Energias

RESTAURANTES DE PARÍS CONVIERTEN SUS DESECHOS EN BIOGÁS

27 de Marzo del 2014 | 2 min lectura| fede
Compartir

Restaurantes de París convierten sus desechos de cocina en Biogás. Un grupo de restaurantes en París está transformando los restos de comida en biogás y compost adelantándose a la nueva ley que obligara a miles de negocios de comida franceses a reciclar sus desechos orgánicos.

Alrededor de 80 negocios de restaurantes, banqueteros y hoteles se inscribieron en un proyecto piloto para recolectar sus desechos y reutilizarlos en la producción de biogás, electricidad y calor, así como también para producir compost para las granjas alrededor de París.

La iniciativa, puesta en marcha a inicios del mes, se adelanta a una ley ambiental muy estricta que empezará el 2016 y forzará a uno de cada cinco restaurantes a reciclar sus desechos orgánicos, o pagar multas de hasta 75.000 euros.

Francia (que es uno de los países con mayor retraso en reciclaje del norte de Europa), está haciendo grandes esfuerzos para transformar los desechos orgánicos en metano, al mismo tiempo que intenta reducir los vertederos, la incineración y producción de gases tóxicos.

Stephan Martínez del barrio “Le Petit Choiseuil”, quien tomó iniciativa por el proyecto, dice que la recolección se anticipa a la ley, pero que los negocios involucrados están felices de que alguien les recolecte sus desechos y los ponga a disposición para su buen uso.

“La respuesta positiva de los clientes hacia el reciclaje es un bonus” dice Martínez, quien con su negocio de sólo 50 asientos, produce como cinco toneladas de basura orgánica al año.

En esta pequeña y tranquila cocina, los cocineros ahora botan las cáscaras y sobras de comida en bolsas transparentes, que son recogidas diariamente por camiones que funcionan con biogas.

Compost

Desde el 2012 que en Francia se obliga a las compañías a reciclar su basura orgánica, y también si ésta excede las 120 toneladas al año, pero ese umbral baja cada vez más, para incluir así a los supermercados y empresas agrícolas, como también bares, hospitales y otras cocinas colectivas.

Los grupos de servicios ambientales Veolia y Suarez Environment están invirtiendo en plantas de energía que funcionan con biogas, para reciclar los desechos orgánicos de Danone y Carrefour.

A partir de este año, el reciclaje es obligatorio para cualquiera que supere las 40 toneladas al año, y el 2016 bajará a 10 toneladas (alrededor de 33 kilos diarios), lo que incluirá a restaurantes que sirvan 150 veces al día o más esto equivale aproximadamente un quinto de todos los lugares para comer.

Bionerval, una unidad de Rethmann compañía Alemana, que tiene cuatro plantas de biogas en Francia. Todas con una capacidad de 40.000 toneladas al año.

En tanques enormes, una bacteria transforma los desechos en metano, que es quemado en una turbina que produce dos megawatt/hora de energía eléctrica –lo mismo que una turbina de viento. Después de la metanización, los desechos se transforman en compost que a la vez se transforma en fertilizante utilizado por las granjas de la región.

Por ahora, la firma sólo logra manejar 5.000 toneladas al año recolectadas de 700 restaurantes –principalmente cantinas y proyectos demostrativos en colegios–, pero se espera que el volumen crezca rápidamente con los próximos años. Bionerval planea crear dos o tres plantas que funcionen con biogas.

La tierra

Los especialistas dicen que Francia está muy atrasada en materias de recolección de desechos, en comparación con Alemania, Austria, Dinamarca, Bélgica y Holanda, que tienen varios sistemas obligatorios de recolección de desechos orgánicos para casas y restaurantes.

El año pasado, cerca de 100 restaurantes en Nueva York se inscribieron en un plan piloto de compost, y el ex alcalde Michael Bloomberg había anunciado planes de recolección de basura orgánica en las casas.

El proyecto piloto de Paris cuyo costo de 450.000 euros es financiado por la agencia medioambiental francesa Ademe y la unión de restaurantes Synhorcat, tiene como objetivo recolectar 200 toneladas de desechos en los próximos 6 meses, y esperan que más de los 25.000 restaurantes parisinos se unan antes de que la legislación se endurezca.

Compartir en redes sociales