ve el virus. No significa necesariamente que la vacuna sea menos efectiva. Pero ciertamente es algo que debe estudiarse más”, concluye.



Compartir en redes sociales