Ciudades sustentables

MADRES NATURALEZA: MUJERES QUE DEJARON SU HUELLA EN EL MEDIO AMBIENTE

08 de Marzo del 2021 | 2 min lectura| Micaela
Compartir

La lucha contra el cambio climático y la protección del medio ambiente es una tarea de todos, pero hoy ponemos el foco en las mujeres, concretamente en aquellas que convirtieron la preservación de la naturaleza en su bandera con un único objetivo: dejar a las próximas generaciones un mundo mejor.

Las mujeres han tenido una relación especial con la naturaleza. Los motivos varían, pero tienen como denominador común mujeres despiertas, con mirada social, que relevan información, se agrupan y luchan por los derechos al ambiente sano de su pueblo. Ellas contribuyen enormemente al bienestar y el desarrollo sostenible de sus comunidades, así como al mantenimiento de los ecosistemas, la diversidad biológica y los recursos naturales del planetaA pesar de los obstáculos, las mujeres realizan (y realizaron) grandes progresos en tener un planeta más limpio y sustentable.

Mujeres Argentinas:

Son numerosas las experiencias de mujeres a nivel mundial que lideran luchas de valoración de la salud ambiental y humana. En Argentina, no se caracterizan por tener un modus operandi determinado, pero sí una voz fuerte e insistente.

Madres de Ituzaingó, Córdoba: Sofia Gatica, Marcela Ferreyra, Norma Herrera, Vita Ayllon, Julia Lindon, desde 2002 luchan contra la contaminación por agrotóxicos en el corazón de la producción sojera de Argentina.  Entre otros saberes, el más destacado fue su dolor genuino por la afloración de casos de cánceres, abortos espontáneos y leucemia en su pueblo, con el que confeccionaron un mapa casero de las enfermedades de Ituzaingó. Dieron cuenta que tenía que existir una vinculación con las fumigaciones directas de glifosato que azotaban sus hogares y escuelas. Marchan sin cesar por los reclamos de derechos al ambiente sano. Sus investigaciones luego fueron avaladas por la ciencia.

Beatriz Mendoza: ni más ni menos que la promotora de la primera causa ambiental de la historia judicial. Beatriz denunció la contaminación de los barrios asentados en las márgenes de la cuenca Matanza-Riachuelo, la más contaminada del país, que provocó daños individuales y colectivos. Su denuncia involucra al Estado Nacional, 44 empresas, a la Provincia de Buenos Aires y al Gobierno de la Ciudad. El caso fue tan emblemático que derivó en el dictamen de la ley récord para la creación de ACUMAR (Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo). Se trata del primer caso de gestión ambiental interjurisdiccional para la protección de un recurso natural y la recomposición de los daños ambientales.

Madres del agua: En Mendoza, en diciembre 2019, al brotar la derogación de la “ley protectora del agua” N °7722 las luchas ambientales mendocinas enunciaron “el agua no se toca” y “la 7722 no se toca”. Hubo un grupo de mujeres que participaron de esas marchas y mostraron que los reclamos por el cuidado de la naturaleza son pacíficos. Establecieron así puntos de no retorno sobre las trayectorias que cada ley. La inclusión femenina fue amplia: no solamente fueron impulsadas por docentes y juventudes, sino también las reinas de la Vendimia, quienes - bajo el entendimiento de que la gran celebración de la Vendimia depende de la disponibilidad hídrica- también hicieron uso de su recurso de poder para avanzar en la lucha.

Marina Aizen: Fue corresponsal en Nueva York del diario Clarín. Es autora de "Contaminado", una inmersión en la mugre del Riachuelo (Debate, Buenos Aires, 2014) y "Trumplandia", Ediciones B, Buenos Aires, 2017. Recibió muchos premios, como el de Naciones Unidas por su cobertura sobre el Ártico, el Premio Internacional IPS AMBEV sobre el Agua, el Primer Premio Siemens de Tecnologías Verdes y Desarrollo Sostenible, el Premio Adepa en la categoría ecología y Medio Ambiente . Fue jefa de sección de la Revista Viva; antes, editora del diario Clarín. Trabajó en la agencia Inter Press.

Laura Rocha: Fue durante 17 años  periodista de La Nación. Co fundadora y presidenta de la Asociación Civil Periodistas por el Planeta. En la actualidad es periodista free lance de Infobae. Conduce hace 10 años el programa de radio Cuestión Ambiental, en FM Cultura.

