Los efectos de los celulares en el cerebro de los niños

Los científicos llevan años estudiando los efectos de los celulares en el cerebro de los niños.

Sin tener conclusiones determinantes, los estudios coinciden en que es necesario continuar los trabajos de investigación para conocer y evitar problemas de salud.


 LA TELEFONÍA CELULAR, LA RADIACIÓN Y SUS EFECTOS


Para poder funcionar, los teléfonos móviles producen radiación en forma de radiofrecuencia, a la cual se exponen usuarios y personas cercanas.

Las ondas de radiofrecuencia son una forma de radiación no ionizante, menos potente que la ionizante, que se desprende de los rayos X o ultravioleta, y es capaz de romper enlaces químicos en nuestro ADN.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (ACS) explica

"la inquietud se concentra en si los teléfonos celulares podrían incrementar el riesgo de desarrollar tumores en el cerebro o en la región de la cabeza y cuello".

Además, afirma que las ondas emitidas por los celulares "no son lo suficientemente intensas como para ocasionar daños en el ADN de forma directa o calentar los tejidos corporales".

No obstante, también sostiene que "no está claro cómo los teléfonos celulares podrían causar cáncer" y que hay estudios que respaldan esa idea pero por ahora no tienen suficiente evidencia. 

Por otro lado, se ha detectado “demencia digital”en niños en edad escolar. Esta expresión fue utilizada por el neurocientífico alemán Manfred Spitzer, en su libro del mismo nombre, publicado en 2002.

Se utiliza para describir la manera en que la sobreutilización de la tecnología digital genera un quiebre en las habilidades cognitivas. También se le denomina FOMO ( en inglés, significa miedo a perderse algo).

Esto se relaciona a una forma de ansiedad social y es una preocupación compulsiva ante la posibilidad de perderse una oportunidad de interacción social.

El usuario de un teléfono móvil está expuesto a campos de radiofrecuencia muy intensos y los teléfonos móviles se utilizan a muy poca distancia de la cabeza. Así, se estudia el efecto de la energía que absorbe la cabeza de la persona.


EL USO DEL CELULAR Y EL DESARROLLO CEREBRAL DE LOS NIÑOS


Distintos países intentaron alertar acerca de los efectos de los celulares en el cerebro de los niños.

Ya a finales de la década del 90, El Consejo Nacional de Protección Radiológica del Reino Unido comisionó a un grupo independiente para que estudiara la seguridad de los teléfonos móviles, dirigido por Sir William Stewart.

Los científicos recomendaron a las personas utilizar los equipos denominados manos libres para disminuir la cantidad de radiación que penetra al cerebro y restringir el uso en niños.

Según Stewart,

el cráneo de los niños no es suficientemente grueso, su sistema nervioso no está totalmente desarrollado y por eso la radiación penetra con más fuerza en sus cerebros.


LA SENSIBILIDAD A LAS RADIACIONES, ¿ES DIFERENTE EN NIÑOS Y ADULTOS?


Un estudio de 2002 realizado por investigadores suecos de la Universidad de Öbrego encontró una relación directa entre los teléfonos móviles y los tumores del cerebro, pero los expertos cuestionaron la validez de esas conclusiones. A partir de ella se recomendó tener precaución a la hora de utilizar estos aparatos.

Fredrik Söderqvist, responsable de la investigación afirmó que los niños pueden ser más sensibles que los adultos a las radiaciones de los celulares.

El científico estudió muestras de sangre de los adultos para comprobar si los teléfonos inalámbricos tienen un efecto sobre el cerebro.

Uno de los informes se centró en una proteína que existe en el líquido cefalorraquídeo y que forma parte de la protección del cerebro contra influencias externas.

El estudio reveló una conexión entre el uso del móvil y el aumento de la proteína transtiretina en la sangre. El aumento demuestra que el cerebro no es inmune a las microondas y quizás pueda haber otros efectos desconocidos.

De todas formas, el científico considera preocupante que la mayoría de los niños y adolescentes utilice en forma constante los celulares ya que los efectos no se han aclarado lo suficiente.


LOS BEBÉS EN GESTACIÓN Y LOS NIÑOS TIENEN MAYORES RIESGOS


Un estudio, elaborado por L. Lloyd Morgan, investigador principal en la organización Environmental Health Trust, y varios de sus colegas, fue publicado en julio de 2014, en la revista Journal of Microscopy and Ultrastructure.

Los autores analizaron la bibliografía actual que demuestra que los niños enfrentan un mayor riesgo que los adultos. Evaluaron documentación referente a la exposición a teléfonos celulares, que cubría el período 2009-2014, junto con documentos gubernamentales, manuales de fabricantes y publicaciones de la misma índole.

Los niños y los bebés en gestación enfrentan el mayor riesgo de daño biológico y neurológico resultante de la radiación electromagnética emitida por los dispositivos inalámbricos.

De acuerdo con estos investigadores, la tasa de absorción es mayor en los niños que en los adultos. Esto se debe a que los tejidos cerebrales de los niños son más absorbentes, sus cráneos son más delgados y de menor tamaño.

El feto es especialmente vulnerable, porque la exposición a radiación electromagnética puede tener como resultado la degeneración de la capa de mielina protectora que rodea las neuronas cerebrales.


¿QUÉ ES EL INDICE SAR?


Los gobiernos de todo el mundo adoptaron pautas de seguridad internacionales integrales, elaboradas por organismos científicos independientes, que rigen la exposición a la energía de radiofrecuencia. Los teléfonos celulares están diseñados para operar dentro de esos límites estrictos.

SAR (Specific Absorption Rate) se traduce como Índice de Absorción Específica. Esta es la unidad de medida de la cantidad de energía de radiofrecuencia absorbida por los tejidos del organismo al emplear un teléfono celular. En concreto, se representa la potencia de radiación máxima emitida por un teléfono celular y absorbido por una unidad de masa de tejido. Por lo general se mide en vatios por kilogramo de tejido. La norma internacional indica que el limite máximo admitido es de 1,6W/kg SAR.

Si querés saber más sobre las radiaciones de la telefonía móvil podés entrar al siguiente enlace: https://sustentartv.com/ondas-electromagneticas-la-contaminacion-invisible/

NoeliaGieser
458