Ciudades sustentables

PURÍN DE ORTIGAS: PASO A PASO PARA TU JARDÍN

28 de Octubre del 2015 | 2 min lectura| SabrinaPin
Compartir

Hoy vamos a hacer un purín de ortigas, se trata de un preparado natural y orgánico, por lo que podremos utilizarlo en nuestra huerta y plantas aromáticas.

¿Qué es el purín de ortigas?

EL purín de ortigas es un repelente y abono para  las plantas, foliarmente a través de sus hojas, debido a que tiene un alto nivel de nitrógeno y otros micronutrientes.

Ortiga es el nombre común de las plantas del género Urtica de la familia de las Urticaceae todas ellas caracterizadas por tener pelos que liberan una sustancia ácida que produce escozor e inflamación en la piel.

Es una de las "malas hierbas" más habituales, que en base a estudio de sus beneficios hoy está cambiando la forma en que la vemos. Es una de las plantas que más aplicaciones medicinales posee.

¿Qué son los purines?

Los purines son fermentos preparados a partir de hierbas, restos vegetales o estiércoles.Es muy fácil de hacer, además de servir como abono como mencionamos, resulta eficiente contra ácaros, pulgones y algunas cochinillas.

Materiales:

- Un puñado de ortigas

- 1L de agua

- Recipiente

- Diario

- Tijera

- Jabón blanco (opcional)


Paso a paso para preparar el purín de ortigas:

1) Vamos a colocar las hojas frescas de ortigas en un recipiente, el jabón blanco rallado, y le vamos a agregar 1 litro de agua (en lo posible que sea filtrada).

2) Tapamos el recipiente con papel de diario, mojar por encima, y dejar reposar 12hs.

3) Luego vamos a destapar, y filtrar para poder usar como fertilizante o repelente, depende la situación.

Dosis a utilizar

Vamos a hervir 1/2 taza del purín de ortigas en 3 tazas de agua

- Cómo prevención: aplicar una vez por semana

- Ante presencia de insectos: podemos aplicar cada 2 días

Observaciones

- Una vez realizado el purín de ortigas, se debe filtrar muy bien para que no se tape el pulverizador y para que no siga el proceso de "fermentación", y se conserva en frascos o botellas cerradas.

 Esta "mala hierba" posee tal cantidad de virtudes que el hombre le ha dado multitud de usos a lo largo de la historia, desde alimento hasta afrodisíaco, pasando por diversas aplicaciones medicinales, usos textiles, como fuente de pasta para fabricar papel, tintes e incluso, si eres supersticioso, para obtener coraje.

¿Cómo actúa un purín?

Según los ingredientes, los purines tienen diversas aplicaciones. Básicamente aportan enzimas, aminoácidos y otras sustancias al suelo y a las plantas, aumentando la diversidad y disponibilidad de nutrientes para las mismas.

Pero mucho más importante que esto es el aporte de microorganismos: Mediante la preparación de purines logramos desarrollar “cultivos” de microorganismos, en especial de bacterias. Cada purín es un cultivo específico donde se reproducen rápidamente determinados tipos de bacterias en un ámbito propicio para su desarrollo. Cuando regamos el suelo con estos preparados, estamos inoculando, “sembrando” el suelo de nuestra huerta orgánica con millones de microorganismos que transformarán la materia orgánica del suelo en nutrientes específicos para las plantas. De ese modo mejorará la disponibilidad de nutrientes y por lo tanto la sanidad, el desarrollo y la producción de las plantas.

Al utilizar los purines, se observará una disminución de las plagas, mayor desarrollo de raíces en las plantas, mejor crecimiento, mayor fijación de nitrógeno en el suelo y mayor disponibilidad de carbono en el suelo (color más oscuro de la tierra). Mejorará, con la aplicación regular de los mismos, la estructura del suelo y la capacidad de retención de agua.

La elaboración de purines facilita la propagación y el mantenimiento de los microorganismos necesarios para un suelo saludable. Permite preparar en una superficie reducida un concentrado que podemos aplicar luego a grandes extensiones de cultivos.

Experiencias en el manejo de la huerta orgánica con y sin la aplicación de purines, han demostrado que el número de lombrices es considerablemente mayor si se utilizan estos inoculantes. Ensayos realizados demuestran que las lombrices migran hacia los sectores donde se aplican purines.


Compartir en redes sociales