Residuos

PLANTA PILOTO DE BIOCOMBUSTIBLES CON RESIDUOS FORESTALES EN CHILE

20 de Octubre del 2014 | 2 min lectura| Alejandra Gonçalves Mendes
Compartir

La primera planta piloto en Chile para producir biocombustibles a partir de residuos forestales, está próxima a ser inaugurada en Concepción. Soporte de esta iniciativa es el consorcio BioEnercel, en el que participan las universidades de Concepción, Católica de Valparaíso, Fundación Chile y las empresas forestales Arauco, Masisa y CMPC.

Si bien a lo largo y ancho de nuestro planeta hay muchos proyectos para producir biocombustibles a partir de residuos, este es interesante ya que en esa zona los residuos de esta practica comercial son desechados.

El énfasis de la primera etapa de trabajo es la producción de bioetanol. Se trata de un biocombustible, o un combustible ecológico y renovable, que se obtiene a partir de las maderas. Chile no produce combustibles, depende del petróleo y el gas extranjeros, pero sí tiene una actividad forestal que participa en forma relevante con el 2,6 del Producto Interno Bruto.

Generar biocombustible a partir de la utilización de biomasa forestal, constituye una oportunidad para Chile, por su disponibilidad y las perspectivas de desarrollo tecnológico.

La planta piloto, que está instalada en el Campus de la Universidad de Concepción, se originó hace seis años con un llamado del Estado de Chile, a través de la Corporación de Fomento de la Producción, CORFO, quien invitó a consorcios tecnológicos empresariales de investigación en biocombustibles a partir de material lignocelulósico, término se refiere, en palabras sencillas, al principal componente de la pared de las plantas.

Transformar madera en biocombustible es la apuesta y el logro en la planta piloto. En un esquema comprensible, lo que hacen es separar el azúcar, la lignina y transforman el azúcar en etanol a la que sacan el agua y destilan. Queda un producto listo para darle uso vehicular.

Sin embargo, hay más logros. El director científico del Proyecto BioEnercel, doctor Jaime Rodríguez, explica por ejemplo que en el área forestal los investigadores han llegado a la conclusión que terrenos que no son cultivables ahora, ni desde el punto de vista agrícola ni forestal, podrían ser utilizados en plantaciones dedicadas en forma exclusiva a elaborar biocombustibles. Es lo que se llama plantaciones dendroenergéticas.

Compartir en redes sociales