Residuos

RECICLADO DE AGUAS RESIDUALES EN SINGAPUR

09 de Junio del 2014 | 2 min lectura| Alejandra
Compartir

Reciclado de aguas residuales en Singapur. La diminuta nación, que tiene la tercer mayor densidad poblacional del mundo con 7.669 habitantes por kilómetro cuadrado, carece de grandes afluentes y su orografía no permite la construcción de nuevas reservas de agua. En la década de los setenta, las autoridades singapuresas idearon un ambicioso plan para reutilizar las aguas grises, aquellas procedentes de uso doméstico.

El reciclaje de aguas residuales no es nada nuevo. Israel, España, los países escandinavos y los EE.UU. son conocidos pioneros en el campo. Sin embargo, el proyecto "NEWater" de Singapur, no tiene comparación internacional. Este cubre aproximadamente un tercio de la demanda del país y su proyección es cubrir más de la mitad de la demanda total hasta el año 2060.

Durante un exhaustivo proceso, el agua usada se filtra a alta presión por varias membranas diseñadas para separan las suciedad del líquido, que después es expuesto a luz ultraviolenta con el cometido de matar las bacterias y desinfectarlo.

“Tras más de dos años de estudios y 100.000 pruebas los resultados demuestran que la calidad de NEWater sobrepasa los estándares de la Organización Mundial de la Salud para el agua potable”, señala Tan.

“La producción de NEWater ha aumentado hasta los 100 millones de galones de agua (más de 378 millones de litros) diarios para uso industrial y para recargar las reservas con 35 millones de galones (132 millones de litros) al día” en toda su capacidad, apunta la agencia singapuresa.

Las aguas residuales, una vez recicladas, se utilizan principalmente para la producción industrial y la refrigeración. Una pequeña porción de ésta, se mezcla también con agua rica en nutrientes que se encuentra almacenada en depósitos de lluvia. Una vez procesada, se la embotella. Las botellas de agua no están a la venta y, según el Ministerio de Medio Ambiente no hay planes para venderlas en el futuro. Más bien, se distribuyen de forma gratuita durante los grandes eventos. La finalidad es dar a conocer este ambicioso proyecto.

Además del reciclaje de aguas, Singapur cuenta con otras dos fuentes para lograr el objetivo del autoabastecimiento: la recolección de agua de lluvia y almacenado en acuíferos y embalses (que aporta un 30 por ciento) y la desalinización del agua marina (cerca del 10%).

Este contrato expirará en el 2061, fecha para la cual la agencia hídrica singapuresa espera cubrir una demanda de al menos el 50 por ciento del gasto de agua a través del reciclaje de aguas residuales, bajo la marca NEWater.

Compartir en redes sociales