Ambiente

RÍO NEGRO SUFRE EL MAYOR DERRAME PETROLERO EN 10 AÑOS

13 de Diciembre del 2021 | 2 min lectura| Roberto Andres
Compartir

Este viernes 10 de diciembre a eso de las 11.45, entre 2500 y 3000 metros cúbicos de crudo fueron lanzados al ambiente en el tramo entre las estaciones de bombeo Medanito y Crucero Catriel de la empresa Oleoductos del Valle (Oldeval), a unos treinta kilómetros de la ciudad rionegrina de Catriel.

Lo describen como “el derrame más grande de los últimos diez años” en la cuenca neuquina. Decenas de camiones de recuperación, retroexcavadoras y cuadrillas para labores manuales trabajan en la limpieza de vegetación y suelo, mientras se espera el informe de la Brigada de Control Ambiental enviada por el Ministerio de Ambiente de la Nación.

La cartera que conduce Juan Cabandié intimó a Oldeval (cuyo principal accionista es YPF) a que presente el seguro ambiental obligatorio y se anunció un sumario para “garantizar la remediación del daño ambiental” en caso de que la firma sea hallada penalmente responsable, tal como prescribe la ley general de ambiente. La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, anticipó que esperará los informes oficiales para evaluar posibles sanciones a la empresa.

Por su parte, Oldeval informó que el derrame ya fue contenido y que “los cursos de agua cercanos no se vieron afectados”. Al respecto, en declaraciones a Todo Noticias el viceministro Sergio Federovisky reconoció que, aunque el derrame haya sido contenido en un “50 - 60 %” y se trate de una zona “deshabitada”, el riesgo para el ecosistema es “indudablemente alto”.

Los videos publicados en redes sociales dan cuenta de una “corriente” de hidrocarburos a metros del refugio de vida silvestre El Medanito y la laguna La Cesárea, lugar de aves acuáticas y migratorias. La Secretaría de Ambiente y Cambio Climático de Río Negro indicó que se vieron afectadas dos hectáreas, lo que equivale a tres estadios de River.

El viceministro calificó el hecho como “un accidente” y estimó que “no hay desidia ni negligencia”, ya que Oldeval tenía “sus inspecciones periódicas al día”. De acuerdo a lo informado por EconoJournal, el trasfondo del derrame estaría vinculado a que la empresa opera al máximo para estar a tono con el aumento de la producción en Vaca Muerta, que superó los 190 000 barriles diarios de crudo en octubre.

EL NUEVO DESASTRE PATAGÓNICO VUELVE A ENCENDER LA ALARMA

Por su parte, Greenpeace acusó a las petroleras de subestimar “los impactos ecológicos, culturales, recreativos y económicos” de su actividad: “Si hay perforaciones, habrá derrames”. A su vez, exigió las “máximas sanciones para los responsables” y llamó a dejar de subsidiar “el ecocidio petrolero en la Patagonia y el mar”. La organización ecologista advirtió que “un accidente como este también podría ocurrir en nuestras costas: existen proyectos para instalar plataformas offshore de petróleo en el mar argentino, frente a las costas del sur de la Provincia de Buenos Aires”.

Por otro lado, Ignacio Zavaleta, coordinador de campañas de 350.org en Argentina, explicó que gracias a los videos que circulan en redes sociales es posible “reconocer cómo el petróleo se escurrió en la tierra llegando inclusive a la corriente del Río Negro, en la principal zona productiva” de la provincia. Según el especialista, esto es expresión de “una industria que acumula subsidios millonarios del Estado y que no invierte en seguridad en una actividad de alto riesgo sobre el hábitat, dando lugar a que se produzcan este tipo de desastres previsibles, predecibles y evitables que afectan zonas de producción, cursos de agua de superficie y subterráneos”. 

Mientras la cartera ambiental nacional expresó que reclamarán la ejecución de la póliza de seguro ambiental a la empresa “para que el daño no recaiga sobre el Estado y los ciudadanos”, Zavaleta se mostró escéptico. Según el referente, habrá apenas una sanción “simbólica”, algo “habitual en estos casos, teniendo en cuenta el historial de reiteración de siniestros, por lo que debemos enfatizar ante la ciudadanía que las sanciones no modifican el daño producido”.

Oldeval es parte de una sociedad entre YPF y grandes petroleras como Pan American Energy, Pluspetrol, Chevron, Exxon, Tecpetrol y Pampa Energía, que desde la década de 1990 opera la red de oleoductos más grande del país, desde la cuenca neuquina a la zona sur del Gran Buenos Aires.

Compartir en redes sociales