planta solar excéntrica

La empresa China Panda Green Energy comenzó un proyecto fotovoltaico a gran escala y con un tinte de excentricidad: Tiene forma de un adorable oso panda

La compañía junto al programa de desarrollo de las Naciones Unidas, trabajaron en el proyecto que se encuentra en la primera fase: una enorme plantación solar fotovoltaica con una capacidad de 100 megavatios, con posibilidad de proporcionar 3’2 billones de kWh de electricidad renovable. La planta solar se encuentra ubicada en la provincia de Shanxi, específicamente en la localidad de Datong, y se conectó a la red a finales del pasado mes de junio del 2018.

CHINA LIDERA LA REVOLUCIóN VERDE

Si algo ha demostrado las políticas de estado de China a lo largo de la historia de la humanidad, es su capacidad para adaptase a los cambios y prevenir lo que vendrá en el futuro próximo. Así sucedió en materia energética: fue uno de los países más contaminantes del planeta y en la actualidad posee numerosas plantas energéticas de carbón repartidas por el país chino.

Trump aparto a USA de la lucha por el planeta y ello posibilito que China sea el líder en energías renovables a nivel mundial. Las autoridades políticas chinas idearon ir por la energía eólica y solar a gran velocidad. ¿Pero de qué modo contarle al mundo que su compromiso es genuino y real con la energía solar? Haciendo uso de la mejor herramienta propagandística para demostrar el desarrollo e implantación de energías renovables: el panda.

¿Qué sentido tiene elaborarlo en forma de Panda?

No sería la primera vez que china ha utilizado la simbología del panda como una forma de dejar su marca y extender sus intereses geopolíticos y económicos por el mundo.

El diseño de la planta tiene como objetivo captar la atención de los más pequeños y los más jóvenes para que entiendan que se puede vivir con energía solar, y que es posible generarla sin dañar el planeta. Fundamentalmente, para que comprendan a donde se dirige el futuro.

La imagen es una representación creada especialmente por un diseñador para resaltar su forma peculiar. En realidad, no luce así de clara ni colorida. En Snopes han logrado una fotografía aérea que, aunque se ve menos espectacular, evidencia que la planta solar si existe y que efectivamente tienen la forma de un adorable oso panda. Lo cual está muy bien, porque todo se ve mejor con pandas. Gran parte de la responsabilidad recae en las delicadas placas fotovoltaicas ya que deben ser oscuras para captar con intensidad la luz del sol, lo cual implica que su capacidad artística sea limitante.

Este Proyecto es parte de un acuerdo integrador con el programa de desarrollo de las Naciones Unidas. El mismo se firmó entre varios países para combatir el cambio climático y contribuir con la reducción de 60.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono cada año.

Se pretende que las generaciones más jóvenes se convenzan del extraordinario poder que conllevar y del potencial de las energías renovables como base del futuro.

                                             Por Vanessa Furlón, equipo SustentarTV

vanesa
0