Noticias

PROYECTO COMPOSTADOR AUTOMATIZADO

06 de Junio del 2015 | 2 min lectura| Federico Beron
Compartir

El proyecto Compostador automatizado es un trabajo de investigación de la universidad de Río Negro que trabaja en la creación de un prototipo para automatizar el proceso de tratamiento de los residuos orgánicos mediante la tecnología del compostaje. El desarrollo tiene el potencial de transformar este tipo de residuos en recursos agronómicos y de esta manera disminuir la cantidad que se destina a los rellenos sanitarios beneficiando al medio ambiente.

Los residuos son una gran problemática de los municipio y el crecimiento poblacional obliga a generar opciones y soluciones para poder llevar a cabo tratamientos de residuos orgánicos, que representan aproximadamente un 50% de los residuos que se generan en una ciudad. El compostaje es una técnica que ha evolucionado como tecnología de tratamiento de residuos, y en los países con mayor desarrollo en ésta área, el uso de un compostador automatizado permite transformar en pocos días un residuo en un recurso con valor agronómico.

El beneficio de la aplicación de esta tecnología es valorado ambientalmente por su fuerte impacto en los vertederos, en el aspecto económico, por su impacto en la recolección de residuos y socialmente, por la formación de conciencia y participación.

El doctor Lucas Garibaldi, director del trabajo, indicó que “la implementación de este proyecto requiere de la interacción de los alumnos e investigadores de distintas ingenierías (ambiental, electrónica y mecánica) para la aplicación de una tecnología que en la actualidad no se encuentra disponible en el país”.

En una primera etapa estudiantes e investigadores elaboran los planos de los componentes y partes del prototipo del compostador para luego trabajar en las comunicaciones y señales necesarias entre los componentes, como en la programación de los controles propios del proceso. La producción de un compostador tiene el potencial de disminuir en gran parte la fracción de residuos orgánicos con destino a los rellenos sanitarios, que se traduce en menores emisiones gaseosas con impacto en el efecto invernadero, mayor duración de los rellenos sanitarios, menor contaminación de recursos de agua subterráneos, menor generación de gases combustibles en los rellenos, más participación de la sociedad en el tratamiento de sus residuos y la consecuente conciencia de ello.

Si bien actualmente el trabajo se está realizando en una escala de estudio y aprendizaje, luego podrá ser replicado en la escala necesaria, sea para un restaurante o para un municipio entero.

Compartir en redes sociales