Ambiente

PIÑA: BIOMASA DE COSECHAS PARA PRODUCCIÓN DE ENERGÍA

01 de Agosto del 2016 | 2 min lectura| SabrinaPin
Compartir

Piña: biomasa de cosechas para producción de energía

El rastrojo es lo que queda de la piña cuando esta se cosecha. Por lo general, este queda en el campo donde causa un problema de contaminación.

Al usar desechos de esa fruta, también se soluciona un problema ambiental. Lograr el control de humedad será clave para determinar la viabilidad de biomasa.

Además de hacer un refrescante jugo de piña, con esta fruta es posible producir energía a través de procesos de tratamiento de desechos.

La próxima vez que consuma una piña, puede ser que aprecie más a esta fruta. Aparte de su valor nutricional, también podría convertirse en la fuente de energía que usted requiere en su casa. Esto, gracias a un proyecto que pretende utilizar la biomasa de las cosechas de piña para la producción de energía.

Investigación y proceso

De acuerdo con el ingeniero químico, Carlos Roldán Villalobos, investigador del Tecnológico de Costa Rica, (TEC) y coordinador del proyecto, las plantas de piña usualmente producen dos cosechas. En este proceso, después de la segunda cosecha, la planta debe ser eliminada ya que la misma pierde su capacidad de producir fruta con la calidad requerida.

En el proceso de remoción se puede tardar hasta seis meses y porque las plantas deben ser tratadas químicamente y luego quemar la plantación para cultivar una nueva producción.

"Esta actividad no permite aprovechar la biomasa para la obtención de energía, por lo que el proyecto que planteamos es precisamente obtener hasta 130MW de electricidad utilizando este recurso", explicó Roldán.

¿Cómo lograron reducir el contenido de humedad?

Y para lograr el cometido, el investigador, junto con el apoyo del ingeniero José Alberto Sandoval Mora y el estudiante Hubert Martínez, redujeron a través de diversos tratamientos térmicos, biológicos y físicos, el contenido de humedad de esta biomasa en casi un 45%.

Este porcentaje de humedad es el requerido para producir energía.

En este momento, el grupo de investigadores realiza pruebas adicionales con estos residuos, pero afirman estar muy satisfechos con los resultados logrados hasta ahora.

Así lucen los pellets elaborados con piña.

¿En qué consiste?

A partir del rastrojo, desecho que queda tras la cosecha, los investigadores elaboran pellets. Estos son comprimidos del material que se utilizan en calderas de gasificación donde, por acción del calor, se produce la pirólisis (descomposición a nivel químico del pellet).

¿Qué es la pirólisis?

El proceso de pirólisis genera gases que servirán para mover una turbina y, gracias a eso, se produce electricidad.

“La gasificación tiene múltiples ventajas: reduce la emisión de gases efecto invernadero, no emite contaminantes sulfurados o nitrogenados, apenas unas pocas partículas sólidas”, se destaca informe elaborado por los investigadores de Redica y la UCR.

El potencial calórico de los pellets también puede aprovecharse en procesos de secado. Asimismo, la reutilización de este residuo agrícola solucionaría un problema ambiental.

“Por cada hectárea de piña cosechada, quedan entre 200 y 250 toneladas de material verde a las que no se les ha dado un valor o incorporado a un encadenamiento agroproductivo”, señalaron los ingenieros en su reporte.

Usualmente, el rastrojo se deja en el campo, lo cual favorece la proliferación de la mosca del establo (Stomoxys calcitrans) que afecta al ganado y se considera vector de enfermedades.

¿Por qué energía de biomasa?

"La energía biomásica es una gran opción para sustituir el consumo de combustibles fósiles, pero también pueden ser utilizados en la obtención de combustibles en forma sólida, liquida y gaseosa, mediante procesos de conversión térmica como la pirólisis, la gasificación y la carbonización", aseguró el investigador.

Para el experto, esta iniciativa cobra gran importancia, si se toma en cuenta que Costa Rica posee con una dependencia energética de alrededor del 80%, lo cual la convierte en un país muy vulnerable ante incrementos en los precios de los combustibles derivados del petróleo.

Compartir en redes sociales