Salud

MASCARILLAS FABRICADAS CON ALGAS PARA NO DAÑAR LA PIEL

13 de Enero del 2021 | 2 min lectura| RobertoAndrés
Compartir

El 83 % de los trabajadores de la salud en Hubei, China, padecían problemas dermatológicos en el rostro. Las máscaras de fibra a base de algas y algodón orgánico capturan especies reactivas de oxígeno, evitando que interactúen con la piel y la dañen.

Por Roberto Andrés para Sustentartv

Si bien la OMS señaló que el uso de máscaras faciales “es insuficiente para proporcionar un nivel adecuado de protección”, porque “también se deben adoptar otras medidas de prevención y control de infecciones”, su uso sigue siendo una herramienta elemental en el día a día frente al covid-19. Sin embargo, el uso masivo de mascarillas se ha visto acompañado con la aparición de algunas enfermedades cutáneas.

En marzo pasado una carta de investigación publicada en el Journal of the American Academy of Dermatology, titulada Daño cutáneo entre los trabajadores de la salud que manejan la enfermedad por coronavirus-2019, informó que al menos el 83 % de los trabajadores de la salud en Hubei, China, padecían problemas dermatológicos en el rostro. “Los sitios afectados fueron el puente nasal, manos, mejillas y frente, siendo el puente nasal el más comúnmente afectado”.

En este marco PYRATES creó máscaras faciales naturales y reutilizables fabricadas con algas para el cuidado de la piel y mezcladas con algodón orgánico. Están certificadas por EUROFINS y su fabricación está regida por la normativa de cobertores faciales comunitarios CWA de la Unión Europea.

Su fibra de base biológica tiene una capacidad antioxidante que elimina los radicales libres, tratando con éxito la neurodermatitis y la psoriasis. “Las algas contienen aminoácidos, vitaminas y minerales beneficiosos para la piel”, señalan desde PYRATES. “Captura especies reactivas de oxígeno, evitando que interactúen con la piel y la dañen”.

La fibra “tiene su origen en el Atlántico Norte y su alto contenido en Vitamina E y minerales como el sodio, el magnesio y el calcio aseguran su capacidad antioxidante. Igualmente, inhibe la formación de especies de oxígeno reactivo libre, que se forman en los organismos vivos cuando entran en contacto con el oxígeno y actúan atacando el material genético de las células”.

Estas mascarillas también minimizan la proyección de las gotitas respiratorias del usuario, como saliva, esputo o secreciones respiratorias al hablar, toser o estornudar. “La mascarilla también puede limitar la penetración de las gotas respiratorias de origen externo en la zona de la nariz y la boca del usuario”, dicen.

A su vez, después de cinco lavados, la eficiencia de filtración a partículas de alrededor de 3 μm es igual al 70 %, y si ya ha alcanzado su vida útil recomendada puede desecharse con los desechos normales después de limpiarla.

La importancia de las mascarillas para evitar la segunda ola de covid-19

Según la OMS, las mascarillas son esenciales para eliminar la transmisión y salvar vidas. “Reducen el posible riesgo de exposición a los virus de una persona infectada, sea o no asintomática. Además, si las utilizan personas infectadas, las mascarillas impiden que el virus siga transmitiéndose”.

Las mascarillas deben utilizarse como parte de un enfoque integral que incluya la adopción de todas las medidas posibles: mantener el distanciamiento físico, evitar entornos cerrados y concurridos en los que haya contacto estrecho entre personas, mejorar la ventilación, lavarse las manos, cubrirse al estornudar y toser, y muchas otras.

Antes de ponerse la mascarilla de tela deben:

  • Lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  • Comprobar que la mascarilla no tiene desgarros ni agujeros. Si está deteriorada, no se la ponga.
  • Ajustarse la mascarilla de manera que cubra la boca, la nariz y la barbilla, sin dejar huecos laterales. Colocar las tiras por detrás de la cabeza o las orejas.
  • Evitar tocar la mascarilla mientras se lleve puesta. Si la toca accidentalmente, lávese las manos.
  • Cambiar la mascarilla si se ensucia o se humedece.


Antes de quitarse la mascarilla deben lavarse las manos.

  • Para quitarse la mascarilla deben soltar primero las bandas que la sujetan a las orejas, sin tocar la parte delantera de la mascarilla.
  • Si la mascarilla de tela no está sucia ni húmeda y tiene previsto reutilizarla, colóquela en una bolsa de plástico limpia con cierre.
  • Si necesita usarla de nuevo, sostenga la mascarilla por las bandas elásticas para sacarla de la bolsa. Lavar la mascarilla una vez al día.
  • Lavarse las manos después de quitarse la mascarilla.
  • Las mascarillas de tela deben lavarse con jabón o detergente y preferiblemente en agua caliente (al menos 60º C/140º Fahrenheit) como mínimo una vez al día.
  • Si no es posible lavar la mascarilla en agua caliente, entonces, luego de lavarla con jabón o detergente y agua a temperatura ambiente, deben hervir la mascarilla durante un minuto, o sumergirla en una solución de cloro al 0,1 % durante un minuto y enjuagarla bien con agua a temperatura ambiente (no debe quedar ningún residuo tóxico de cloro en la mascarilla).

Recuerde: utilice su propia mascarilla y no la comparta con otras personas, resista la tentación de tirar de la mascarilla hacia abajo o quitársela al hablar con otras personas, no lleve la mascarilla alrededor del brazo o la muñeca ni tire de ella hacia abajo hasta la barbilla o el cuello, y guárdela en una bolsa de plástico limpia.

Compartir en redes sociales