Tecnología y ambiente

SMART VALVE, EFICIENCIA EN EL RIEGO

31 de Marzo del 2015 | 2 min lectura| Alejandra Gonçalves Mendes
Compartir

La utilización indiscriminada para riego en el sector agrario es una de las cuestiones más que preocupantes. Los sistemas que se utilizan actualmente son controlados por una computadora que envía agua a los sectores que más necesitan, pero no tiene en cuenta las condiciones del entorno como lluvia, viento o si hay una planta cerca que absorbe más agua, por lo tanto el recurso termina por desperdiciarse. Ante esta problemática y en la búsqueda de encontrar una alternativa para no desperdiciar el recurso y, en un futuro, poder actualizar los sistemas de riego en el campo, la Universidad Nacional de Córdoba desarrollo un sistema valvular inteligente que regula el paso del agua dependiendo la humedad del suelo y le dieron el nombre de Smart Valve.

Smart Valve, eficiencia en el riego, es un sistema innovador que libera agua sólo cuando el suelo lo pide. Se trata de una válvula que en su interior posee un material similar a un gel que reacciona ante el estímulo de la presencia o ausencia del agua. El sistema fue probado durante cinco meses en una planta y durante ese período de tiempo se utilizo sólo tres litros de agua para riego, cuando en condiciones normales se usa medio litro por día.

El ahorro de agua es posible porque dentro de la válvula se encuentra una pequeña bolita de 50 miligramos de hidrogel, este hidrogel tiene una red tridimensional de cadenas flexibles y posee la particularidad de ejercer una fuerza superior al expandirse, lo que permite que la válvula se cierre regulando el paso de agua. En contacto con el suelo, el material se hincha y se deshincha sin romperse. Si el suelo está seco, el gel se va a contraer, va a retroceder un émbolo y va a dejar salir el agua. Sin embargo, cuando el suelo se moje, el gel tomará una pequeña porción de esa agua para expandirse, empujar el émbolo y cerrar el paso.

Si llueve, por ejemplo, la válvula registra la humedad y puede cerrar de forma parcial o total el paso de agua. “Para lograr eso estuvimos trabajando con distintos materiales. Algunos duraban más o menos, pero siempre se puede mejorar”, revela Marcelo Romero, que es doctor en Ciencias Químicas, investigador de CONICET y parte del proyecto.

Compartir en redes sociales