Clara Olmedo: lidera la denuncia de contaminación generada por las curtiembres, a causa de la liberación continua de los efluentes de su producción en piletones en el suelo o al aire libre, desde hace 30 años. Esto ha causado malformaciones, muertes, abortos espontáneos en la población de Nonogasta.

Chiara Sacchi: forma parte de Jóvenes por El Clima Conurbano. En septiembre del 2019, fue a Nueva York junto a otros compañeros (Greta Thumberg entre ellos) a presentar una denuncia a las Naciones Unidas por inacción ante la situación de Emergencia Climática actual.

Carolina Mónaco: Coordinadora General de Eco House, Asociación Civil sin fines de lucro que promociona el desarrollo sostenible a través de la educación sobre el compost, una forma ecológica y económica de gestionar nuestros residuos. El 40% de lo que desechamos son residuos orgánicos y de éstos, la gran mayoría, son compostables. Al compostar, respetamos el ciclo natural de nuestros desechos, hacemos que cumplan su ciclo y vuelvan a tener una función dentro del círculo natural.

Dafna Nudelman: es una activista, con foco en la gestión de residuos, el reciclado, la economía circular y el consumo responsable. Ella cuenta que @lalocadeltaper surgió después de mucho tiempo de ser “la loca” de otras cosas: la que se lleva todo para reciclar, la que insiste que no quiere cucharita en la heladería, la que pide sin bolsa y sin pajita, la que viene con su botella. "Hasta que empecé también a llevar mi tupper a todos lados y me di cuenta que podía contagiar un poco el espíritu de mis prácticas de consumo consciente", cuenta.

Mujeres del mundo

Rachel Carson: Bióloga y conservacionista estadounidense, en 1962 publicó Primavera silenciosa, una obra donde abordaba las devastadoras consecuencias del uso de pesticidas en la fauna y que contribuyó al despertar de la conciencia ambiental. Gracias a ella, también comenzó a celebrarse el Día de la Tierra y se desarrolló la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).

Jane Goodall: La primatóloga inglesa lleva revolucionando la ciencia desde 1960 con sus métodos innovadores y sus fascinantes descubrimientos sobre la conducta de los chimpancés salvajes en Gombe (Tanzania). A sus 86 años, la Dra. Goodall continúa trabajando intensamente en la protección de los ecosistemas y la biodiversidad, la educación ambiental y la sostenibilidad.

Wangari Maathai: En 2004 esta bióloga keniata, también conocida como Mujer-Árbol, recibió el Premio Nobel de la Paz por su contribución al desarrollo sostenible. Este galardón, el primero para una mujer africana, fue el colofón a una trayectoria que comienza en 1977 cuando funda el Green Belt Movement (Movimiento Cinturón Verde), cuyo objetivo era combatir la desertificación, la deforestación, la crisis del agua y la hambruna rural.

Vandana Shiva: Una de las grandes abanderadas del ecofeminismo en la actualidad. La física y filósofa india entiende la Tierra como un ente que forma parte del individuo y reivindica una transformación que acabe con el cambio climático, la desigualdad, la injusticia, las guerras y el hambre. Fue una de las fundadoras de la Women's Environment & Development Organization.

Watt-Cloutier: una activista canadiense que defiende el derecho de su pueblo a vivir en el frío. El mundo de los inuit —nombre común para los distintos pueblos que habitan en las regiones árticas de América del Norte— se está derritiendo y de ahí su lucha contra el calentamiento global, que le valió estar nominada para el Premio Nobel de la Paz en 2007.

Greta Thunberg: La adolescente sueca en agosto de 2018, poco antes de las elecciones de su país, inició en solitario una huelga escolar y todos los días se sentaba frente al Parlamento sueco con una pancarta: “En huelga por el clima”. Después de los comicios, siguió haciéndolo cada viernes. Su movimiento ha inspirado el movimiento global “Fridays For Future” y miles de jóvenes de todo el mundo siguen su ejemplo, reclamando más contundencia en las acciones que eviten el cambio climático, ya que su futuro está en juego.

Berta Cáceres: Saltó tristemente a la fama cuando fue asesinada en su domicilio en marzo de 2016. Su “error”: liderar un movimiento en contra de un polémico proyecto hidroeléctrico en su comunidad. El caso de Berta Cáceres fue muy mediático, pero es solo la punta del iceberg: cientos de líderes medioambientales son asesinados cada año, y la mayor parte de las veces estos crímenes quedan impunes.


Compartir en redes sociales